El esperanzador posteo de Cabito Massa Alcántara, a casi un mes de su internación en el Hospital de Clínicas

Ya varias veces pidió dadores de sangre y desde su entorno habían asegurado que no estaba bien. Esta vez usó las redes para dar un mensaje emotivo

Cabito Massa Alcántara
Cabito Massa Alcántara

Desde el Hospital de Clínicas, donde está internado desde hace poco menos de un mes, Cabito Massa Alcántara volvió a utilizar las redes sociales. Esta vez no para pedir dadores de sangre, como lo hizo otras veces, sino para repostear un mensaje de esperanza.

Picu”, escribió junto con un emoji de un corazón Jessie y una foto de Eduardo, como es su verdadero nombre, sonriente de cara al cielo mientras el sol le pega de frente. El conductor radial reposteó la historia y comentó esperanzado: “Picunera ojalá pronto volvamos a reír y a darle la cara al sol”. Durante los primeros días de su internación, él ya había compartido una foto de ella con su perrita, en la que ella había escrito: “Pica la canchita y yo te amamos”. A lo que él respondió: “Yo a ustedes con el alma”. En un posteo en Facebook la hermana del conductor se había referido a una mujer de nombre Jessie como “su novia”.

El posteo de Cabito desde el Clínicas
El posteo de Cabito desde el Clínicas

Necesito dadores de sangre para mí, 0 negativo. Hospital Británico de lunes a viernes de 8 a 15 hs. Eduardo Massa Alcántara”, había escrito él por esos días en las redes sociales, y al ser consultado por Teleshow dijo: “Acá estoy, pero prefiero no hablar, perdoname. No estoy bien”.

Días más tarde volvió a realizar el pedido, esta vez para el banco de sangre del Clínicas (piso 3 de la institución de lunes a viernes de 7:30 a 12:30 y sábados de 8:00 a 12:00) y varios amigos y colegas como Diego Angeli, Mariano Iúdica y Christophe Krywonis lo replicaron en sus redes, al igual que su hermana Alejandra, quien también pidió oraciones e insumos para llevar a la institución médica para poder colaborar con otros pacientes.

El pedido de dadores de sangre para Cabito
El pedido de dadores de sangre para Cabito

“Está complicado y a la espera de un milagro”, dijeron fuentes cercanas a la familia a este sitio hace dos semanas, y algunos allegados coincidieron en que parecía que estaba mejor de ánimo, a pesar de su delicada situación. Luego se supo que estaría “grave” y “anímicamente destruido”, y que la diabetes y anemia, que habían comenzado antes de su by pass gástrico, hoy estarían en estado avanzado.

Sin poder recibir demasiadas visitas debido a los protocolos que rigen en los hospitales desde hace más de un año para frenar el avance del coronavirus, tiene la incondicional compañía de su hermana, con quien además se comunica constantemente a través de su teléfono y quien se encarga de buscar especialistas y nuevos tratamientos para ayudarlo, ya que además en este momento él no cuenta con obra social.

La foto familiar que compartió Alejandra, la hermana de Cabito
La foto familiar que compartió Alejandra, la hermana de Cabito

“Cabito está mejor. Gracias al equipo del doctor Brasesco, que fue el primero en ‘salvarnos la vida’. Gracias a los rezos anónimos de mucha gente común. Gracias a los médicos y a Sana, que no ven un caso, sino un ser humano. Gracias a los medios de comunicación que sacaron info solo para ayudar y no como un chimento. Gracias mamá, Sol, Cabo (que confía en mí)”, escribió Alejandra en sus redes sociales junto con una foto de ella y su hermano el pasado 5 de julio.

También le agradeció a “Jessi, a Togneti, al director del Clínicas Carlos Gatti y otros personajes que no puedo nombrar”. Y reiteró su pedido de ayuda para la institución médica: “Aunque me critiquen la campaña #TodosPorElClínicas al no ser famosa no tuvo éxito, no me importa, llevo yo lo que puedo, no da fama ayudar, no es noticia salvar galgos ni ir por la calle llevando ropa o alimentos. No da chapa pensar en el otro no atender gratis a los pacientes. Hay muchos Cabitos y yo por mi hermano, todo. Y por otros también. Cuando recemos pensemos en los que necesitan ayuda. Agradezco con el alma el acompañamiento. Estamos en un cuarto de batalla y vamos por más”.

SEGUIR LEYENDO: