Luego del éxito de Casi Ángeles se fue a Estados Unidos y trabajó con Scarlett Johansson para Marvel: la vida de Gastón Dalmau antes de Masterchef Celebrity

El actor vivió en Nueva York y Los Ángeles. Cómo fueron los siete años afuera de la Argentina después de haber sido parte de los Teen Angels, y su regreso a la televisión para integrar el programa más visto

De Casi Ángeles, pasando por Marvel hasta Masterchef Celebrity: un recorrido por la carrera de Gastón Dalmau
De Casi Ángeles, pasando por Marvel hasta Masterchef Celebrity: un recorrido por la carrera de Gastón Dalmau

“Me estoy mudando”, decía Gastón Dalmau a Teleshow en mayo de 2019, cuando regresó a la Argentina luego de haber estado viviendo durante siete años en los Estados Unidos. Allí, estudió en Nueva York, Los Ángeles y llegó a trabajar para Marvel Studios, entre otras grandes empresas internacionales dentro de la industria.

El actor que también es cantante adquirió popularidad gracias a Rama, el personaje que interpretó en Casi Ángeles (2007-2010) y que le permitió liderar Teen Angels, banda musical con la que llenó teatros y recorrió el mundo junto a Lali Espósito, Peter Lanzani, Nicolás Riera y la China Suárez primero (luego la reemplazó Rochi Igarzábal).

Hoy es uno de los participantes de la segunda temporada de Masterchef Celebrity. ¿Cómo siguió su vida y su carrera después de que el grupo musical se despidió de los escenarios en 2012? Meses más tarde, Gastón viajó a Nueva York, en donde vivió hasta el 2016: “Apliqué para la residencia y a los pocos meses de hacerlo la pude obtener, gracias a mi trabajo realizado en Argentina, las giras por Latinoamérica y Europa y por haber ganado premios nacionales e internacionales. Es algo que cuesta conseguir y mucho, no es un proceso fácil”.

Gastón Dalmau con la modelo Ruby Rose
Gastón Dalmau con la modelo Ruby Rose

Luego, se mudó a Los Ángeles, la meca del cine y ciudad a la que todos los actores sueñan con llegar y mostrar sus dotes artísticos. “Tengo un departamento en donde estoy muy bien y un grupo de amigos de todas partes del mundo, con quienes nos juntamos de vez en cuando”, contaba el actor que por ese entonces había dejado atrás su vida en los Estados Unidos y había regresado a la Argentina para reinsertarse en su ámbito laboral.

Por ese entonces, y antes de saber que la pandemia del coronavirus pondría en pausa todos los proyectos de la industria, y al mundo entero, el actor continuó apostando a su carrera musical: cantaba, estudiaba y componía: “La parte musical no la podría dejar jamás, me hace bien y es algo que me fascina”, contó quien integró The Utopía con la cantante y productora británica Aubrey Whitfield.

VER TAMBIÉN Daniela Aita, la ex “Casi Ángeles” que triunfa en Hollywood: “Acá la gente es rara, distinta”

Gastón Dalmau tiene 37 años
Gastón Dalmau tiene 37 años

—¿A qué te dedicaste durante el tiempo que viviste en Estados Unidos?

—Trabajé en efectos visuales hace más de cinco años. Apliqué para una beca que ofrece el gobierno de Nueva York para residentes llamado Made in NY, pero enfocado hacia el área de producción. Una beca difícil de conseguir: de más de 300 personas quedamos 18. Se trata de un curso que dura dos meses y luego hacés una pasantía de unos días en alguna producción que se esté realizando. Puede ser cine, serie o algún show de televisión.

—Decidiste pasar de adelante de la cámara para estar atrás…

—Sí, en mis momentos libres empecé a estudiar mucho sobre efectos visuales, cómo se realizaban. Aprendí de cero el software que se usa en los grandes estudios y así fue como fui desarrollando ese lado que siempre me interesó. Luego de algunas películas independientes y de trabajar en producción, tuve la oportunidad de pasar a la parte de efectos visuales trabajando para Paramount Pictures en Las Tortugas Ninjas 2. Gracias a este trabajo me llamaron de Marvel Studios porque necesitaban hacer una producción en Manhattan junto a Scarlett Johansson (no tengo fotos porque teníamos prohibido sacar y pedirles a los artistas) y a las dos semanas me ofrecieron ir a Los Ángeles para terminar y colaborar con la post-producción de la película Captain America: Civil War. Luego seguí como compositor de efectos visuales en Dr. Strange y mi último trabajo para Marvel fue como data-wrangler en Captain Marvel.

En 2018, Gastón Dalmau compartió en sus redes sociales algunos de sus trabajos en Estados Unidos
En 2018, Gastón Dalmau compartió en sus redes sociales algunos de sus trabajos en Estados Unidos

Parte de la entrevista de Gastón Dalmau con Teleshow en mayo de 2019

—¿Cómo es la gente allá?

—Las amistades acá son diferentes a mis amigos de Argentina. Si me preguntás qué extraño, te digo eso: los amigos, la familia, alguna que otra comida. Esas cosas son las que uno más siente al estar lejos. Por suerte, me vienen a visitar y yo también voy cada tanto. De todas formas, la distancia no nos separa porque hablo con ellos muy seguido, pero se extraña el “hey, paso a tomar unos mates”. No te lo voy a negar.

—Laboralmente, ¿qué diferencias notás entre Argentina y Estados Unidos?

—Bastantes. El horario en la industria siempre es de muchas horas. En set, podés llegar a trabajar 14 y en pre y post producción, entre 10 y 12, dependiendo de la película y cómo venimos con las escenas. Por otro lado, la camaradería que se genera no es la misma que en nuestro país, sobre todo porque no interactúas tanto con todas las demás áreas o departamentos. Entonces, esto hace que quizá la relación laboral sea un poco más fría, y que haya quizás un poco menos de ese compañerismo al que estaba acostumbrado. Por supuesto que es difícil entrar y sobre todo en estas grandes urbes donde todos vienen a probar suerte y tratar de entrar en la industria.

—¿Te reconocen en la calle?

—Me sigue sorprendiendo que me reconozcan. Mi trabajo es atrás de cámara ahora (aunque haya realizado algunos cameos en filmes como Lost Cat Corona con Ralph Macchio y David Zayas, y otro en la película que hizo Luisana Lopilato llamada Fair Market Value), pero hay mucho turista de distintas partes del mundo y cada tanto me cruzo con alguien que me pide una foto o me reconoce. Y muchas veces se me quedan mirando y hasta he escuchado decir: “No, no es él”. Pero lo tomo como algo natural y a la vez esta bueno sentir ese cariño por parte de la gente.

—¿Y cómo es ese encuentro con el fanático?

—Me encanta poder agradecer que me acompañan incluso estando lejos, y por las redes sociales. Siempre me apoyan, están presentes en todo lo que emprendo. No voy a terminar de poder decirles muchas gracias por el cariño constante y el ayudarme a sentirme un poco más cerca.

SEGUIR LEYENDO: