Marley confesó que estudió la carrera de Hotelería porque su mamá no confiaba en su futuro en televisión (Video: "¿Quién quiere ser millonario?" - Telefe)


Lleva 30 años trabajando en televisión y 18 en Telefe, y es uno de los conductores más importantes de la pantalla argentina. Marley regresa mañana a la televisión con El muro infernal, un programa que hizo hace 12 años y fue un éxito.

Pero antes, el domingo pasado, se presentó como participante en ¿Quién quiere ser millonario?, el ciclo conducido por Santiago del Moro. “Nunca fui a un programa de preguntas y respuestas. Soy bastante bruto, tengo miedo de decir cualquier barbaridad”, confesó Marley. “El muro infernal marcó parte de mi vida, iban a ser dos meses y duró 15″, recordó.

Entre pregunta y pregunta, Marley habló de su vida personal y profesional. Recordó los problemas económicos que tuvieron sus padres cuando él era pequeño y cómo la vida le permitió devolverles algo de todo el esfuerzo que hicieron por él y su hermano. “Mi papá era el mayor de seis hermanos. Vino de Alemania, estuvo en la guerra y se escapó del régimen nazi. Primero se fueron a Paraguay, donde murió su mamá, y él se hizo cargo de todos sus hermanos. Cuando llegó a la Argentina aprendió el idioma y se enamoró de mi mamá. Su vida fue muy dura”, señaló el conductor, quien además contó que su padre tuvo que enfrentarse con un militar nazi que “le puso un arma en la cabeza porque había robado una papa para que sus hermanos pudieran comer”.

“Mi papá falleció en el 2004. Era mi máximo fan, promocionaba todo lo que yo hacía”, sostuvo el conductor. Asimismo, recordó que durante su infancia tuvieron falencias económicas: “Mis papás no veraneaban, destinaban todos sus ingresos a la educación mía y de mi hermano. Pagaban una escuela con idiomas, por eso cuando repetí en segundo año me sentí muy culpable, pero yo no tenía la maduración para el nivel que estaba en la escuela. Después me fue mejor. Mi viejo decía que lo importante era la educación, y gracias a lo que me insistieron en estudiar idiomas me permitió lo que logré”. “Mi viejo tenía muy buen humor pero laburaba mucho, venía agotado. Me acuerdo que no les alcanzaba la plata y yo escuchaba las preocupaciones", reveló. Y agregó: “Lo mejor que me dio la televisión fue la posibilidad de ayudar a que mis viejos se jubilaran. Un día les di una tarjeta de crédito para que se compren lo que quieran y les pagué vacaciones. Le dije a mi papá que no trabajara más. Él falleció en el 2004”.

Marley comenzó su carrera a los 19 años de la mano de Nicolás Repetto, en Fax, un exitoso programa del viejo Canal 13. El conductor recordó que desde chico quiso trabajar en televisión y que un día, sin conocer a nadie del medio, llamó a todos los canales para presentar un material que tenía, pero fue solo Repetto quien aceptó verlo. “Había grabado un material en VHS con mi hermano en Londres. Cuando lo llevé vino Repetto y se presentó. Era una megaestrella en ese momento, sin embargo me saludó como uno más. Me dijo que le caía simpático y me preguntó qué sabía hacer. Le dije que era fanático del cine y le conté tres anécdotas y me dijo que le gustaba, que vuelva el martes para salir al aire”, contó el conductor, pero relató que su mamá le decía que no iba a durar y que no iba a poder vivir de la televisión. Por lo que lo obligó a estudiar una carrera: "Para mi vieja era algo pasajero. Estudié Administración en Hotelería, tengo el título”.

El conductor contó que era tan fanático del cine que se guardaba la plata que sus padres le daban para la comida y se compraba revistas. “No teníamos plata, entonces yo me guardaba la plata de la comida que me daban para el mediodía y me compraba revistas. Le mentía a mi mamá, hasta que una maestra se dio cuenta de que yo no rendía como antes, estaba mal alimentado porque no comía bien", dijo. “De adolescente era muy tímido. Siempre me gustó la televisión. Tenía una vecina con la que jugaba a que éramos Mónica y César y dábamos las noticias”.

Marley habló de los problemas económicos que tuvo en su infancia: "A mis papás no les alcanzaba la plata y yo escuchaba las preocupaciones" (Video: "¿Quién quiere ser millonario?" - Telefe)


En cuanto a sus ciclos en el canal, Marley relató que El show de la tarde, el programa que hacían en vivo con Florencia Peña, era muy divertido: “Íbamos al aire y no teníamos nada armado, era el show de la improvisación. Era un bullying constante pero aceptado entre los dos”.

Marley contó que con la plata que gane en el programa va a seguir colaborando en una organización en la que participa, donde apadrina a chicos de otros países: “Apadrino a cinco chicos. Hablás directamente con el niño, le pagás la educación, la salud y los alimentos hasta los cinco años. Me gustaría poder hacerlo en Argentina, con chicos de distintas provincias. Si cada uno apadrina a un niño estaría todo más nivelado”, señaló, y mostró un dibujo que le envió una de las nenas que ayuda en Haití, con quien se manda cartas y se cuentan sobre sus vidas.

El papá de Mirko también relató que Madonna es una de las artistas más importantes en su carrera. Contó que en una entrevista la cantante relató un duro momento de su infancia que no había hecho público hasta ese momento, y que no solo le significó un premio a Marley sino que además fue una entrevista vendida a todas partes del mundo: “Me contó que su mamá murió de cáncer cuando tenía cinco años, y que su papá no le daba bolilla, entonces ella se dormía en el sillón para que el padre la llevara en brazos hasta la cama, y así lograba que la abrace una vez al día”. “Madonna me cambió la vida”, sostuvo.

Marley agregó que no suele estar de mal humor y que prefiere ver el lado positivo de la vida: “Es difícil verme enojado, soy de ver la parte llena del vaso vacío y no soy de deprimirme. Siempre dije que si alguien me hace mal no le devuelvo lo mismo porque me rebajo. Prefiero devolver algo bueno, ir por el humor”.

La última pregunta a la que se enfrentó Marley fue: “¿Qué día de la semana fue el 2 de abril de 1982, la jornada del desembarco argentino en las Islas Malvinas?”. El conductor no sabía la respuesta, por lo tanto se “plantó” y se quedó con 500 mil pesos. La opción correcta, reveló luego Santiago del Moro, era “viernes”.

SEGUÍ LEYENDO