El 54% de los argentinos está dispuesto a ofrecer sus datos personales a cambio de ciertos beneficios. El dato surge de un informe realizado por la Global Alliance of Data Driven Marketing Associations (GDMA por sus siglas en inglés) junto con Amdia, en el que se analizaron diez países: Argentina, Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido, Singapur, Francia, Alemania y Holanda.

Los usuarios se categorizaron en tres grupos: pragmáticos, aquellos que decidirán caso por caso si compartir sus datos; fundamentalistas, los que no están dispuestos a proveer información personal, aun a cambio de beneficios; y despreocupados, para referirse a quienes no están molestos por la recolección y uso de sus datos personales.

Tal como se mencionó anteriormente, más de la mayoría de los argentinos son pragmáticos, siguiendo el promedio mundial que es del 51%.

Ahora bien, ¿qué tipo de datos están dispuestos a ofrecer y a cambio de qué? Según se puede ver en el gráfico, lo que más motiva a los argentinos a dar información es la posibilidad de recibir ofertas.

En este sentido son capaces de ofrecer su correo electrónico y datos sobre pasatiempos o preferencias de viaje. Más de un 30% también daría sus datos de ADN para identificar alguna enfermedad hereditaria y un 20% compartiría información sobre sus gastos para recibir asesoramiento sobre cómo mejorar su economía personal.

 

A pesar de que se muestran pragmáticos a la hora de dar información, el 72% dice estar preocupado por su privacidad online. En el caso de Estados Unidos, la cifra llega al 82%. Y el país donde se registra el menor índice de preocupación en este sentido es Holanda, con un 65%.

En Argentina, el 40% de los consumidores consideran la confianza en la organización como uno de los principales criterios para facilitar su información con la empresa. Aunque no es lo único: valoran en igual medida la posibilidad de obtener productos o servicios sin costos.

A su vez, el 72% de los consumidores se perciben a sí mismos como más conscientes de cómo se recolectan y usan sus datos. El 35% también cree que, en la actualidad, el intercambio de información es necesario para el funcionamiento de la sociedad. El índice es similar en el resto de los países, salvo en Singapur, donde el número llega al 50%.

Por otra parte, la mayoría de los argentinos quisiera tener más control sobre su información. El 38% de los consumidores piensa que proteger sus datos debería ser una responsabilidad compartida entre ellos, el gobierno y las empresas; en tanto que otro tercio cree que ellos mismos deberían ser los últimos responsables.

Se valora especialmente la transparencia respecto de qué datos son recolectados y cómo se usan. Así lo expresó el 86% de los usuarios en el mundo. El 84% también exige que se especifique, desde un comienzo, qué beneficios se reciben por los datos ofrecidos. En este sentido se valora asimismo que los términos y condiciones de uso estén claramente detallados.

SEGUÍ LEYENDO: