"Inclusión Activa" es un programa que nació de un curso brindado en la sede del vivero del Hipódromo de San Isidro y que terminó siendo un taller de capacitación en creación y mantenimiento de huertas orgánicas realizado conjuntamente entre la Secretaría de Integración del municipio de San Isidro y especialistas del Prohuerta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

San Isidro cuenta hoy con cinco huertas comunitarias en las que participan los primeros egresados de los talleres. Este grupo de jóvenes con discapacidad intelectual que llevaron adelante la experiencia ya tiene nombre: la gente los llama "Los Huerteros".

Inclusión Activa es un programa de huertas orgánicas del municipio de San Isidro
Inclusión Activa es un programa de huertas orgánicas del municipio de San Isidro

Nicolás Laffatige, técnico del INTA, es uno de los responsables del programa que trabaja en pos de que la huerta del Hipódromo de San Isidro abra sus puertas al público para que todos los vecinos puedan capacitarse en agroecología. Allí la comunidad aprende a producir y mezclar cultivos participando de una experiencia enriquecedora que aprovecha todo el material que se descarta en la actividad hípica, como las hojas, el fardo y la bosta se recicla y se convierte en abono para la tierra de la que luego saldrán las verduras.

Hoy estos jóvenes con síndrome de Down no solo están siendo incluidos en las actividades del taller sino que también ya están ofreciendo sus conocimientos y servicios a vecinos y empresas de la zona.

Guillermo Andino recorrió una de las 5 huertas que hay en el municipio, donde trabajan personas con discapacidad
Guillermo Andino recorrió una de las 5 huertas que hay en el municipio, donde trabajan personas con discapacidad

Es por eso que muchos habitantes de San Isidro pueden colaborar con ellos a partir de la contratación de los servicios de diseño y de mantenimiento de huertas orgánicas domiciliarias.

Ya que se trata de un municipio destacado por su verde y la vida sana asociada, es allí donde nació este programa de huertas orgánicas, que genera un círculo virtuoso a través de la inclusión y capacitación laboral.

Una tarea replicable de labor terapia, dado que el trabajo de tierra es sanador y estimula la participación comunitaria. Por todo esto, no caben dudas de que la capacitación en huertas ha sido un gran camino en la búsqueda de una herramienta de inserción laboral.

Estos jóvenes con síndrome de Down están ofreciendo sus conocimientos y servicios a vecinos y empresas de la zona
Estos jóvenes con síndrome de Down están ofreciendo sus conocimientos y servicios a vecinos y empresas de la zona
Los expertos dicen que trabajar con la tierra “es terapéutico”
Los expertos dicen que trabajar con la tierra “es terapéutico”

SEGUÍ LEYENDO: