“Frená o rompemos todo”: violento ataque a un colectivo luego de un incidente de tránsito en Floresta

Un interno de la línea 53 aparentemente rozó un vehículo y ocasionó la furia de un grupo de hombres. Golpes en los vidrios, gritos y pánico de los pasajeros

El ataque al colectivo en Floresta

Momentos de tensión y pánico se registraron arriba de un interno de la línea 53 luego del violento ataque a manos de un grupo de varios hombres tras un incidente de tránsito menor, en el que aparentemente el colectivo rozó un auto que estaba estacionado.

Todo ocurrió en el barrio porteño de Floresta sobre la calle Bahía Blanca al 1000, casi en la esquina con la avenida Juan B. Justo. Según quedó registrado por un pasajero del colectivo con su celular, los agresores persiguieron al interno de la 53 para que respondiera por el presunto choque. “La c... de tu madre. Frená, frená o rompemos todo”, se escucha decir a un hombre desde afuera. Lo que vino después fueron gritos, insultos, discusiones y pánico de varios de los usuarios del servicio.

El colectivo en ese momento disminuyó paulatinamente la velocidad y de acuerdo con lo que se pudo observar en el video difundido en las redes sociales, después de que el chofer paró por completo se escuchó un violento golpe en la parte del medio del coche. Las imágenes no son muy claras debido a la poca luz que ya había en el momento del hecho pero sí dieron cuenta de los diálogos y los sonidos de la violenta secuencia. De repente, cuando la cámara nuevamente enfocó, apareció en escena uno de los vidrios rotos, producto del golpe.

“Pará, pará enfermo”, le gritó una mujer a uno de los agresores. Después fueron varios los que le suplicaron al conductor de la unidad que por favor continuara la marcha. “Seguí, seguí, seguí”, le gritaban al chofer. Veían acaso que los agresores no tenían la intención de deponer su actitud iracunda y quisieron evitar así una tragedia. El colectivero en ese momento les hizo caso y avanzó varios metros para tratar de alejar el peligro.

En el video se llegan a observar que fueron al menos cuatro hombres los que participaron de la agresión aunque de acuerdo con lo que dicen los testigos en la filmación, podrían ser más. Fue una suerte de emboscada.

El colectivo ya estaba ubicado varios metros adelante sobre la calle Bahía Blanca y no se vio -al menos en ese momento- la presencia del grupo de violentos. Casi al final de la filmación, que se extendió por más de 1:30 minutos, se escuchó a una pasajera hablar por celular con alguien. Parecería que estaba dando aviso a la Policía, ya que le indicó el lugar exacto donde estaban y lo que estaba ocurriendo.

Fuentes oficiales indicaron a Infobae que efectivamente el 911 recibió un llamado sobre el incidente pero señalaron que cuando el móvil de la comisaría vecinal vecinal 10A acudió al lugar, no había nadie. Por eso, no hubo denuncia ni se labraron actuaciones en el momento. Sin embargo, aclararon que pese a eso inició una causa de oficio por delito de averiguación de daño.

La investigación quedó en manos de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº19, a cargo de Lorena San Marco, quien dispuso obtener la declaración testimonial de los testigos del hecho y pericias sobre la unidad atacada, señalaron las fuentes a este medio.

El episodio con el colectivo en Floresta hace parte de una serie de violentos episodios en los que los choferes y los pasajeros son víctimas de la ira en medio de incidentes de tránsito menores.

Hace poco menos de un mes por ejemplo, se registró un brutal episodio entre un colectivo de la línea 140 y un automóvil Chevrolet Celta. Ocurrió en la localidad bonaerense de Villa Adelina, donde el conductor del vehículo de menor porte, un joven bombero voluntario de 20 años, destruyó con una barreta los vidrios del transporte público.

En la grabación, que fue filmada por el propio chofer del colectivo, se observa al bombero vestido con su uniforme y desencajado. Con una barreta en su mano derecha, golpea primero los cristales de la ventana del conductor y luego los del frente de la unidad. Mientras eso ocurre, le exige al chofer que descienda y, entre insultos, le repite varias veces: “Todo el auto me rompiste. Y no frenaste. Bajate porque me rompiste el auto”. Y por último le advierte: “Me voy a quedar acá hasta que venga un patrullero”. Tras conocerse el hecho, el agresor fue echado del cuerpo de Bombero Voluntarios de Villa Ballester.

Otro también reciente tuvo lugar en la ciudad de Bariloche. Allí, una mujer condenada por violencia apuñaló a un colectivero sólo porquele pidió que usara el barbijo. Según pudo saber Infobae de fuentes oficiales en la zona, la agresora protagonizó dos hechos en los que atacó a varias personas y por eso la Justicia le impuso una condena de dos años en suspenso, además de la obligación de cumplir un tratamiento psicológico.

Sin embargo, la mujer no cumplió con lo que le impusieron y ordenaron su detención poco tiempo después al declararla en rebeldía. Desde entonces se mantuvo prófuga hasta que finalmente cayó luego de atacar con un puñal al chofer de colectivo.

Seguir leyendo

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS