Moreno: balearon a un colectivero en la mano durante un robo y cinco líneas iniciaron un paro

La víctima tiene 35 años y está fuera de peligro. Los choferes que iniciaron la huelga pertenecen a la empresa La Perlita

La línea 501 es una de las que entró en paro
La línea 501 es una de las que entró en paro

Un chofer de colectivo de la empresa La Perlita fue baleado en la mano derecha durante un asalto ocurrido anoche mientras circulaba por las calles del partido bonaerense de Moreno. Debido al violento ataque, los trabajadores de las cinco líneas que corresponden a la compañía iniciaron un paro por tiempo indeterminado en reclamo de mayor seguridad.

Según confirmaron fuentes policiales a Infobae, la víctima fue identificada como L.A.M., un joven chofer de 35 años que fue abordado por el delincuente cuando manejaba el interno 297 en la esquina de San Nicolás y Argentinidad, jurisdicción de la comisaría 7ma de la localidad de La Reja.

El ladrón lo amenazó con el arma, le sacó las zapatillas, el celular, un reloj de muñeca y un botinero. Pero hubo algo que puso nervioso al delincuente y que originó la agresión: al escuchar que la alarma del transporte se accionó, efectuó el disparo que ingresó en la mano del conductor para luego escapar.

El sospechoso sigue prófugo mientras que la víctima se recupera en el hospital Mariano y Luciano de La Vega y está fuera de peligro. De acuerdo con los datos que aportó el chofer, el delincuente era de tez trigueña, delgado y de unos 30 años aproximadamente.

Vestía pantalón negro deportivo, remera color gris y gorra color oscura. De acuerdo con lo que supo este medio, el delegado de la empresa, Leonardo Norberto López, anunció que resolvieron un paro general de servicio hasta que reciban alguna respuesta sobre su reclamo. La investigación del brutal robo a L.A.M, quedó a cargo de la UFI 4 de Moreno.

Así, desde esta madrugada no circulan los colectivos de las líneas 311, 312, 500, 501 y 416. Los delegados de la UTA, a su turno, ratificaron la huelga por tiempo indeterminado, comenzó tras la medianoche y que aseguraron que la mantendrán hasta tanto sean recibidos por autoridades policiales y municipales para que le garanticen “mayor seguridad para los trabajadores y pasajeros”, indicaron fuentes gremiales a la agencia Télam.

El nuevo hecho de inseguridad que involucra a un colectivo no es un hecho aislado. Se trata ya de una larga serie de violentos robos a choferes en todo el conurbano bonaerense que pese a los reclamos, siguen latentes.

Por ejemplo, esta semana se produjo un violento robo en un colectivo de Lomas de Zamora. Ocurrió el lunes, cuando un grupo de delicuentes ingresó al vehículo en medio de su recorrido y le robaron a todos sus pasajeros. Por estas horas, los investigadores intentan identificar a los delicuentes que quedaron filmados por una cámara de seguridad de la cuadra.

El hecho tuvo lugar en el cruce de las calles Baradero y Campana, cuando dos delicuentes que se hicieron pasar por pasajeros abordaron un colectivo de la línea 541. Una vez que ingresaron, esperaron. De un momento a otro, desenfundaron sus pistolas y cometieron el violento a asalto. En pocos segundos, los delincuentes se hicieron con las pertenencias de los pasajeros y huyeron a pie.

Tras el robo, las víctimas dieron aviso al 911 y el personal policial se acercó a la zona. El hecho quedó a cargo de la UFI N°6 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Carlos Baccini, quien ordenó una serie de diligencias para atrapar a los ladrones.

Otro caso que causó conmoción fue el homicidio de Pablo Flores, un colectivero de 28 años de la línea 218 de La Matanza, fuera asesinado de varios disparos en la cara y cuya muerte desató una feroz protesta en la avenida General Paz. El testigo, con su celular, filmó los momentos posteriores al asesinato y lo que llegó a captar impacta. En las imágenes se observa cómo trata de registrar el estado en el que quedó la víctima después de haber sido atacada por desconocidos que le dispararon varias veces desde afuera del colectivo. Se llega a ver algunos vidrios rotos, algo del cuerpo del joven aún en su asiento y algunas manchas de sangre.

Luego está el relato del hombre y el tono de su voz, que al ver el horror de frente, no podía creer lo que recién había pasado. “Lo mataron. Madre mía, por Dios. ¿Y ahora qué hacemos? Lo mataron al colectivero”, dijo casi a los gritos.

El asesino, por su parte, escapó con un cómplice a bordo de un auto Peugeot 504 de color blanco, de acuerdo con lo que declararon los testigos ante el fiscal Federico Medone de la Fiscalía Temática de Homicidios, quien estuvo trabajando en el lugar hasta aproximadamente las 6 de la mañana. Por los datos que obtuvieron los investigadores hasta el momento y la mecánica del asesinato, la hipótesis del robo estaría descartada. No hubo amenazas y ninguno de los agresores se subió a la unidad para pedirle algo al chofer o a los pasajeros. Días después, el fiscal Medone arrestó a los responsables por asesinar a Flores aunque aún no se sabe el móvil del crimen.

Seguir leyendo