Otra pelea en un boliche de Mar del Plata: un grupo de amigos denunció que fueron agredidos y perseguidos por 20 jóvenes

Los incidentes comenzaron durante la madrugada del jueves en el local bailable La Caseta

En un boliche de Mar del Plata se registró otro hecho de violencia (Christian Heit)
En un boliche de Mar del Plata se registró otro hecho de violencia (Christian Heit)

La madrugada de ayer, jueves, se vivió otro episodio de violencia en un boliche de Mar del Plata. Un grupo de 12 amigos, todos turistas, denunció que fueron atacados por 20 jóvenes en la disco La Caseta y luego perseguidos por sus agresores por las calles de la ciudad balnearia.

Todo comenzó minutos antes de la una de la mañana en la salida del local bailable ubicado a la altura del kilómetro 14 de la ruta 11. Allí, cuando ya estaba por cerrar el boliche, se produjo una discusión que derivó en corridas y golpes de puños.

Según contaron luego las víctimas, entre las cuales figura el hijo de un funcionario judicial de la fiscalía descentralizada de Ezeiza, ellos quisieron evitar los disturbios y trataron de alejarse del lugar. Se dispersaron como pudieron: algunos se subieron a un remís, otros a autos particulares y los restantes se tomaron un colectivo de línea 221.

Sin embargo, la gresca no terminó allí. De acuerdo a lo que relataron a la policía, dos de los 20 agresores los persiguieron a bordo de una camioneta. Estos alcanzaron al colectivo y le cruzaron el vehículo para interrumpir su marcha. Luego se bajaron y se subieron al transporte público para continuar el enfrentamiento.

Fue entonces cuando intercedió el chofer del ómnibus y los hizo retirarse, según informaron fuentes policiales a Infobae. Tras ello, los denunciantes se comunicaron con el servicio de emergencias 911 y un patrullero persiguió a la camioneta pero no logró detenerla.

Las víctimas, entre las cuales cuatro de ellos sufrieron heridas leves, entonces se dirigieron a la Comisaria Primera, donde no les recibieron la denuncia “por no corresponder jurisdicción” y aseguraron que les dijeron que tenían que regresar a Playa Serena para hacer allí la presentación.

En la dependencia policial, los jóvenes también habían presentado la patente de la camioneta e incluso dieron la identidad del hombre que tiene registrado a su nombre ese vehículo. Se trata de un jugador de rugby que forma parte del plantel de la primera división de un club de la URBA. Los denunciantes dijeron que lo habían reconocido previamente en el boliche.

infobae-image

La denuncia fue realizada recién el jueves por la mañana en Tribunales. La investigación se dividió en dos: por un lado, la fiscal Andrea Gómez, de la UFI Nº 4 busca determinar los pormenores de los incidentes en una causa por lesiones leves y amenazas. En este punto, la funcionaria también trata de certificar la identidad del jugador de rugby acusado. De hecho, la fiscalía libró un oficio al club para corroborarlo, informó el diario La Capital. Por el momento no hay personas imputadas.

Por otra parte, la fiscalía de Delitos Económicos interviene en la posible comisión del delito de incumplimiento en los deberes de funcionario público del personal policial de la comisaría primera que no habría aceptado tomar la denuncia pese a la condición de los jóvenes agredidos.

El hecho ocurrió solo dos días después del ataque a Matías Montín, también en Playa Grande. En este caso fue en el boliche Ananá, donde el joven de 20 años fue brutalmente herido tras recibir un botellazo en la cabeza, luego de una pelea entre dos grupos que se encontraban en el lugar. Montín todavía continúa internado en el Hospital Privado de Comunidad (HPC).

Seguí leyendo: