El camión tras el vuelco.
El camión tras el vuelco.

El juez de Garantías del caso, Christian Gasquet, le había dado la libertad por un motivo sencillo contemplado en el Código Penal: el delito de homicidio culposo contempla la excarcelación.

Pero antes de volver a su casa en José C. Paz, Alberto Gustavo Maldonado pidió ampliar su indagatoria ante el fiscal Jonatan Robert en Chascomús, una semana después de que condujera el micro de la empresa Silvicar SRL en el que murieron dos nenas de once años en un vuelco a la altura del kilómetro 141 de la Ruta 2, cercano a Lezama: más de 50 alumnos y docentes de la Escuela 41 de Benavídez viajaban a Mundo Marino en San Clemente del Tuyú para un viaje de egresados. Varios sufrieron heridas graves, un chico sufrió la amputación de un miembro.

En su indagatoria original tras el accidente, Maldonado pidió perdón a las familias de las víctimas y adujo que una falla mecánica fue responsable del hecho.

“El volante queda como loco, como que no puedo corregirlo", declaró Maldonado ante el fiscal, "y el micro empieza a perder estabilidad hacia el lado izquierdo. Al no tener yo forma de tener el volante y direccionarlo hacia un lugar se empezó a volcar, y ya se volcó”.

Ayer, en su ampliación a la que Infobae accedió de forma completa, Maldonado aseguró: “Vengo a aclarar, porque hubo un malentendido en mi declaración, estando golpeado y en mi situación de detenido”. Aludió al “desnivel o mal estado de la ruta”.

“Hay un alcantarillado que cruza la ruta y hay como un desnivel sobre el lado derecho, como un hundimiento en el asfalto, del tránsito pesado que se hace como un huellón (sic), ya al estar ahí arriba trato de sacarlo para que no golpee, y ahí se me va el micro a mí, se me va de mis manos, como si fuera un viento que lo saca, que lo desestabiliza, trato de corregir la maniobra, no bruscamente sino traerlo de vuelta hacia la ruta, y ahí el viento me lo saca, es como un viento que me lo saca. En la banquina izquierda ya muerde", afirmó.

Familiares en la Escuela 41 tras el accidente.
Familiares en la Escuela 41 tras el accidente.

Luego, Maldonado continuó: “Tuve intención de traer el micro a la estabilidad pero empezó a perderse ya de mi mano, no lo pude dominar, entre gritos, ruido y golpes el micro se balancea y se vuelca”. Su defensa oficial hizo especial hincapié en el “alcantarillado” que menciona el chofer, “un alcantarillado que cruza la ruta”, dijo Maldonado.

El “huellón" fue otro punto clave. ”Como conocer la ruta la conocemos, pero no nos acordamos de todos los golpes que tiene la ruta. Iba a la velocidad permitida, 90 kilómetros por hora... Lo transité por arriba unos metros, advierto que estoy sobre el huellón y ahí es donde el viento me lo saca a la izquierda". Aseguró que el huellón estaba “dentro de la curva”.

Así, se esperan los resultados a pericias mecánicas ordenadas sobre el vehículo. Sin embargo, las nuevas declaraciones de Maldonado podrían llevar a analizar una posible falla en el camino.

SEGUÍ LEYENDO: