El ataque ocurrió en cercanías del Puente Galindo, sobre la autopista Córdoba-Rosario (Google Street View)
El ataque ocurrió en cercanías del Puente Galindo, sobre la autopista Córdoba-Rosario (Google Street View)


Un empresario denunció que tres delincuentes lo interceptaron en plena autopista Córdoba-Rosario y le robaron un millón de pesos que se dirigía a depositar. Los investigadores sospechan que quien fue identificado como Pablo F., de 47 años y dedicado a la cobranza de impuestos, estaba marcado.

Según la reconstrucción de los hechos el empresario acababa de salir del country Kentucky Club de Campo en su auto Mercedes Benz. Tomó la autopista Córdoba-Rosario y apenas 800 metros más adelante, en cercanías del Puente Galindo, fue alcanzado por una Renault Kangoo con dos ocupantes.

La persona que iba en el asiento del acompañante de la Kangoo, según relató la víctima, lo apuntó con un arma y lo obligó a detenerse a un lado de la autopista.

Fue en ese momento que se sumó al grupo una moto que se puso a la par del Mercedes Benz pero del lado del acompañante, para romper el vidrio y hacerse de una mochila y una bolsa precintada con dinero en efectivo, que según trascendió el cobrador se disponía a depositar en un banco.

El country Kentucky desde el que salió el empresario (Google Street View)
El country Kentucky desde el que salió el empresario (Google Street View)

Se cree que los asaltantes conocían a su víctima o que hubo un entregador muy cercano a esta. Entre otros detalles, según publicó el diario La Capital de Rosario, los delincuentes le advirtieron durante el robo al empresario que “no tocara el fierro que tenía al lado de la puerta del conductor”.

Una vez con el botín y para ganar tiempo los tres asaltantes le quitaron a Pablo F. su celular y un juego de llaves, dándose a la fuga en dirección a la ciudad de Rosario.

Por estas horas, según pudo saber Infobae, el Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) sanrtafesina tomaba testimonios, relevaba las cámaras cercanas al lugar del hecho y levantaba rastros de la escena.

Las fuentes remarcaron que el empresario no sufrió ningún tipo de ataque físico durante los pocos segundos que duró el robo.

Seguí leyendo