Las dos detenciones de “Maguila:” 34 años de diferencia.
Las dos detenciones de “Maguila:” 34 años de diferencia.

El personal de la Dependencia 4° de la Policia Rodoviaria de Itú, a cien kilómetros de San Pablo, Brasil, abordó a las 8 de la mañana el ómnibus de  la empresa Brasil Sul que había salido horas antes desde Foz de Iguazú, en el lado brasileño de la Triple Frontera. Marcaron a un hombre y le pidieron sus papeles. El hombre presentó un documento clase RG, propio de un ciudadano brasileño nacido en el país, con el número 26.802.359-1 y el nombre de "Manoel Carlos Diniz da Costa". Una simple búsqueda en Google revela que el nombre corresponde, por ejemplo, a un ingeniero que ostenta títulos de varias universidades del país vecino, hoy dedicado a la industria petrolera.

El hombre en el asiento, mientras tanto, temblaba. No era ningún ingeniero. Su cara en el documento ni siquiera coincidía con la suya. Así, lo bajaron y lo detuvieron por usar un documento falso. Daniel Arquímedes Puccio, "Maguila", el más joven del clan, era detenido otra vez, a 34 años de que la Policía Federal se lo llevara por secuestrar 32 días en su casona de San Isidro a la empresaria funeraria Nélida Bollini de Prado.

Lo que sigue proviene de información de altas fuentes policiales brasileñas a las que accedió Infobae. Es uno de los relatos más definidos de la captura del más joven de los Puccio, que hoy aguarda su juicio en el penal provisorio de Pinheiros en San Pablo.

Adentro: Puccio tras su detención (Policia Brasil)
Adentro: Puccio tras su detención (Policia Brasil)

"Maguila" no tardó en reconocer a sus policías su verdadera identidad. Admitió ser Daniel Puccio, dio los nombres de sus padres: a su padre lo llamó "Rafael", su segundo nombre, algo curioso, en vez de llamarlo Arquímedes. Tenía dinero: 645 pesos argentinos, 70 reales y 5420 dólares. Explicó el origen de la plata. Aseguró que los dólares se los había dado su hermano Alejandro, muerto en 2008, una devolución de un dinero que le había prestado. Reconoció sus problemas con la Justicia argentina, su causa de hace casi 35 años.

También, según la información a la que accedió Infobae, plasmada en el boletín 952 de la Policía Rodoviaria, "Maguila" dijo a dónde iba: a San Pablo, donde buscaba quedarse "permanentemente" y que sabía que en San Pablo había "personas que hacían documentos y licencias de conducir".

Presentó otros documentos además del falso. Tenía un pasaporte argentino, el suyo, también su registro de conducir. Eran verdaderos.

La paradoja es obvia: ¿por qué "Maguila" se arriesgaba con un documento falso en un país con un sistema penal particularmente duro cuando podía circular perfectamente con los suyos? Era difícil que llamara la atención en Brasil, la atracción por el clan Puccio es un fenómeno netamente argentino. Usar papeles falsos es de prófugo. Fuentes cercanas a Interpol confirmaron que no tenía ninguna circular roja en su contra. 

Alejandro Puccio: “Maguila” aseguró que su hermano muerto le había dado sus dólares.
Alejandro Puccio: “Maguila” aseguró que su hermano muerto le había dado sus dólares.

Y, más todavía: ¿qué dejaba atrás? ¿Deudas? Su perfil comercial revela una actividad en blanco nula, sin deudas mínimas de tarjetas de crédito ni cheques sin fondo. Ni siquiera tiene un alta en la AFIP en cualquier rubro para comerciar, o un monotributo. ¿O su salida a Brasil es, tal vez, buscar un cambio de aire, tan simple como eso? Podría haberlo hecho con su verdadero nombre en vez de hacerse pasar por Diniz da Costa: la fascinación por su familia es un fenómeno netamente argentino. 

El juzgado a cargo de su captura se comunicó con la Cancillería argentina: le informaron sus antecedentes y que no pesaban pedidos de captura en su contra.

El proceso contra "Maguila", estiman fuentes en Brasil, comenzará dentro de 30 días.

SEGUÍ LEYENDO: