Hay gente que se hace autografiar una historieta, un libro, un disco. Es algo común. Pero nadie pide un autógrafo para una escena bélica.

La foto del reportero gráfico Rafael Wollmann que muestra el momento de la rendición de Malvinas del 2 de abril de 1982, con los soldados británicos con los brazos en alto mientras eran apuntados por fusiles argentinos, es un icono visual de la guerra y de una década para este país. No hay quizás imagen más reconocible del conflicto, tal vez el hundimiento del Belgrano, el barco a pique. La foto tiene dos protagonistas: Lou Armor, ex Royal Marine, el hombre con los brazos en alto -que el año pasado protagonizó en Buenos Aires una obra de teatro con ex combatientes de ambos bandos dirigida por Lola Arias- y el comando anfibio Jacinto Eliseo Batista, el hombre que apunta.

Ricardo Guillermo Deisernia, "Richard", "El Tuerto", la tenía firmada por Armor y Batista, un memento extraño enmarcado en su bunker en el sótano de su casa de Martínez sobre la calle Pringles al 2500. Gendarmería Nacional la encontró ayer, mientras Ricardo, de 52 años, registrado en la AFIP en los rubros de reparaciones electrónicas, se escondía detrás de una puerta blindada con los uniformados que allanaban el lugar. La foto estaba montada a una pared, junto a rifles de asalto y ametralladoras, armas de altísimo poder. 

Los gendarmes bajo las ordenes del juez en lo penal económico Pablo Yadarola se encontraron con decenas de piezas, material suficiente como para montar una pequeña guerra urbana, algo que parecía bastante más que una colección privada. Encontraron una estantería negra y la movieron. Era una puerta hacia un cuarto secreto. Detrás había más armas, en una salita perfectamente iluminada.

La foto de la rendición de Malvinas firmada por sus protagonistas en la colección privada del “Tuerto Richard”.
La foto de la rendición de Malvinas firmada por sus protagonistas en la colección privada del “Tuerto Richard”.

También hubo, en simultáneo, otros allanamientos en proceso, derivados de un procedimiento de noviembre de 2018 en el que se encontró un pequeño arsenal en una casa de Flores. Los gendarmes ingresaron a una armería en Castelar, 50 objetivos en Capital Federal, Santa Fe, Córdoba, Río Negro, Santiago del Estero, 23 detenidos en total. Homeland Security, la agencia estadounidense, participó del operativo con un fiscal del estado de Florida. La AFIP fue una de las principales denunciantes. También hubo colaboración de la AFI.

Los gendarmes iban a buscar armas, un negocio gigante para el mercado negro, con una trama que incluía importaciones de partes desde Europa y Estados Unidos para ensamblar fusiles en territorio argentino y supuestamente exportarlos a algunos de los peores grupos narco del continente como el Comando Vermelho de Brasil. Los investigadores tuvieron que buscarse un contador electrónico para todo lo que incautaron: 1316 armas cortas, 1262 armas largas, 165 explosivos, entre ellos granadas y un cañón antiaéreo, un inventario que incluye fusiles Colt M4, Kalashnikov AK-47.

Así, Ricardo, "El Tuerto", "Richard", quedó detenido, señalado como el cabecilla por fuentes cercanas al caso, el presunto jefe de la mayor trama de tráfico de armas de la Argentina reciente, con gendarmes y cámaras pisando y desordenándole su bunker privado, su rara colección de metal pesado y asesino.

Bang-bang: la credencial del Tiro Federal de Deisernia, al que ingresó en 1984.
Bang-bang: la credencial del Tiro Federal de Deisernia, al que ingresó en 1984.

A Deisernia ahora lo llaman sus amigos al enterarse que lo llevaron detenido, los mensajes de WhatsApp entran sin ser contestados. "¿En qué se metió 'El Tuerto' esta vez?", dice un viejo conocido que lo define como "un aficionado a las armas", como riéndose un poquito. ¿De qué se lo acusa puntualmente? Todavía no se sabe. El juez Yadarola mantiene el expediente 1561/2018 en estricta reserva. Contrabando de armas es la acusación general.

"El Tuerto" ya había estado preso. Fuentes en el Estado hablan de una estadía en Devoto entre septiembre de 2004 y  enero de 2006 también por contrabando. Los registros indican que fue entregado por el Servicio Penitenciario Bonaerense a la PFA, una histórica fuente policial recuerda que fue extraditado. Registros judiciales de la District Court del Southern District del estado de Florida describen un caso en contra de "El Tuerto" llevado por el juez Kenneth Marra, un abogado designado, una declaración del status de fugitivo hecha en junio de 2004, una orden de arresto en 2003 y una imputación formal de ese mismo año, así también como de otra causa radicada en Ohio, en donde un juez resolvió denegar el pedido de Desernia de que se le quite la imputación en su contra.

Mientras tanto, otros papeles judiciales argentinos cuentan la vieja historia del "Tuerto".

Un documento de la Sala II de la Cámara Civil y Comercial Federal relata cómo "el 11 de julio de 2003, el jefe del departamento de Delitos Complejos de la Policía Federal Argentina recibió una nota del Departamento de Seguridad Territorial, Migraciones y Aduana de los Estados Unidos de América mediante la cual le informaban que autoridades federales de ese país estaban investigando una operatoria consistente en la venta ilegal de armas por Internet desde la República Argentina hacia Estados Unidos, y le solicitaban la asistencia para individualizar al responsable y, ulteriormente extraditarlo".

"Por la misma época fue instruida la causa n° 12.643/04 conexa a la anterior en la cual las autoridades judiciales de los estados de Ohio y Florida de EEUU habían solicitado la detención de Deisernia con el fin de extraditarlo por la comisión de varios delitos, entre los cuales figuraba el de contrabando de armas", sigue el escrito. En septiembre de 2004, personal de Interpol detuvo a Deisernia, su casa en la calle Bouchardo en Martínez fue allanada. "El Tuerto", siempre según el documento, negó las imputaciones en su contra y se negó a declarar.

Hípico: tras pasar más de un año preso, “El Tuerto” demandó al Estado por daños y perjuicios.
Hípico: tras pasar más de un año preso, “El Tuerto” demandó al Estado por daños y perjuicios.

Insólitamente,  el 1 de septiembre de 2008 el Tribunal Oral en lo Penal Económico N° 1 declaró la nulidad de las indagatorias por un error en el proceso: según el fallo, no se habían cumplido las formalidades del Código Procesal Penal "en donde se establece la obligación de informar detalladamente al imputado el hecho que se le atribuye a los fines de garantizarle el derecho de defensa en juicio".

Así, Deisernia pidió ser indemnizado en 2010 con un juicio al Estado y al Ministerio de Justicia por daños y perjuicios. Su reclamo tenía un número: USD 42.750 y $408.660.

¿Hay una posibilidad de que Estados Unidos pida su extradición en este nuevo caso? Ninguna fuente cerca del caso consultada por Infobae se anima a decirlo.

"La cooperación entre gobiernos en este tipo de delitos complejos es fundamental. Normalmente se trabaja de manera conjunta desde el país emisor del contrabando hacia el país receptor. Si se toma acción solo en el país del envío, la causa muere en un mero fraude postal o contrabando simple", explica el abogado Gastón Marano, especialista en extradiciones, que trabajó varios años para el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

"Existen también negociaciones entre los gobiernos para determinar quién va a juzgar a estas personas. Cualquiera de los países puede tener una pretensión penal. Existe, entonces, un acuerdo previo para determinar quién lleva a delante los juicios y de qué manera. Caso contrario, las causas pueden demorarse muchos años por pedidos de extradición que se superponen", continúa Marano.

Heavy metal: “El Tuerto” dispara.
Heavy metal: “El Tuerto” dispara.

De vuelta en suelo argentino, los registros del Centro de Información Judicial revelan que Deisernia demandó con fuerza al Estado argentino en los últimos diez años, con presentaciones contra el ANMAC y el ex RENAR. Hubo una en particular, un expediente iniciado tras el decomiso de una ametralladora. En octubre de 2017, el caso fue tratado por la Corte Suprema. Los jueces Highton, Rosenkrantz, Rosati, Maqueda y Lorenzetti resolvieron que "se declare procedente" un recurso extraordinario. "El Tuerto", por su parte, todavía no fue indagado por el juez Yadarola.

SEGUÍ LEYENDO: