Lola Chomnalez (NA)
Lola Chomnalez (NA)

Ángel Moreira Marín, conocido como "El Cachila", fue procesado con prisión preventiva como coautor del crimen de la joven argentina Lola Chomnalez, ocurrido en diciembre de 2014 en el balneario uruguayo Barra de Valizas.

El fiscal de la causa, Jorge Vaz, confirmó a Infobae que el acusado permanecerá detenido hasta el comienzo del juicio. "Podría estar hasta 30 años en la cárcel", apuntó el funcionario judicial.

"El Cachila" fue detenido el lunes pasado en la ciudad de Rivera, en la frontera con Brasil, luego de que el fiscal detectara ciertas inconsistencias en la declaración que el sospechoso brindó en 2015, cuando había sido detenido por el hecho.

Vaz solicitó el procesamiento de Moreira como "coautor de un delito de homicidio muy especialmente agravado" y luego de una rápida deliberación, la jueza subrogante de Rocha, Rosana Ortega, decidió darle la razón al fiscal y procesó al sospechoso por el delito de "presunta comisión de un delito de homicidio agravado por la alevosía".

El único detenido hasta el momento por el asesinato de la adolescente, un cuidacoches de 33 años y padre de tres hijos, fue indagado este lunes por el fiscal y en presencia de una perito semióloga, que analizó los dichos y las formas de expresión del acusado. Gracias a estas observaciones y a lo que Vaz detectó en la declaración que había hecho hace tres años fue que solicitó el procesamiento.

"No hay dudas de que 'El Cachila' estuvo en el lugar y el momento del crimen", confió ayer el funcionario judicial a este medio. Para Vaz, el cuidacoches dio detalles cuando fue detenido en 2015 que solo una persona que estuvo durante el hecho podía conocer. Además, aseguró que el sospechoso tuvo al menos un cómplice y que la investigación ahora se centrará en dar con su paradero para definitivamente resolver el caso.

Lola Chomnalez apareció muerta el 28 de diciembre de 2014
Lola Chomnalez apareció muerta el 28 de diciembre de 2014

"Cuando analicé las primeras declaraciones del 'Cachila' noté que estaba al tanto de detalles muy específicos, como por ejemplo cuando dijo en 2015 que la joven 'cayó de rodillas porque se sentía mal'. Según el forense ella sí cayó de rodillas, pero después del ataque con un cuchillo y de ser cortada. No cualquiera sabía esto", detalló Vaz a Infobae.

Otro de los puntos de gran importancia para el fiscal es el móvil del hecho. De acuerdo con el funcionario judicial uruguayo, el cuidacoches y su o sus cómplices llevaron a Lola contra su voluntad a un bosque ubicado a casi 150 metros de la playa, donde quisieron abusar de ella. Como la joven se defendió, la mataron. Y para no irse con las manos vacías, antes de escapar los presuntos asesinos se llevaron la mochila y el dinero que Chomnalez tenía encima. Si bien aclaró que no hay dudas de que quisieron cometer el abuso.

En su pedido a la jueza Ortega, el fiscal recordó que el acusado dijo en su momento "haber llevado a Lola debajo de la sombra (del árbol) porque la misma se sentía mal". Para el investigador "es a todas luces ilógico y contrario, no solo a la evidencia que surge del cuerpo de la víctima, sino de la situación en sí".

Es que según Vaz, si eso fue efectivamente así, no tiene sentido que "El Cachila" la haya llevado al bosque ubicado a 145 metros del lugar donde aseguró haber charlado con ella en un primer momento "para ofrecerle estampitas de amor".

"Ahora bien, nos preguntamos. ¿Es lógico y acorde a las reglas de experiencia que Lola hubiera ingresado 140 metros adentro del médano, hacia una zona boscosa, para reponerse, si se sentía mareada? ¿Acompañada de un extraño? ¿En una zona recóndita y totalmente desconocida para ella? Definitivamente no. Si se sintió mal lo lógico hubiera sido permanecer en la playa y tratar de ir hacia la zona poblada más cercana en busca de ayuda médica, que a la sazón era el balneario de Aguas Dulces, a unos 1.400 metros del lugar, en línea recta por la playa", resaltó el fiscal.

La abogada de oficio del 'Cachila', Yesica Biquez, adelantó ayer que apelará la decisión porque considera que "no hay nada nuevo en la investigación" que determine el procesamiento.

"El Cachila" Moreira Marín es un hombre que se dedicaba a cuidar autos a lo largo de todo el país. Según reveló el fiscal, es una persona de bajos recursos, sin domicilio fijo, con una vida errante marcada por el consumo de drogas y "que se manejaba en el ámbito de la calle". Además -reveló la abogada defensora- su cliente padece varias enfermedades, entre ellas  tuberculosis.

Seguí leyendo