(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

La banda Los Monos comenzó a ser juzgada por venta de drogas en Rosario, una ciudad que estará marcada en el día de hoy por este acontecimiento. Es que, para que los acusados lleguen al debate oral se preparó un mega operativo de seguridad en las inmediaciones del edificio de la justicia federal, ubicado en Boulevard Oroño al 900.

El debate oral que comenzó esta mañana es por la causa conocida como "Los Patrones", ya que la investigación indicó que los jefes daban las órdenes desde la cárcel al resto de los miembros de la banda. El expediente señala que entre ellos se encuentran sus parejas, quienes tenían un rol preponderante como articuladoras de la banda narco, en reemplazo de los líderes presos.

Los presuntos cabecillas son Ariel Máximo "Guille" Cantero, Jorge Emanuel Chamorro, y sus esposas Vanesa Barrios y Jésica Lloán, respectivamente.

Mediante intercepciones telefónicas la Justicia pudo establecer que la organización criminal digitaba sus movimientos desde la cárcel de Piñero. Las órdenes venían desde los teléfonos de Cantero y Chamorro.

Parte de la cúpula de Los Monos (Télam)
Parte de la cúpula de Los Monos (Télam)

En total son 39 los acusados, de los cuales 17 seguirán el juicio mediante videoconferencia desde prisión y los restantes deberán presentarse en el Tribunal Federal N°3, integrado por los jueces Ricardo Moisés Vázquez, Eugenio Martínez y Osvaldo Facciano.

Se calcula que serán más de 250 personas las que deberán brindar declaración testimonial, divididos en 20 o 25 por día. Si se cumple este ritmo, la histórica resolución de la Justicia tendría lugar a mediados de noviembre.

Refuerzan la seguridad

(Rosario3.com)
(Rosario3.com)

Los recurrentes atentados contra jueces en Rosario, entre ellos quien condenó a prisión en abril pasado al líder Cantero, obligaron a extremar las medidas de seguridad para la llegada de los acusados al tribunal.

No es para menos, ya que fueron 16 los ataques hacia domicilios particulares o edificios judiciales donde se encuentran jueces o investigadores involucrados en las condenas contra las cabezas de la empresa criminal.

En la entrada principal del edificio instalaron un detector de metales por el cual todos, incluídos los empleados y funcionarios, deberán pasar.

En las inmediaciones habrá tres fuerzas de seguridad afectadas al operativo. Gendarmería, Prefectura y la policía provincial saturarán la zona con sus efectivos. Perros antiexplosivos también recorrerán el área, en tanto que también habrá control desde el aire, con un helicóptero y drones. 

SEGUÍ LEYENDO: