Comenzó el juicio  al peluquero Germán Gómez, acusado de despellejar vivo a un perro de tres meses llamado Chocolate, que después de quedar internado varios días falleció en la ciudad de San Francisco.

Gómez, de 37 años, aseguró que "nunca vio" al perro y que desconoce quién podría haber atacado al cachorro.

El acusado aseguró que el día que atacaron al perro, el 2 de enero del año pasado, en la vivienda lindera, él sólo se dedicó a cortar el pasto y sostuvo que se enteró "por trascendidos" entre los vecinos sobre el hallazgo de Chocolate.

El 2 de enero de 2017 Chocolate, un cachorro de tres meses, fue encontrado despellejado en un patio lindante a la vivienda de Gómez, en el barrio Milka, y como consecuencia de las heridas murió ocho días después.

En el momento en que quedo detenido el acusado, se le secuestraron elementos que habrían sido utilizados para despellejar al cachorro.

El tribunal representado por Guilllermo Rabino pasó a cuarto intermedio para mañana a las nueve, luego de que declararan siete testigos, entre ellos el veterinario que atendió al cachorro luego del acto.

Ferrero, veterinario que atendió al cachorro hasta su muerte el 10 de enero, dijo que "al animal le quitaron el cuero con un corte que le ocasionó la pérdida de una oreja y que afectó gran parte de la base craneana y se extendió sobre el lateral izquierdo del cuerpo".

Mañana declararán siete testigos; uno de ellos será el policía Pablo Lencinas, a quien Gómez acusa de discriminarlo por su condición sexual.

La muerte del cachorro movilizó a toda la ciudad de San Francisco y también a gran parte del país.

Hasta el momento, el acusado había cumplido tareas comunitarias y donaciones a las instituciones que defienden a los animales.

Las organizaciones proteccionistas de animales promovieron la reforma del Código Penal para sancionar con severas penas los actos de maltrato contra los animales.