El posteo en Facebook de Ojeda
El posteo en Facebook de Ojeda

"Lacras, escorias, mugrientos, cacos como estos que hoy siendo las 14 robaron la heladería Grido de Sarandí. Si alguno los conoce por favor avisen y compartan, se los agradecería así las madres o padres ven lo que hacen sus hijos una vez que salen de su casa y después un día la Policía los mata por delincuentes y las madres salen a decir que eran trabajadores y estudiantes, vergüenza", había escrito Gabriel Roberto Ojeda (41) en su perfil de Facebook el pasado 11 de abril para denunciar un asalto a una heladería en la que trabajaba como custodio. Junto con su posteo, publicó las imágenes de los ladrones tomadas por las cámaras de seguridad con el objetivo de que algún vecino pudiera aportar datos para dar con ellos.

Sin embargo, apenas dos semanas después de aquel episodio y en el mismo lugar, Roberto se enfrentó con otros tres ladrones y murió baleado. Todo ocurrió la noche del lunes en la puerta del local ubicado en la esquina de la avenida Belgrano y Vedia, cuando el hombre, que estaba estacionado frente al lugar, advirtió el momento en que los delincuentes ingresaron al local. Sin dudarlo, se acercó para evitar el asalto y comenzó a tirotearse con ellos hasta que fue herido en el costado izquierdo del abdomen.

El custodio asesinado y su esposa
El custodio asesinado y su esposa

En segundos, los ladrones escaparon en un auto blanco que habían dejado estacionado con el motor en marcha a metros del comercio. En cuanto a la víctima, casado y padre de dos hijos, la Policía informó que fue trasladada al Hospital Presidente Perón, de Avellaneda, donde murió debido a que el proyectil le atravesó el abdomen.

En la puerta de la heladería, los investigadores encontraron una pistola Taurus 9 milímetros que pertenecía al custodio y que quedó a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 descentralizada de Avellaneda, a cargo de Elbio Laborde y Solange Cáceres.

Seguí leyendo