No siente nada de la cintura para abajo y compitió en una carrera de obstáculos en sillas de ruedas: retrato fotográfico de una proeza

Carlos Bienati tiene 29 años y veinte tornillos en su columna vertebral. En 2016, un accidente lo obligó a desplazarse en silla de ruedas. Su entrenador lo desafió a participar de una competencia no adaptada para personas con discapacidad motriz. Es la tercera vez que la termina. El registro fotográfico que consiguió Jonas Papier

Carlos Bienati junto a Rodrigo y Eloy, sus dos compañeros con los que compite en la carrera. Es la tercera vez que participa (Jonas Papier)
Carlos Bienati junto a Rodrigo y Eloy, sus dos compañeros con los que compite en la carrera. Es la tercera vez que participa (Jonas Papier)

Podría ser un testarudo o un obstinado. Aunque a Carlos Alfredo Bienati lo suelen definir en un lenguaje más coloquial: es un cabeza dura. Él considera que su motor inspiracional es “hacer cosas alocadas”, cosas que la gente tal vez no haría, cosas que no están en la grilla de recomendaciones médicas. Carlos tiene partes del cuerpo que son suyas pero ya no tanto. Su sensibilidad termina: de la cintura para abajo su cuerpo es inerte, un anexo autónomo, independiente. A Rodrigo Rognoni, su amigo y entrenador, no le importó. “¿Te la bancás o no?”, le preguntó. Lo estaba invitando a correr la Killer Race, doce kilómetros de carrera minados de obstáculos naturales y artificiales. No es una competencia adaptada a sus condiciones. “¿Dónde y cuándo?”, respondió él.

Lo hizo una, dos, tres veces. Aunque después de la primera, prometió no repetirla. No pudo cumplirlo. “Nos pusimos a entrenar en base a los videos que mirábamos en las redes de carreras anteriores. Llegamos con miedo e incertidumbre de lo que podía ser. Nos dimos cuenta de que era peor de lo que habíamos pensado: los obstáculos eran casi imposibles de hacerlos en silla de ruedas. A pesar de la ayuda de los competidores, en la mayor parte de la carrera éramos él y yo. Fue tan dura la primera que dijimos ‘primera y la última’”.

"Killer Race es una carrera de obstáculos donde los corredores, solos o en equipos, deben atravesar diversas dificultades naturales o artificiales para poder llegar a la meta", dicen desde la organización (Jonas Papier)
"Killer Race es una carrera de obstáculos donde los corredores, solos o en equipos, deben atravesar diversas dificultades naturales o artificiales para poder llegar a la meta", dicen desde la organización (Jonas Papier)

La última fue la tercera, el 7 de noviembre. Las otras dos habían sido en 2019: el 7 de abril y el 10 de noviembre. Las últimas dos las hizo también con Eloy, su “hermano de la vida”. Rodrigo, su “hermano de armas”, ya trabajaba con personas con discapacidad cuando lo conoció. Fue el que lo desafió a correr la Killer Race. “Es una bomba de emociones, de coraje, de locura. Es seguir adelante, superar obstáculos, es la vida misma. Y la jugamos. No sabíamos cómo íbamos a hacer. Fuimos, nos miramos, nos reímos. Dejamos todo ahí, nos divertimos, somos felices. Cumplimos nuestros sueños. No vemos las barreras que están impuestas. No transgredimos las reglas, buscamos la forma de progresar. Cartu te lleva, es alguien que atrae”. Las momentos que retrató el fotógrafo Jonas Papier dan cuenta de ese espíritu.

A Rodrigo no le gusta decir que su amigo es un caso de inspiración. “Todos inspiramos. Yo lo veo como un hermano, como alguien que respeto. Tiene su grado de locura, su grado de convicción. En él veo mucho de mí: las ganas de ir para delante”. Los dos saben que regresarán a competir. También saben que va a ser difícil, que se van a tener que preparar para afrontar una nueva edición. Pero lo volverán a hacer. Detrás quedaron las veces en las que Carlos canalizó su impotencia en su silla de ruedas: se enojó, la golpeó, la arrojó, hasta que aprendió que sin ella no iba a ir a ningún lado. Hoy es su complemento, hoy la ve como un miembro más. Pero no le fue fácil aceptarla.

Entre los obstáculos a superar hay paredes de 2,5 metros, cruces de soga, estaciones de trabajos funcionales, obstáculos tipo militares, volquetes con agua y hielo, cruces de agua, barro, entre otros (Jonas Papier)
Entre los obstáculos a superar hay paredes de 2,5 metros, cruces de soga, estaciones de trabajos funcionales, obstáculos tipo militares, volquetes con agua y hielo, cruces de agua, barro, entre otros (Jonas Papier)

Tiene 29 años, vive en Polvorines y es policía por vocación y herencia. Tenía diez años cuando a su tío -también su padrino- lo mataron delincuentes en el marco del robo de un vehículo. Su papá es personal policial, su otro tío también lo es. “Ya lo considero como una pasión, un estilo de vida, es mi labor”, asegura. El temor nunca fue un componente que lo frene, sino que lo estimula. Eligió la profesión a sabiendas del riesgo: “El miedo siempre está. La cuestión es saber manejarlo. Desde muy chico anhelaba ser policía, brindar esa ayuda a aquel ciudadano que lo necesita, y de ser necesario perder mi vida por esa persona que no conozco. He tenido varios sucesos en donde tuve miedo y sentí que podía morir, pero es ahí donde directamente no pensás en nada y te focalizás en el objetivo, que es salvar tu vida y la del tercero. Nadie quiere morir, pero es lo que uno eligió, elijo y voy a seguir eligiendo hasta que mi cuerpo y la institución me lo permita”.

Su cuerpo y la institución se lo permitieron: se reincorporó a la fuerza en calidad de administrativo. Tuvo que dejar la calle en 2016. Una tarde de sol se encontraba de servicio patrullando en moto cuando colisionó con el lateral izquierdo de un camión: cayó e impactó contra el guardarrail de la General Paz sentido al Riachuelo a la altura de Villa Maipú. “Nunca perdí el conocimiento, sí sentí que mi cuerpo se partía en dos literalmente, no sintiendo desde ese momento las piernas. Sentía también la falta de oxígeno debido a que ambos pulmones fueron colapsados de sangre por el impacto, impidiendo la entrada de aire produciéndome un neumotórax”, cuenta.

"Intentaba complementarme con la silla pero no podía. Me he enojado, la he tirado, hasta que nos fuimos amigando. Aprendí que sin ella no iba a ningún lado", dice Carlos (Jonas Papier)
"Intentaba complementarme con la silla pero no podía. Me he enojado, la he tirado, hasta que nos fuimos amigando. Aprendí que sin ella no iba a ningún lado", dice Carlos (Jonas Papier)

Su primera reacción fue pedirle al conductor del camión que le acercara la pistola que por el choque se encontraba en uno de los carriles centrales de la General Paz. Se la puso en el pecho: “Al policía lo primero que le interesa es el armamento debido a que es un elemento asignado por el Estado y la pérdida o sustracción del mismo es una falta grave. Ahí te das cuenta lo que valoramos el trabajo: aún muriéndome pensaba en recuperar mi arma”.

El primer policía que arribó, de apellido Juárez, resultó ser un amigo de su papá. Lo llamó, le puso el teléfono a Carlos, quien antes de que arribaran el helicóptero de la Policía Federal Argentina y antes de que lo derivaraban al Hospital Churruca Visca, le confió: “Pa, te amo, me estoy muriendo”. Tenía las dos clavículas y cuatro costillas quebradas. Le pusieron una barra estabilizadora en la columna vertebral con veinte tornillos. Superó la primera intervención quirúrgica, a pesar de los pronósticos. Estuvo veinte días en coma farmacológico, intubado. No podía hablar, se comunicaba con señas y sabía que ya no podría volver a caminar. “La sensación es indescriptible: es como si mi cuerpo terminase en la cintura. Pese a que el ánimo de mi familia y amigos era siempre positivo y me decían que todo iba a estar bien, que pronto iba a salir y caminar como antes, sabía que mi vida se había derrumbado”.

Además de la Killer Race, Carlos también compite en la selección argentina de tenis de mesa adaptado. Suelo entrenar tres horas diarias y participó del torneo internacional que se desarrolla en el Cenard desde el 19 de noviembre (Jonas Papier)
Además de la Killer Race, Carlos también compite en la selección argentina de tenis de mesa adaptado. Suelo entrenar tres horas diarias y participó del torneo internacional que se desarrolla en el Cenard desde el 19 de noviembre (Jonas Papier)

A los dos meses de internación le siguió una visita periódica al centro de rehabilitación Santa Catalina en el barrio de Once. “Allí es donde tomo aún más conciencia de que las cosas seguían empeorando. Por suerte conocí profesionales fantásticos, desde camilleros, enfermeros, kinesiólogos y médicos, siendo la primera barrera en hacerme saber que podía vivir plenamente pese a estar en silla de ruedas”. Asumió, en esas sesiones, que ya no volvería a caminar. Pasó noches llorando. Pasó horas preguntándose si podría volver a trabajar, si podría volver a manejar una moto. Se aferró a metas cortas, se limitó a encadenar avances diarios.

Atravesó un proceso de aceptación progresivo, lento. “Un día hablaba conmigo mismo y me decía: ‘me pegaste lindo’. Y me respondía: ‘yo te voy a demostrar de lo que estoy hecho’. No nací para dar lástima y siempre voy por todo hasta intentar ser el mejor. Si lo logro, fantástico, y si no lo logro lo intentaré hasta que algún día se cumpla o ya no tenga la fuerza mental para seguir intentándolo. Mi papá siempre me decía ‘si hay vida, hay pelea’”.

Carlos Bienati tiene 29 años, vive en Polvorines y es agente de la Policía Federal: en 2016 tuvo un accidente vial que lo dejó en silla de ruedas
Carlos Bienati tiene 29 años, vive en Polvorines y es agente de la Policía Federal: en 2016 tuvo un accidente vial que lo dejó en silla de ruedas

“La pelea era dura pero había que hacerla. No tenía alternativa. Me fui preparando junto con mis kinesiólogas para ser lo más independiente posible. Ese era mi mayor miedo: depender de alguien, ser una carga para mi familia. Es por eso que pasé diez meses de internación en la clínica preparando mi cerebro para levantarme cada mañana y aprender a usar la silla en todo tipo de terreno, ya sea llano, mojado, seco”, expresa. Se abocó a que la silla sea su complemento. Se propuso hacer lo que la silla no está diseñada para hacer: subir escaleras, cordones.

“Donde la gente piensa que no voy a poder hacer, cuando escucho el murmullo o siento las miradas de las personas, más me mentalizo. Bajo escaleras, subo rampas empinadas que hasta le costaría a una persona convencional. Trato de hacerlo de igual a igual con la persona que camina. Todo esto requiere de un gran desgaste físico y mental”, dice y pone un ejemplo: las rampas para personas con discapacidad motriz que estén obstaculizadas por los autos. “Ahí es donde no permito que eso me impida seguir avanzando, todo lo contrario: me da más fuerza para avanzar y bajar por el cordón. De eso se trata: de avanzar sin importar la condición ni el obstáculo”.

SEGUIR LEYENDO:


Últimas Noticias

Horacio Rodríguez Larreta se reunió con los embajadores del G7 y llamó a “recuperar la confianza internacional”

El jefe de Gobierno porteño participó del acto en la embajada de Alemania y expresó su objetivo de “atraer inversiones” para Argentina

“Cepo light” para la energía: el Gobierno espera USD 40.000 millones de inversiones en cinco años

Este año habría ya desembolsos por unos USD 5.000 millones, de los cuales la mayor parte correspondería a YPF, estiman en el Poder Ejecutivo. Hasta 2026 creen que podría haber exportaciones adicionales por USD 18.000 millones

Gio Simeone sorprendió con la imitación de los gestos de su padre en el banco de suplentes y el video se volvió viral

Las reacciones y hasta la ropa le dieron un parecido increíble con el Cholo. Fue en la mega fiesta de casamiento con Giulia Coppini

Cómo las universidades europeas están ayudando al régimen chino a desarrollar su poderío militar

Una investigación reveló los miles de estudios realizados en colaboración con instituciones militares chinas, compartiendo conocimiento sensible que ayuda estratégicamente a fortalecer las fuerzas armadas

Sucesión porteña: cómo impactó la foto de Martín Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta en Juntos por el Cambio

El jefe de Gobierno y el líder de Evolución coincidieron en un acto por el 25 de mayo que fue leído como un gesto de apoyo para lo que será el próximo gobierno en la ciudad de Buenos Aires. El descreimiento de los radicales y el trasfondo de la interna en el PRO
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR