La matanza de Katyn, el aberrante crimen de 25 mil polacos prisioneros de los soviéticos en la Segunda Guerra Mundial

A finales de 1939, la Unión Soviética y los nazis se dividieron el territorio de Polonia. Moscú apresó a 150 mil soldados de esa nación. Un año después, Stalin ordenó el espeluznante exterminio, que frenó cuando necesitó esas mismas tropas para pelear contra Alemania luego de la ruptura del pacto con Hitler

Una vista de los cuerpos exhumados de los oficiales polacos asesinados en el bosque de Katyn por el Servicio Secreto de la Unión Soviética. Los rusos recién aceptaron la matanza 50 años después (Photo by PhotoQuest/Getty Images)
Una vista de los cuerpos exhumados de los oficiales polacos asesinados en el bosque de Katyn por el Servicio Secreto de la Unión Soviética. Los rusos recién aceptaron la matanza 50 años después (Photo by PhotoQuest/Getty Images)

El bosque está quieto, no sopla el viento ni susurra entre los árboles

El bosque está quieto y podemos mentir

La mentira está en el aire, pero en una tumba siniestra los cuerpos se pudren hacinados

La mentira se extiende en el tiempo y el espacio

Y también se pudre travestida en el sueño de los bosques de Katyn

(Mary Stewart “En los bosques de Katyn”)

Todos conocemos como ejemplo de “inútil coraje”, la carga de caballería del ejército polaco contra las ametralladoras nazi, que exterminaron hombres y bestias en escasos segundos. Si bien pudo haber existido un evento a menor escala, la anécdota circuló como un símbolo de la ineficiencia del esfuerzo bélico de esta nación, que llevaba escasas décadas de independencia. Lo cierto es que el 27 de septiembre de 1939, 150.000 soldados polacos fueron tomados como prisioneros por los rusos dentro de lo convenido por el pacto Ribbentrop-Mólotov.

El sufrimiento de estos soldados en los campos de trabajo soviético en medio de la tundra helada, fue indecible: soportando temperaturas de hasta 30 grados bajo cero, enfermedades, piojos y hambre por las raciones insuficientes que repartían entre los prisioneros. Distribuidos desde el mar de Barents hasta Kamchatka, miles de ellos no soportaron el traslado.

El bosque de Katyn, adonde fueron enterrados 25 mil soldados polacos en fosas comunes, se encuentra cerca de Smolensk, Rusia (Wikipedia)
El bosque de Katyn, adonde fueron enterrados 25 mil soldados polacos en fosas comunes, se encuentra cerca de Smolensk, Rusia (Wikipedia)

La traición alemana y la invasión a Rusia, convirtió a los soldados polacos en aliados de la Unión Soviética. De matarlos lentamente con trabajos más allá de sus fuerzas, los soviéticos se vieron obligados a vestirlos, alimentarlos y armarlos, cosa que hicieron en forma insuficiente y a desgano. Fue gracias a la insistencia de Władysław Eugeniusz Sikorski, el general y líder político del gobierno polaco en el exilio, quien logró interesar a Winston Churchill en estos soldados que languidecían en la Unión Soviética. Sikorski y el general Władysław Anders, jefe de este contingente de polacos, fueron quienes convencieron a Stalin de trasladar a estos soldados a un clima más benigno para su recuperación. Como aún las provisiones eran insuficientes para 70.000 combatientes con miles de civiles acompañándolos (entre ellos casi 3.000 niños), las autoridades polacas consiguieron, a través de la presión de las autoridades británicas, el traslado a Irán de estos hombres llamados, de acá en más, Segundo Cuerpo del Ejército Polaco. El estado físico de estos combatientes era tan lamentable que les concedieron varios meses para recuperarse. Bajo el mando de Anders tuvieron una destacada actuación en la toma de Montecasino.

La autopsia que le practicaron a los cadáveres hallados en el bosque de Katyn (Getty Images)
La autopsia que le practicaron a los cadáveres hallados en el bosque de Katyn (Getty Images)

En el interín, el gobierno polaco insistía en conocer el destino de miles de oficiales y funcionarios que habían desaparecido. ¿Dónde estaban? Stalin contestó con evasivas hasta el 18 de abril de 1943, fecha en que funcionarios de la Cruz Roja encontraron miles de cadáveres en los bosques de Katyn, Smolensk, luciendo el uniforme polaco. El gobierno en el exilio pidió las pesquisas oportunas para determinar quienes eran las víctimas. Ante la insistencia, Stalin rompió las frágiles relaciones que mantenía con el gobierno polaco exiliado en Inglaterra y acusó a los alemanes de haber ejecutado a estos hombres con un tiro en la nuca. Mientras esto declaraba, ya estaba creando el embrión de un gobierno polaco pro-soviético al que llamaron, no sin cinismo, Unión de Patriotas Polacos.

Después de la guerra se pudo determinar que las matanzas en los bosques de Katyn incluyeron a más de 25.000 polacos: 8.000 oficiales, 6.000 policías, y 8.000 civiles entre los que había sacerdotes, rabinos, miembros de la nobleza y profesionales. También se contaban 14 generales, un almirante, 24 coroneles, 79 tenientes coroneles, 17 capitanes de la Armada, 3.000 suboficiales, civiles, funcionarios, intelectuales y 200 pilotos, entre los que se encontraba Janina Lewandowska, la primera aviadora del ejército polaco.

Otra escena de las autopsias a los muertos en el bosque de Katyn. Los soviéticos las ordenaron para privar a Polonia de las figuras más relevantes que se pudieran oponer a un gobierno prosoviético en Varsovia (Getty Images)
Otra escena de las autopsias a los muertos en el bosque de Katyn. Los soviéticos las ordenaron para privar a Polonia de las figuras más relevantes que se pudieran oponer a un gobierno prosoviético en Varsovia (Getty Images)

La orden de ejecutar a esta gente partió del Politburó, encabezado por Stalin y Beria, quienes de esta forma pensaban en privar a Polonia de las figuras más notables que pudiesen resistir la influencia de un gobierno pro soviético, títere de Moscú. Vasily Zarubin, un oficial de inteligencia soviético, realizó miles de interrogatorios para determinar quienes morían y quienes podrían ser útiles para el nuevo régimen.

Las ejecuciones se hicieron con armas alemanas, Vasily Blokhin dijo haber disparado a más de 7.000 condenados. La víctima era conducida esposada a una habitación acondicionada con bolsas de arena, y se le disparaba en la nuca. Su cadáver era llevado en un camión hacia una fosa común en el bosque de Katyn, donde eran apilados y enterrados. El proceso se repetía una y otra vez .

Miembros de la Comisión de Katyn y la prensa extranjera observan la exhumación de cadáveres en 1943 (Photo by Gabriel Hackett/Archive Photos/Getty Images)
Miembros de la Comisión de Katyn y la prensa extranjera observan la exhumación de cadáveres en 1943 (Photo by Gabriel Hackett/Archive Photos/Getty Images)

Fueron los alemanes quienes encontraron las fosas comunes y reportaron la masacre a las autoridades nazis. Goebbels creyó que era una magnífica oportunidad para demostrar los horrores soviéticos. Por esta razón, autorizaron a la Cruz Roja a realizar el examen forense de los cuerpos con expertos traídos de todas partes de Europa.

Sin embargo, Stalin negó las acusaciones y después de la guerra en su condición de vencedor, extendió la mentira con la complicidad de sus funcionarios y las sucesivas administraciones soviéticas. Cuando la zona de Smolensk fue retomada por el ejército soviético, destruyeron las evidencias que pudieron de esta masacre. Tanto Inglaterra como EEUU recibieron pruebas del compromiso ruso en la masacre de boca del mismo Sikorski (quien murió en un accidente de aviación en Gibraltar), y prefirieron no tomar parte en las acusaciones de su poderoso aliado en la lucha contra Hitler. El origen de la masacre permaneció en silencio hasta que, en 1980, cuando Polonia, liberada del yugo soviético, aumentó la presión internacional para esclarecer estos crimenes de guerra.

Una imagen del espanto de las fosas comunes para 25 mil polacos asesinados por los soviéticos (Wikipedia)
Una imagen del espanto de las fosas comunes para 25 mil polacos asesinados por los soviéticos (Wikipedia)

En abril de 1990, después de la caída del muro de Berlín, el gobierno de Moscú admitió la culpa y expresó su “profundo arrepentimiento” por hechos tan lamentables. En 1998 los gobiernos de Polonia y Rusia acordaron construir un monumento en honor a las víctimas de Katyn y de los miles de polacos que habían muerto en los campos de trabajo en territorio soviético. En el año 2010 en ocasión de una invitación de Putin al gobierno polaco para honrar la memoria de los muertos de Katyn, el avión que conducía a dignatarios polacos se estrelló en Smolensk. En el siniestro murieron las 96 personas incluido el presidente polaco Lech Aleksander Kaczyński y su esposa.

En 1999 el famoso director Andrzej Wajda dirigió una película sobre la masacre, llamada “Katy “. Su padre, el capitán Jakub Wajda, había sido asesinado por los soviéticos en el campo de prisioneros de Kharkiv.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR