“¡Esos estúpidos que gritan!”: la furia de Perón el día que echó a los “imberbes” Montoneros de la Plaza

El acto del Día de los Trabajadores de 1974 marcó la ruptura definitiva entre los dos sectores que hasta entonces pujaban dentro del peronismo que había vuelto al gobierno hacía menos de un año. En su discurso, Juan Domingo Perón inclinó definitivamente la balanza en favor de la derecha del movimiento, lo que provocó la salida de los sectores de izquierda que habían concurrido a la Plaza. La crónica de un final anunciado

TE PUEDE INTERESAR