El gobierno porteño relanzó el plan de reciclaje: busca que el 80% de los vecinos separe sus residuos

Fue presentado por el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, y la ministra de Espacio Público e Higiene Urbana. El objetivo es duplicar el material reciclable para 2023. Las quejas de las cooperativas

El gobierno porteño busca que el 80% de los vecinos separe sus residuos
El gobierno porteño busca que el 80% de los vecinos separe sus residuos

El gobierno porteño relanzó oficialmente el plan de reciclado que pretende que el 80% de los vecinos de la Ciudad separen sus residuos. El anuncio, adelantado por Infobae hace unas semanas, fue realizado por el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, y por la ministra de Espacio Público e Higiene Urbana, Clara Muzzio. El objetivo luce ambicioso si se tiene en cuenta, además, que desde 2006 existen programas erráticos para conseguir el cambio de hábito.

En esta oportunidad las autoridades buscan para 2023, al menos, duplicar la cantidad de material reciclable que hoy se obtiene. En cifras eso se traduce a obtener unas 760 toneladas de reciclables al día. “Hoy sólo recuperan 380 tn por día de unas 2000 potenciales. Es apenas el 18%, si bien estamos más avanzados que otras ciudades de América latina nuestro sueño es conseguir que los vecinos empiecen a cambiar las prácticas desde sus casas”, indicó Muzzio.

El 80% del potencial reciclable es de 1600 tn. Sin embargo, cuando se le pregunta a los funcionarios por ese detalle del anuncio lo relativizan: “Estamos convencidos de que puede haber una transformación muy importante. Dos de los objetivos que buscamos es que el 80% de los vecinos separen y se comprometan con las políticas de reciclado y que haya un contenedor verde a no más de 150 metros. Creemos que en estos años hay un avance, que hay un 50% aproximadamente de personas que separan los residuos, que no es menor. Es producto de un cambio que lleva mucho tiempo”, explicó Miguel.

Ese porcentaje al que hace referencia el funcionario es parte de una serie de encuestas que realizó la gestión para tener una idea de los reclamos de los vecinos. En ese cuestionario, un 46% respondió que hacía algún tipo de separación de residuos. Claro está, no se ve reflejado en el material que se consigue.

¿Cuáles son las medidas con las que el gobierno porteño busca conseguir estos objetivos? De la presentación surgen varios anuncios con plazos diferentes. Desde mañana, por ejemplo, Boti, el chat oficial responderá qué residuo es reciclable y cuál no; también repartirán imanes en los barrios para indicar cómo separar los desechos; se elegirán “embajadores ambientales”, esto es vecinos convencidos para convencer a otros. A mediano plazo, colocarán contenedores verdes a 150 metros como máximo de cada vecino. Calculan que para fin de año se firmará un acuerdo con el Suterh para que los encargados estén incluidos en el plan de separación, se conformará un consejo de economía circular y se proyecta una unificación de normas para hacer más eficientes las acciones respecto de los materiales.

El presupuesto para el plan, que cuenta con más de 50 proyectos, es de 3182 millones de pesos. Una parte de esa inversión irá para las campañas de concientización pública y el porcentaje más grande será destinado al funcionamiento de las 12 cooperativas de cartoneros que trabajan en el distrito.

La planta de separación de residuos de la ciudad de Buenos Aires
La planta de separación de residuos de la ciudad de Buenos Aires

“Hoy las 12 cooperativas que trabajan en la ciudad de Buenos Aires reciben los materiales reciclables de los recuperadores urbanos, contenedores verdes, campanas verdes y puntos verdes. El Ministerio va a mejorar la infraestructura en territorio y optimizar el trabajo de los recuperadores”, explicaron en el gobierno porteño.

La administración dividió a la ciudad en dos grupos: los grandes generadores que representan el 10% de la ciudad en términos geográficos, que son los grandes comercios y edificios encargados. Con este grupo se realizará la recolección puerta a puerta, con el despliegue de los recuperadores urbanos de las cooperativas. Suman 1001 las toneladas diarias potenciales de material para reciclar.

Luego están los pequeños generadores, aproximadamente el 90% del distrito, que generan unas 1038 toneladas diarias potenciales de reciclables. Se trata de los edificios sin encargado, comercios de cercanía, vecinos de casas bajas. A este grupo se les solicitará llevar sus reciclables al contenedor verde, campana verde o punto verde más cercano.

El plan es que haya un contenedor verde cada 150 metros
El plan es que haya un contenedor verde cada 150 metros

Alicia Montoya, de la cooperativa El Álamo, no cree que pueda funcionar bien el sistema: “Han bajado la inversión en infraestructura. Y esa división no es más que marketing verde como viene haciendo este gobierno desde hace 14 años. Van a gastar en campañas de comunicación en lugar de usar el dinero para generar un verdadero cambio”.

Hoy, antes de firmar la paritaria de ajuste, las cooperativas enviaron una misiva -a la que tuvo acceso Infobae- a la Dirección de Reciclado en donde rechazan la propuesta oficial: “Uno de los problemas a resolver antes de la firma de cada cooperativa era el monto de los bonos de junio y diciembre. Para dicho problema los responsables de esta dirección prometieron resolverlo de palabra y plasmado en la paritaria, alegando que los bonos iban a ser con el mejor sueldo del semestre. Lamentamos que solo haya quedado en la palabra y que en el escrito diga otra cosa. Por ende, estamos en desacuerdo con la firma de la paritaria que no contempla el pago del bono como habíamos acordado las partes y esperamos que antes del primer pago, se resuelva favorablemente”.

“Es más de lo mismo. Anuncian y prometen una cosa y después no cumplen. La calle está muy dura y los centros verdes necesitan mucha inversión. No hay detalle de cuándo ni cómo se realizarán las obras”, agregó Montoya.

Respecto de los encargados, las administradoras de consorcio y los vecinos, en el gobierno porteño explicaron que les darán un tiempo para adecuarse, pero luego llegarán las multas. “Aún no hay una definición al respecto. La idea es que haya la menor cantidad de multas y que cada vez más personas separen en sus casas”, dijo Muzzio.

Como aliciente, se estudian distintas medidas de incentivo para los vecinos como la posibilidad de conseguir “Ecopuntos” para sumar crédito en la SUBE, según el comportamiento del vecino y también premios para asistir a espectáculos culturales, por ejemplo.

Para el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, el plan será un eje de lo que queda de gestión en el distrito: “El reciclaje es un desafío global y en la ciudad le vamos a dedicar tiempo y políticas sociales y ambientales para que los vecinos se comprometan tanto como nosotros y empiecen a cambiar sus hábitos”.

En 2023, la Ciudad quiere duplicar la cantidad de material reciclable
En 2023, la Ciudad quiere duplicar la cantidad de material reciclable

En febrero pasado se empezó una campaña de concientización puerta a puerta pensada para que todos los vecinos y vecinas aprendan todo lo que necesitan saber sobre cómo reciclar en la Ciudad. “A lo largo del año vamos a llegar a todos los barrios gracias a una red de voluntarios y voluntarias”, agregó la ministra. Según la encuesta oficial, el 42% de los vecinos y vecinas dice no reconocer, o no reconocer del todo, qué materiales son reciclables.

En la Ciudad también seguirán funcionando los puntos verdes. Hay 80 fijos y 4 puntos verdes móviles. “Quince de los fijos potenciarán su uso y ofrecerán diferentes servicios. Tendrán espacios de capacitación y concientización en donde se darán charlas y talleres, composteras para acercar sus orgánicos, y también recibirán pilas y residuos electrónicos”, detallaron. Hoy, un 13%de los vecinos que separan dice llevarlos ahí, siempre según el sondeo oficial.

SEGUIR LEYENDO: