Reabrieron los museos porteños después de 7 meses: qué se puede hacer y cómo son los protocolos durante las visitas

El gobierno porteño autorizó la reapertura escalonada con una serie de permisos y restricciones. Las recorridas serán de lunes a domingos, con reserva previa por vía digital y anticipada

Esta semana, la Ciudad permitió la reapertura escalonada de los museos públicos y privados
Esta semana, la Ciudad permitió la reapertura escalonada de los museos públicos y privados

Luego de permanecer durante siete meses cerrados al público, la ciudad de Buenos Aires permitió la reapertura de los muses de manera escalonada. La concurrencia se dará con reserva previa y aforos reducidos, de acuerdo a lo anunciado por el gobierno porteño, que adelantó que solo algunos museos públicos estarán en condiciones de dar inicio a esta primera etapa.

Los que reabrieron son el Museo Moderno de Buenos Aires, el Isaac Fernández Blanco y el Larreta. Los mismos debieron cumplir un protocolo de pautas y recomendaciones para establecer las medidas necesarias de distanciamiento social. Los museos públicos y de gestión privada de la Ciudad habilitarán recorridos de lunes a domingos entre las 10 y las 20, con reserva previa por vía digital y anticipada.

“Es una semana muy especial porque vuelven los museos a la Ciudad. La posibilidad de dejarnos atravesar por la cultura. Con mucha responsabilidad vamos a poder volver a vivir estos espacios que son fundamentales para nuestra cultura”, explicó el ministro de Cultura porteño, Enrique Avogadro.

Será obligatorio el uso de mascarillas (que cubran nariz y boca)
Será obligatorio el uso de mascarillas (que cubran nariz y boca)

Desde la Ciudad recomiendan el uso de mamparas o pantallas en las cajas de cobro que aseguren la protección del vendedor o el cliente. También se establecieron circuitos de recorrido en sentido único para impedir acercamientos imprevistos. Por otra parte, las puertas interiores deben mantenerse abiertas (para no ser tocadas) o ser higienizadas constantemente.

Todos los museos que reabran al público no podrán habilitar las instalaciones artísticas participativas ni se pueden tocar las obras, de modo que “solo estará permitida la visita contemplativa al museo, no la celebración de actividades culturales y educativas”. Y la visita será individual, esto significa “una persona o un grupo de convivientes que no superen las cuatro personas y que se deben mantener juntos y si se separan respetar el distanciamiento social”, explicó Felipe Miguel, jefe de Gabinete de la Ciudad.

El factor de ocupación será de una persona cada 15 metros cuadrados, a tal fin deberá tenerse en cuenta únicamente la superficie libre destinada a la exhibición de obras. El establecimiento se obliga al control estricto de dicha capacidad. También se recomienda que en cada sala de exposición se coloque un cartel en lugar visible indicando su capacidad máxima o aforo. Cada museo deberá controlar estrictamente la capacidad.

Para el recorrido, lógicamente, será obligatorio el uso de mascarillas -que cubran nariz y boca-, y que no se podrá retirar en ningún momento. Otra característica en común es que los servicios de lockers y guardarropas no funcionarán, por lo que la recomendación es ir con bolsos pequeños y livianos.

Los dispositivos como audioguías, auriculares, tablets o pantallas (que requieran manipulación) serán permitidos, siempre que se realice una desinfección sistemática después de cada uso.

Las visitas serán con reserva vía digital, de manera anticipada
Las visitas serán con reserva vía digital, de manera anticipada

También estará habilitado el servicio gastronómico de locales que se encuentren en terrazas o patios internos al aire libre, los cuales deberán adecuar su funcionamiento a lo establecido en los protocolos aprobados para el desarrollo de su actividad. En particular el protocolo para el funcionamiento de locales gastronómicos al aire libre para prevención y manejo de casos de COVID-19.

Aunque en espacios como Fundación Proa su bar en la terraza se puso en funcionamiento el último fin de semana, las pautas generales anunciadas habilitan el servicio regular. Deberán controlar la capacidad de la sala y que las puertas interiores se mantengan abiertas o en contaste desinfección.

Desde el gobierno porteño garantizaron que se realizará en forma regular la ventilación de todos los ambientes para permitir el recambio de aire. Las salas y los lugares de circulación del público, así como los espacios de trabajo del personal, se mantendrán en condiciones adecuadas de limpieza y desinfección.

En cuanto a museos de gestión privada, tanto el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) como Fundación Proa no pudieron dar precisiones de la fecha de apertura porque no habían sido notificados de que la reapertura se preveía para el lunes pasado.

Por su parte, el Ministerio de Cultura de la Nación anunció la semana última que algunos museos nacionales abrirán sus puertas al público en sus jardines y patios con actividades culturales para disfrutar al aire libre, de manera paulatina y de acuerdo a las situaciones epidemiológicas de cada región.

SEGUÍ LEYENDO:

Un Tinder de libros y un mundo en llamas interconectado por la literatura

MAS NOTICIAS