Esta semana comenzará a operar en la ciudad de Buenos Aires un nuevo centro de aislamiento para pacientes con síntomas leves de coronavirus. Estará ubicado en Costa Salguero y tendrá capacidad para 700 camas.

Según adelantaron desde el Ministerio de Salud porteño, las instalaciones estarán divididas en seis sectores: tres para albergar hombres, dos para mujeres y uno destinado a la organización y operación logística.

Los cinco sectores destinados a pacientes contarán con un comedor, un área de recreación, un módulo de duchas, baños y una posta de control sanitario.

El centro estará destinado a personas infectadas que tengan síntomas leves y no puedan permanecer aislados por sus propios medios. En ese sentido, la iniciativa busca ofrecerles un “espacio confortable” mientras transitan la enfermedad.

En principio, en Costa Salguero serán recibidas las personas alojadas en los paradores de la ciudad que se encuentren solas pero tengan capacidad de valerse por sí mismas.

En tanto, las familias que viven en barrios vulnerables podrán hacer el aislamiento juntos en los hoteles destinados por el gobierno porteño para la contención del virus.

Además, en pos de que la estadía de los pacientes se desarrolle en armonía, se implementarán distintas herramientas de contención social como talleres, música, actividades culturales y de esparcimiento.

Por ejemplo, las instalaciones cuentan con un cine para 100 personas y un área de esparcimiento donde los pacientes podrán realizar talleres en forma digital -a través de un sistema de pantallas- de manualidades, lectura y música, al igual que actividades como ping pong y metegol.

Además, todo el complejo contará con conexión a Internet que facilitará el contacto de los pacientes con sus seres queridos y el exterior.

Desde el Gobierno porteño aclararon que para todos los procesos “se elaboraron protocolos específicos que cumplen con la aprobación del Ministerio de Salud de la ciudad”.

La operación del centro de aislamiento está formada por un equipo de 285 personas, que incluye a 120 promotores de la salud -los únicos que están en contacto estrecho con los pacientes-, 10 enfermeros y 2 médicos.

El centro contará con una ambulancia permanente y los casos que evolucionen negativamente serán derivados al Hospital Fernández o al Hospital Bernardino Rivadavia.

Durante las últimas dos semanas la ciudad de Buenos Aires registró un aumentó en la tasa de contagios que multiplicó por cinco la cantidad de casos diarios. Los barrios de emergencia son actualmente las zonas más golpeadas por el virus.

Los últimos datos disponibles señalan que hubo 2841 casos positivos en las villas porteñas y el número total de fallecidos asciende a 23. El último fue el vecino y referente social de la Villa 31, Agustín Navarro, quien coordinaba un merendero en el barrio.

Había sido diagnosticado hace 10 días, fue aislado en un hotel en Recoleta y luego de que su condición empeorara a causa de que también padecía de algunos problemas respiratorios, fue derivado al Hospital Ramos Mejía, donde finalmente falleció este lunes.

En ese contexto, el gobierno porteño instaló 50 “postas sanitarias” en los accesos de la 31, la 1-11-14 y la 21-24, donde se toma voluntariamente la temperatura a los vecinos que ingresan al barrio. También se produjo una ampliación del Operativo DetectAR (Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina) para identificar casos positivos, que ya está presente en cuatro barrios de emergencia. Ese plan también se encarga de rastrear los contactos estrechos y derivar los casos sospechosos al Centro de Testeo para mantenerlos a resguardo.

Seguí leyendo: