Catriel Aiello está aislado en una zona desértica entre Perú y Chile
Catriel Aiello está aislado en una zona desértica entre Perú y Chile

Catriel Aiello viaja por América Latina desde hace cinco años cuando dejó de trabajar como publicitario para cargar una mochila y dedicarse a cantar y hacer artesanías para sobrevivir. Pero desde hace dos días su viaje quedó trunco: está en una zona desértica entre Chile y Perú porque ninguno de los dos países lo deja entrar luego del cierre de fronteras establecido como medida extrema en el combate contra el coronavirus.

Aiello, que viaja junto a un venezolano y un colombiano, fue contactado por Infobae y a través de un audio de WhatsApp explicó su situación: “Llegué hace dos días a la terminal de ómnibus de Arequipa, Perú. No había pasajes para ningún lado. Y conseguí un pasaje para llegar a Tacna. Ahí nos enteramos de que si se pagan 120 dólares de coima se puede pasar a Chile, pero no tenemos ese dinero. Vimos cómo la gente cruzaba la frontera sin problemas mientras nosotros no podíamos hacerlo”.

Aiello, argentino, 38 años, relató que intentaron pasar a Chile por un camino y los agentes chilenos los invitaron a volver hacia Perú de manera amable. Allí los peruanos les dijeron que regresaran a Chile. Al día siguiente intentaron pasar de nuevo a Chile por una vía de un tren pero los chilenos les volvieron a pedir que regresaran. “En el camino de vuelta –dijo Aiello– los policías de fronteras de Perú fueron un poco menos amables y nos dijeron que si insistíamos podían violar sus derechos”.

Los chilenos volvieron a decirles que no podían cruzar y les indicaron que fueran a una franja desértica conocida como Zona de Nadie entre las ciudades de Arica en Chile y Tacna en Perú.

“Estamos en un desierto de unos 200 metros, de un lado hay un cartel que dice ‘bienvenidos a Chile’ y otro que dice ‘bienvenidos a Perú’. En la zona del medio donde estamos nosotros sería la zona de “no son bienvenidos en ningún lado”.

Aiello y sus amigos intentaron hablar con las autoridades chilenas pero no lo lograron. “Estamos debajo de un cartel en medio del desierto. El cartel nos da un poco de sombra. Pasamos la noche de ayer ahí y hasta ayer nos dejaban cargar agua en un lugar cercano. Hoy las autoridades chilenas ordenaron que no nos dieran agua. Nos queda una botella de agua, medio sándwich, dos manzanas para los tres”.

A partir del cierre de las fronteras por el coronavirus, Aiello y sus amigos no tienen contacto con nadie. Mientras se podía entrar y salir de Chile y Perú, los que pasaban de un lado al otro les daban comida y bebida. Pero eso ya terminó. Y se agravó la situación.

Durante la tarde Aiello, a quien durante su viaje hacia Argentina le robaron su pasaporte y su celular, usaba el teléfono de su amigo venezolano, al que le quedaba tan solo el diez por ciento de batería. Creía Aiello que al haberles prohibido conseguir agua las autoridades iban a evitar que cargaran el celular, con lo que quedarían en el desierto e incomunicados. Las autoridades chilenas los hicieron salir de debajo del cartel y los obligaron a retirarse hasta una estatua de Jesucristo. Pero cuando pasaron de allí fueron los peruanos, siempre según el relato de Aiello, los que amagaron con sacar sus armas. Quedaron allí en medio de la nada a la espera de una solución de un problema difícil.

Las autoridades del consulado argentino en Antofagasta, Chile, están al tanto de la situación de Aiello, quien publicó varios videos explicando por lo que están pasando en la página de Facebook llamada Que siga fluyendo.

Aiello está acompañado por el venezolano Nilson Azuaje Serrano y el colombiano Sergio Orozco González. El argentino, a quien espera su familia en Vicente López, tiene tiempo para el humor a pesar de lo delicado de su situación. “Soy una especie de Tom Hanks en la película La Terminal. Pero en medio del desierto y con una sola botella de agua”.