El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, visitó este jueves a las comunidades wichi de Salta para supervisar el avance de las tareas de asistencia en la zona. Allí, aseguró que, a partir de la atención “conjunta” que brindan las autoridades nacionales y provinciales, “la situación" de desnutrición que afecta desde hace un tiempo a esta población indígena "está empezando a estabilizarse”, aunque advirtió que la realidad de la región sigue siendo “crítica”.

Acompañado por el gobernador local, Gustavo Sáenz, el funcionario recorrió la localidad de Alto de la Sierra, a 70 kilómetros del municipio Santa Victoria Este, donde se reunió con los caciques del lugar. Además, visitó una escuela primaria y el hospital provincial.

“En un contexto muy crítico, la situación está empezando estabilizarse”, dijo el ministro a la agencia de noticias Télam, y precisó que el Ejecutivo nacional está llevando a cabo las tareas de entrega de módulos alimentarios y provisión de agua potable, en este último caso a través del Ejército.

Asimismo, el titular de la cartera de Desarrollo Social aseguró que se están efectuando “rastrillajes” para dar con niños con dificultades de salud y poder así “vincularlos” con el hospital de Salta. “Todo eso está empezando a dar resultado, si bien la situación sigue siendo muy crítica”, aclaró Arroyo.

Además, el funcionario indicó que “más allá de la emergencia, los caciques pidieron por cuestiones estructurales, como pozos de aguas y proyectos productivos”. Al respecto, el ministro destacó que la “articulación” de las autoridades nacionales con las provinciales se está “fortaleciendo” durante la gestión de Sáenz, por ejemplo gracias a las acciones con la provisión de ambulancias, un aporte que resulta “clave” para las tareas de asistencia.

Daniel Arroyo y Gustavo Sáenz ya habían recorrido la semana pasada las comunidades wichis del norte salteño.
Daniel Arroyo y Gustavo Sáenz ya habían recorrido la semana pasada las comunidades wichis del norte salteño.

El lunes último, la Casa Rosada anunció la inversión de un millón de dólares para hacer siete pozos de agua en Santa Victoria Este, donde fallecieron al menos ocho niños wichis por desnutrición. A través de un préstamo del Banco Mundial, las obras proveerán este servicio básico para consumo humano y para la producción de alimentos a más de 4.500 habitantes de comunidades de pueblos originarios.

La semana pasada Arroyo había consignado además que al menos 32 niños de comunidades wichi permanecían internados por desnutrición, mientras otros 160 habían sido registrados con muy bajo peso en distintos parajes de Salta.

La situación sanitaria en esa provincia tuvo como respuesta un operativo conjunto que identificó la falta de acceso al agua potable como una de las causas principales de la problemática. Arroyo ya había visitado esta provincia para interiorizarse en el tema.

El jueves de la semana pasada, en conjunto con el ministro de Salud, Ginés González García, lanzó un plan de emergencia para esta zona que consiste, entre otras cosas, en enviar ayuda alimentaria y sanitaria.

“El problema central es que los chicos toman agua en mal estado y de ahí devienen las enfermedades”, explicaron los funcionarios en diálogo con la prensa. Por esta razón, las autoridades priorizaron tomar medidas para resolver este punto.

Seguí leyendo: