Susana Giménez y Mirtha Legrand en Mar del Plata
Susana Giménez y Mirtha Legrand en Mar del Plata

“Un país sin cultura no tiene futuro”, repite sin cesar Marcelo González. El empresario y su socio Guillermo Seita verán cristalizado su sueño esta noche, con la reinaguración del Teatro Tronador, un sitio emblemático en la historia cultural de Mar del Plata.

Con importantes reformas en las instalaciones y mejoras en las perspectivas desde las 790 butacas, el teatro reabrirá sus puertas luego de cerrar en 2015 y de afrontar tres años de remodelación. La apertura estuvo a cargo de Les Luthiers y contó con la presencia de Susana Giménez y Mirtha Legrand, quienes tendrán sus propios palcos, con las correspondientes placas con su nombre confeccionadas por el orfebre Juan Carlos Pallarols.

Más allá de la talla de los invitados y del espectáculo elegido para esta ocasión (estará en cartel de jueves a domingos hasta el 26 de enero), lo relevante es la recuperación de un espacio emblemático. Por allí pasaron figuras como Alberto Olmedo, Jorge Porcel, Mariano Mores, Estela Raval, Ricardo Darín y la propia Susana. Ahora, tras su completa renovación y habiendo sumado tecnología de última generación, albergará todo tipo de obras y conciertos de nivel internacional, que le devolverán el brillo de las viejas épocas doradas.

Se inauguró por primera vez en 1979 y desde ese entonces no le hicieron nada. Todo lo que tenía el teatro adentro lo doné a la ONG Gama. Sólo dejamos las paredes, lo levantamos 10 metros y adosamos locales y cocheras para poder emplazar el teatro como lo pidió la gente del Teatro Colón. Ellos hicieron un protocolo y yo lo seguí, por supuesto modernizado”, explica Marcelo González, uno de los dos dueños.

Durante estos años de remodelación, varios famosos viajaron exclusivamente a Mar del Plata para conocer el nuevo edificio, ubicado en Santiago del Estero 1746. Marcelo Tinelli, Nelson Castro y decenas de actores ya recorrieron el lujoso foyer de mármol, los exclusivos camarines para los artistas y la sala principal del teatro. “Tiene un escenario desmontable hecho por torneras chilenas especializadas, accesos directos desde las cocheras a los palcos, siete niveles acústicos, todo lo necesario en cuanto a salidas de emergencia, sistemas de escape y servicios para discapacitados, cada butaca está hecha a mano...”, enumera el empresario. En relación al foyer, allí se sitúa la escultura de un lobo de mar que Pallarols construyó con material bélico de la Guerra de Malvinas, en homenaje a los soldados caídos y a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, cuyos nombres se exponen en una rosa.

El orfebre Juan Carlos Pallarols construyó un lobo de mar, con una rosa que lleva los nombres de los caídos en la Guerra de Malvinas y de los 44 tripulantes del ARA San Juan.
El orfebre Juan Carlos Pallarols construyó un lobo de mar, con una rosa que lleva los nombres de los caídos en la Guerra de Malvinas y de los 44 tripulantes del ARA San Juan.

Con respecto al Colón, el Tronador alberga desde hace más de un año la primera sede del Instituto Superior de Arte del mítico teatro porteño fuera de la Ciudad de Buenos Aires. Ya hay más de 200 alumnos tomando clases de Danza con docentes oficiales del Colón, mientras que en un anexo del complejo funciona la Escuela Orquestal de Música y Canto. Allí se cursan de manera gratuita las carreras de Canto Lírico, Caracterización, Dirección Escénica de Ópera y Preparación Musical de Ópera. “Además, a partir de mitad del año que viene vamos a tener una escuela de artes y oficios, para la que ya tenemos más 300 inscriptos. Será para todo lo que tiene que ver con la parte escenotécnica y para generar laburo. No sólo producir, sino vender escenografía a otros teatros de Argentina y del mundo”, agrega Marcelo.

En tanto, hay mucho del Teatro Tronador que no se ve a simple vista: 70 toneladas de estructura metálica en su sistema de parrillas y en los puentes de maniobras, con 33 posiciones de colgado, sistemas de suspensión para decorados y varas de iluminación automatizados y un esquema de iluminación con 380 circuitos, instalados tras la demolición del techo y de su reconstrucción con más de 200 toneladas de hierro. En ese sentido, el arquitecto Alfio Sambataro y el escenógrafo Enrique Bordolini, quienes formaron parte de este proyecto, coincidieron en que nunca antes se había encarado una obra de semejante magnitud en Mar del Plata.

“Los teatros de acá son del año 80. Te podés imaginar lo que es hacer un teatro de semejante envergadura, con sala de piano, de odontología, de kinesiología, de audiovisuales, de maestros, tintorería, lavandería, restaurante y jacuzzi para el artista principal”, confía González

“Lo compré hace 5 años. Me parecía que era un legado que había que dejar y no paré: llevo 39 meses de obra. Si no generamos una cultura en los adolescentes y una salida laboral diferente se hace difícil", concluye, con su sueño a punto de convertirse en realidad.

Esta noche, cuando se corra por primera vez el telón, se confirmará que la cultura sigue siendo una prioridad en la Argentina. Y que la ciudad de Mar del Plata y el Teatro Tronador serán protagonistas.


Para adquirir las entradas:

Martes a domingos de 10 a 22, en boletería (en Santiago del Estero 1746) o a través de TuEntrada.com

Logística del evento de apertura:

Debido a la magnitud del evento, este jueves se montará un operativo de tránsito especial. A partir de la medianoche, se cortará la circulación de la calle Santiago del Estero, desde avenida Luro hasta la calle Rivadavia. Por tal motivo, no se podrá estacionar entre la peatonal San Martín y Rivadavia. Los vehículos podrán ingresar solamente por avenida Luro.


Seguí leyendo