Leopoldo Galtieri, Basilio Lami Dozo y Jorge Anaya. Este último se negó a la propuesta de paz del presidente peruano Fernando Belaúnde Terry.
Leopoldo Galtieri, Basilio Lami Dozo y Jorge Anaya. Este último se negó a la propuesta de paz del presidente peruano Fernando Belaúnde Terry.


Unos años más tarde de finalizado el conflicto argentino-británico de Malvinas , el almirante Harry Train, comandante de la Flota del Atlántico de la Armada de los Estados Unidos de Norteamérica, y simultáneamente Comandante Supremo Naval de la OTAN durante el período de la guerra de las Malvinas, hizo la siguiente observación, publicada por el Boletín del Centro Naval (Buenos Aires, marzo de 1987): “El ‘Operativo Rosario’ fue planeado e inicialmente ejecutado como una ‘invasión diplomática’. Como un aguijón de las atascadas negociaciones con los británicos sobre la soberanía de las islas. La operación nunca fue intentada como una operación de combate.” En otras palabras, desde el 2 de abril hasta el 1º de mayo de 1982, la Argentina se enfrascó en una batalla donde sus combates se libraban en los pupitres del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas o en la Organización de los Estados Americanos, mientras el Reino Unido de la Gran Bretaña dispuso, al margen de las escaramuzas en los organismos internacionales, la movilización de sus efectivos y reservas para una dura batalla militar. Durante el mes de abril la gran atención de la Junta Militar se depositó en lo que ocurría en Nueva York, Washington, Lima y Londres. Con el paso de las semanas, crecía en el Comité Militar un clima de sorpresa y desazón frente a acontecimientos difíciles de dominar, porque sobrepasaban a sus integrantes. Ahora comenzaba otro mes de conflicto y los discursos quedaron atrás. “El enemigo está dispuesto a pegar y pega fuerte”, dijo el Presidente de la Nación durante la reunión del gabinete, el 3 de mayo. En la misma ocasión dijo que al comenzar su gestión no tenía previsto un cambio tan radical de las circunstancias como el que se produciría luego del 2 de abril, por lo tanto pedía “prudencia” a sus colaboradores.

El 1º de mayo se inició la guerra, y entró en vigencia el día “D” para Gran Bretaña. A través del Mensaje Militar Conjunto Nº 26, Galtieri, Anaya y Lami Dozo entendieron que la hora de las palabras había terminado. Según el relato de la Junta Militar “seis buques británicos se acercaron a Puerto Argentino ejecutando fuego naval sobre la ciudad, mientras el almirante británico John Forster “Sandy” Woodward intimaba a rendición, la que fue rechazada por el Gobernador Militar en las islas Malvinas, general Mario Benjamín Menéndez. Esto fue comunicado por parte telefónico al Estado Mayor Conjunto en Buenos Aires.” Nada se dice del ataque de un bombardero Vulcan al aeropuerto –que había despegado de las Isla Ascensión y reabastecido en el aire en seis ocasiones-­ ni del desembarco de patrullas del Servicio Aéreo Especial y Naval Especial para marcar “blancos” ya que carecían de apropiadas fotografías satelitales o aéreas. La Junta Militar no va a sostener lo mismo: “El cable informativo 2172, del día 3 de mayo, y el Mensaje Militar Conjunto Nº 39 sostenían que ‘enemigo recibe información satélite sobre posición diurna y nocturna todas unidades superficie propias’”.

En el Diario de Guerra de los comandantes se dice: "El Ministro británico Francis Pym llegó a Nueva York antes de una operación británica masiva sobre Malvinas. Mientras, se desarrollaban acciones aisladas. Aquí declaró que la semana pasada había viajado a Washington para negociar con Alexander Haig (Secretario de Estado norteamericano) en su rol de “mediador”, pero que ahora viene a verlo ya como “aliado”. Si no hay una respuesta diplomática argentina para el lunes 3, entonces podría comenzar una operación mayor.

El sábado 2 de mayo de 1982, el embajador argentino en la OEA, Raúl Quijano, me dijo “off the record”: “Se estuvo a punto de llegar a un arreglo sobre la última propuesta de los Estados Unidos. El almirante Anaya empujó para endurecer la posición argentina. El gobierno no desea convocar al TIAR, nuevamente, porque teme que se produzca un enfrentamiento entre Latinoamérica y los Estados Unidos. Galtieri está muy dubitativo sobre qué camino tomar. Considera a los Estados Unidos un país amigo y el canciller Nicanor Costa Méndez cree que la futura negociación diplomática contará con la participación de los Estados Unidos. Yo dije que eso nos mantendría desarmados y con los brazos caídos. Para Galtieri es muy difícil la posición, porque los americanos eran los amigos de ayer. Se habla de la posibilidad del retiro del embajador argentino, Esteban Takacs”.

El hundimiento del crucero General Belgrano fue el pretexto principal que usaron tanto el entonces almirante Anaya y la primer ministro británica Margaret Thatcher -que lo provocó- para descartar un acuerdo de paz.
El hundimiento del crucero General Belgrano fue el pretexto principal que usaron tanto el entonces almirante Anaya y la primer ministro británica Margaret Thatcher -que lo provocó- para descartar un acuerdo de paz.

La propuesta peruana y el hundimiento del crucero ARA Belgrano.

“Lo que voy a relatar ahora—me dijo el brigadier Basilio Lami Dozo en un diálogo grabado- es la reunión de la Junta Militar que se realizó en la sede el Estado Mayor Conjunto después del hundimiento del crucero General Belgrano y del bautismo de la Fuerza Aérea. Era una reunión muy importante porque íbamos a analizar y definir sobre el proyecto de acuerdo del presidente del Perú, Fernando Belaúnde Terry. La reunión fue muy tensa porque el almirante Anaya estaba con el hundimiento del Belgrano y la pérdida de gran parte de sus tripulantes. Anaya estaba muy conmovido por el hundimiento (se emocionó). Dijo Anaya: ‘A pesar del hundimiento del Belgrano y lo que significa para nosotros, doy el visto bueno para aprobar el acuerdo’. Analizamos la propuesta los tres solos, sin presencia del canciller. Después de analizarla, primero definimos si era aceptable. El pensamiento (general) era de que era aceptable pero que era conveniente cambiar una palabra. En lugar de poner “deseos de los isleños” poner “intereses de los isleños”. Y para poder hacer esto íbamos a mandar a dialogar con el presidente del Perú una comisión integrada por un brigadier, un general y un almirante. Los designados eran el brigadier mayor (José) Miret, el general (Héctor) Iglesias, Secretario General de la Presidencia y el almirante (Roberto Benito) Moya, jefe de la Casa Militar de la Presidencia. Iban a salir al día siguiente, a primera hora, a Lima. Pero, aún si no aceptaba el cambio de “intereses” por “deseos” era intención de la Junta aceptar el proyecto de convenio para no tener un enfrentamiento bélico con la flota inglesa. En la Junta esperábamos que si el conflicto se presentaba en el campo diplomático todavía podíamos esperar alguna posición de los Estados Unidos favorable a la Argentina. Pero si había un enfrentamiento militar el gobierno de los Estados Unidos iba a apoyar al gobierno inglés. Y así fue. La reunión terminó pasada la medianoche. Tras la reunión pasé la noche en el comando (Edificio Cóndor). Cuando llego a mi despacho, el brigadier Miret me esperaba y le dije que al día siguiente debía viajar a Lima a conversar con las autoridades peruanas y aprobar el acuerdo.”

Vista parcial del Informe de los comandantes en jefe de las FF.AA. en el momento que tratan la propuesta del presidente Belaúnde Terry el 2 de mayo de 1982.
Vista parcial del Informe de los comandantes en jefe de las FF.AA. en el momento que tratan la propuesta del presidente Belaúnde Terry el 2 de mayo de 1982.


“A eso de las dos de la mañana, el ayudante que estaba de turno me despierta diciendo que hay una comunicación urgente con el general Galtieri para mí. Lo atiendo y me dice que había hablado con el presidente Belaúnde Terry diciéndole que en principio la propuesta del convenio era aceptable, pero que era conveniente por el hundimiento del General Belgrano esperar unos días para la reunión final y la aceptación final de la Junta Militar.”

“Cuando terminamos de hablar esta cuestión le dije: ‘Mira Leo esto no es lo que tratamos. La Junta va a aceptar como está y la Junta iba a mandar representantes. Yo en estas condiciones no mando mi representante porque no era lo que aceptamos’. Entonces me dice que lo mismo vamos a mandar al general Iglesias y al almirante Moya a conversar con el presidente del Perú.”

“Le pregunté, ¿cuál es el problema que hay ahora? Y me contesta que el almirantazgo, cuando llega el almirante Anaya a la sede de su comando, el Edificio Libertad, estaba esperando cuáles eran las novedades de la reunión de la Junta, y cuando se habló que se aceptaba el convenio, el almirantazgo le manifestó al almirante Anaya que ellos no estaban de acuerdo por la cantidad de pérdidas, y en especial porque al General Belgrano lo hundieron fuera de la zona de exclusión. Anaya le comunicó eso a Galtieri y Galtieri me lo comunicó a mí.”

Muchos años después de la guerra, Alexander Haig intentó explicar su fracaso como mediador, gestión a la que llamó “mi Waterloo": “El verdadero problema fue el sistema de veto que funcionaba en la junta de los militares argentinos. Nadie podía decir que sí y todos podían decir que no. El Ejército y la Fuerza Aérea, de alguna manera, eran más razonables. Galtieri hubiera aceptado las propuestas de paz, pero el Ejército no podía avanzar sin el consentimiento de la Armada”.

Hay otras opiniones, otras miradas, sobre lo que sucedió al Crucero Belgrano. Años más tarde, el comandante de la Armada Argentina, almirante Enrique E. Molina Pico (1994-1996) fijó una posición oficial: “Decir que el hundimiento del “Crucero Belgrano” fue un ‘crimen de guerra’ es faltarles el honor militar a los que murieron. Fue una acción de guerra, no un crimen de guerra. Todos los que estábamos en el mar, en plena guerra, teníamos un sobre en el que se establecían los considerando de la ‘Zona de Exclusión’, decretada por el gobierno británico, y se prevenía que ‘el gobierno de Su Majestad se reserva el derecho de atacar a cualquier nave o aeronave que considere un peligro para sus fuerzas’”. Se entiende afuera de la “Zona de Exclusión”. El mismo día, 2 de mayo, también es atacado el aviso ARA “Alférez Sobral”, muriendo su capitán y siete tripulantes. Tras el hecho, la flota argentina volvió a sus bases y ya no saldría por temor a ser hundida. Permaneció en aguas poco profundas para dificultar la cercanía de los submarinos nucleares.

Anaya, Galtieri y Lami Dozo. El Ejército y la Aeronáutica eran proclives a aceptar una propuesta de paz.
Anaya, Galtieri y Lami Dozo. El Ejército y la Aeronáutica eran proclives a aceptar una propuesta de paz.

-¿Por qué retiras la flota- Incomodó Lami Dozo a su colega Anaya.

-Porque se descalibró el instrumental.

-¿Y cuándo la traés? (al Teatro de Guerra).

-Cuanto antes.

La flota de guerra no salió más a mar abierto por temor a los submarinos nucleares. Había quedado neutralizada. Los del Ejército decían con sorna que “navegaba sobre rueditas por la Ruta 3”.

Lami Dozo volvió a agregar: “Yo no estuve de acuerdo (con suspender la negociación peruana). Le dije a Anaya: 'Comprendo lo que siente la Armada por el crucero General Belgrano y lo comparto, pero a veces hay que tomar decisiones cuando hay mucho dolor encima, pero hay que tomarlas. Y la decisión que acordamos era aceptar el proyecto de acuerdo a la forma que estaba escrito y con el breve cambio de “intereses” por “deseos”, así que manden ustedes (sus representantes) pero desde ahora te digo que voy a comenzar a trabajar solo para un convenio. Lo único que voy a hacer es decirles a ustedes que estoy trabajando y con quiénes estoy trabajando. Y cuando tenga el resultado les avisaré… cómo van las gestiones. Así que le dije que nos veremos en la próxima reunión, corté y le comunique al brigadier Miret que no iba a ir a Lima y que me venga a ver al día siguiente. Y lamentablemente no se pudo hacer el convenio.”

“Mi pensamiento me dice que sin el conocimiento de la Junta Militar, el crucero General Belgrano regresaba de un intento de recuperar las islas Georgias del Sur, que no tenía casi guarnición inglesa después que se rindiera la guarnición argentina. Por razones que no conozco suspendió ese intento y regresaba a Ushuaia bordeando la zona de exclusión. El ARA Belgrano era un navío fundamental para la defensa de Puerto Argentino. Por el alcance de sus cañones podía impedir el bombardeo constante que sufría Puerto Argentino y la base aérea. El alcance de sus cañones era superior al alcance de la flota inglesa, entonces el crucero anclado en Puerto Argentino era un elemento fundamental para evitar el bombardeo nocturno de la flota inglesa.”, señaló el jefe de la Fuerza Aérea durante el conflicto.

Fernando Belaúnde Terry, el presidente peruano que esbozó el plan de paz en el conflicto de Malvinas.
Fernando Belaúnde Terry, el presidente peruano que esbozó el plan de paz en el conflicto de Malvinas.

Argumentos no válidos.

“Después de analizar los hechos llegue a la conclusión que el hundimiento del General Belgrano fuera de la zona de exclusión tuvo como propósito sabotear el acuerdo. Que la Argentina saboteara el acuerdo por el hundimiento, esa es una parte. Otra gente dice que también se sumó a tratar de nivelar las pérdidas que había tenido la flota inglesa en un intento de desembarco dos días antes en la zona cerca de Puerto Argentino. Ahí fue hundida la fragata HMS Sheffield, que era el buque más importante de la flota de tareas inglesa. Mi conclusión personal fue que el objetivo fundamental de la orden de hundir el Belgrano, según nuestras fuentes, y que después fue confirmada por la propia ex Primer Ministro, se debía exclusivamente a que la Thatcher no quería firmar ningún acuerdo. Ella quería una victoria militar por razones políticas y razones militares. Políticas porque tenía problemas con su liderazgo en el Partido Conservador. Estaba por perder la presidencia del Partido Conservador. Y exclusivamente militares porque la Armada inglesa, dentro de la OTAN, perdía su rol ofensivo y le dejaban a la Armada inglesa un papel defensivo que era antisubmarino y antiaéreo y el rol ofensivo quedaba en manos de la Armada de los Estados Unidos. Indudablemente logró su objetivo al sabotear el acuerdo que le presento Belaúnde Terry. El proyecto no era de Perú, el presidente peruano fue el medio en que se valieron ciertos sectores del gobierno inglés con el apoyo de ciertos sectores del gobierno norteamericano en presentar ese acuerdo.”

“Empecé a trabajar ese acuerdo con dos ciudadanos argentinos que tenían muy buenos contactos con el gobierno del presidente Reagan. Uno era el doctor Ricardo Zin y el otro el escribano Wenceslao Bunge y la funcionaria que más conversaba con ellos era Jeanne “Juanita” Kirkpatrick, la embajadora de los EE.UU. en Naciones Unidas que ayudó muchísimo para lograr un acuerdo…lamentablemente no pudimos llegar a un acuerdo por decisión de la Primera Ministra inglesa que no quería llegar a ningún acuerdo o reunión por la soberanía.”

El documento secreto con la propuesta de paz peruana.
El documento secreto con la propuesta de paz peruana.

La propuesta peruana del 2 de mayo de 1982, surge de la conversación telefónica entre el presidente Belaúnde y el canciller Costa Méndez, y establecía:

1) Cese inmediato de las hostilidades.

2) Retiro mutuo de fuerzas.

3) Presencia de representantes ajenos a las dos partes involucradas en el conflicto para administrar temporalmente las islas.

4) Los dos gobiernos reconocen la existencia de reclamaciones discrepantes y conflictivas sobre la situación de las islas.

5) Los dos gobiernos reconocen que las aspiraciones y los intereses de los habitantes locales tienen que ser tomados en cuenta en la solución definitiva del problema (también se negoció el concepto “puntos de vista” de los intereses de la población).

6) El grupo de contacto que intervendría de inmediato en las negociaciones para implementar este convenio estaría compuesto por varios países a designarse de común acuerdo.

7) Antes del 30 de abril de 1983 se habrá llegado a un acuerdo definitivo, bajo la responsabilidad del grupo de países antes mencionados."

Existía, con respecto a las otras propuestas de negociación, dos puntos que llamaban la atención -el 3º y 6º- porque dejaba al margen a los dos países involucrados en la contienda, la Argentina y Gran Bretaña. En el 3º de la administración local y el 6º de las negociaciones diplomáticas. Durante una conversación telefónica, Belaúnde le dijo a Costa Méndez que “las terceras partes tendrían que reemplazar por entero a todo lo que fuera administración británica”. Los países propuestos por Belaúnde Terry fueron Perú y Brasil, por la Argentina, y Alemania Occidental y Estados Unidos, por el Reino Unido. El canciller Costa Méndez se encargó de desechar a los Estados Unidos, porque había votado en contra la declaración del TIAR, entonces los peruanos mencionaron a Canadá (también rechazado) y finalmente se habló de Italia, aunque luego volvió al cuarteto los Estados Unidos de Norteamérica.

Seguir leyendo