Callejero Fino, el rapero con prisión domiciliaria que busca cambiar su destino: “Iba a terminar preso o muerto, la música me salvó”

Simón Alvarenga tiene 23 años y vive en su casa de Derqui con tobillera electrónica. Tiene más de 54 mil seguidores en Instagram y una legión de fans en las zonas más vulnerables del Conurbano. Los periodistas de Mundo Villa lo visitaron en su barrio. Y cuentan la historia de un joven que hoy pide perdón y sueña con poder vivir de la música

TE PUEDE INTERESAR