Una de las tumbas profanadas. Foto: La Gaceta
Una de las tumbas profanadas. Foto: La Gaceta

Más de 30 tumbas emplazadas en el Cementerio Israelita de Tucumán fueron profanadas durante el pasado fin de semana, luego de que grupos de personas no identificadas ingresaran al predio y sustrajeran placas de bronce empotradas en las lápidas.

Autoridades de la institución denunciaron que los agresores lograron ingresar con "absoluta tranquilidad" al predio, a pesar de que este cuenta con custodia policial durante las 24 horas del día.

En diálogo con La Gaceta, el presidente de Kehilá Tucumán -una institución judía de la provincia, a cargo de la administración del cementerio- Ricardo Schkolnik indicó que un tercer intento de entrada fue frustrado luego de que el oficial de custodia presente realizara disparos al aire para disuadir a los agresores.

"Hubo actos de vandalismo tiempo atrás. Hacía bastante que no pasaba. Antes rompían una tumba y nada más. Esta vez el destrozo ha sido en general y de otra magnitud", agregó Schkolnik.

En un comunicado, la Kehilá Tucumán detalló que "el blanco de los robos son las placas de bronce y metal que tienen las matzevot (lápidas) más antiguas, y en el proceso de la extracción generalmente rompen lo que les impida extraerlas".

Las autoridades consideraron que la motivación de los ataques puede ser económica. "Estimo que el bronce es el material, de mayor valor, entre lo sustraído. Quizás, lo sacan, lo funden y lo venden. Es material preciado y se paga bien por el kilo en la plaza comercial", expresó Schkolnik. De hecho, el director de cementerios de la capital tucumana le indicó -también a La Gaceta- que se han registrado ataques de similar naturaleza en otros cementerios, aunque de menor magnitud.

Como consecuencia de los ataques, las autoridades de la colectividad se reunieron con autoridades policiales, a quienes pidieron "se intensifiquen las rondas de los patrulleros en la zona".  Voceros policiales aseguraron que efectivamente aumentarán el número de recorridos en la zona para reducir las chances de que se repitan situaciones de esta naturaleza.

Además, desde la institución judía indicaron que tomarán otras medidas alusivas en base a sus recursos económicos disponibles, que son "sumamente escasos". "Los tiempos que corren nos exigen ser creativos", indicaron.

Y agregaron: "Queremos transmitirles a todos la tranquilidad de que no nos quedaremos en el rol de víctimas, accionaremos y actuaremos para poner fin a estas situaciones. Es lo que nuestra función y cargo exigen de nosotros".

Seguí leyendo: