De Miss Bolivia a Mostaza Merlo, los sorprendentes usos de "paso", la palabra del día

Un recorrido literario y musical por el término que más se repetirá a lo largo de la jornada electoral

Lejos de mi ánimo escribir sobre la actualidad política, materia de la que hay notorios comentaristas a un par de clics de aquí. En ese sentido, como en el truco, paso.

Pero como dijo Mostaza Merlo en aquella triunfal temporada de Racing en 2001, vayamos paso a paso.

Las PASO son una sigla. Esto es, un "signo lingüístico formado generalmente con las letras iniciales de cada uno de los términos que integran una expresión". En este caso, Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias.

Suena contundente. Sin embargo, a mí me interesa la palabra "paso", solita, sin mayúsculas y desprovista del rutilante significado político de esta jornada.

Reinaldo “Mostaza” Merlo impuso su frase “paso a paso”
Reinaldo “Mostaza” Merlo impuso su frase “paso a paso”

Este sustantivo común es la esencia de una frase que se le atribuye al viejo maestro chino Lao-Tsé: "Un viaje de mil millas comienza con el primer paso".

Seguimos su consejo. Y ya empezamos, aunque el recorrido de esa crónica será más breve. Para abrirme paso, acudo a un hermoso recuerdo.

Entre 1963 y 1966 trabajé en LS1 Radio Municipal -hoy Radio Ciudad 1110 AM- en el subsuelo del Teatro Colón. Allí estaban Astor Piazzolla, Eladia Blázquez, Aníbal Troilo, Enrique Villegas y Atahualpa Yupanqui, entre muchos otros creadores. Y también Antonio Porchia, quien leía sus Voces una vez por semana.

Recuerdo especialmente aquella que decía: "He llegado a un paso de todo. Y aquí me quedo, lejos de todo, un paso".

Miss Bolivia canta: “La maga me dijo que estaba con mal de ojo otra vez y entonces mientras rezaba, tiraba un paso y movía los pies. Era un paso mágico”
Miss Bolivia canta: “La maga me dijo que estaba con mal de ojo otra vez y entonces mientras rezaba, tiraba un paso y movía los pies. Era un paso mágico”

El paso como unidad de tránsito puede tener esta hondura metafísica. Y también reflejar, a través de la sensibilidad de Evaristo Carriego, la angustia de una mujer ultrajada:

"La costurerita que dio aquel mal paso
y lo peor de todo, sin necesidad
con el sinvergüenza que no la hizo caso
después según dicen en la vecindad
se fue hace dos días. Ya no era posible
fingir por más tiempo. Daba compasión
verla aguantar esa maldad insufrible
de las compañeras, tan sin corazón!"

La literatura popular me permite salir del paso. Y me ofrece un tango como referencia:

"Ha llegado el momento querida,
de ausentarme quién sabe hasta cuando.
En mis labios se asoma temblando
una mueca que dice el adiós…
Nuestro amor fue un amor del momento,
mi cariño fue un ave de paso…"

Así se llama el bello tema que tiene música de Charlo y versos de Enrique Cadícamo: Ave de paso.

En otra línea, más costumbrista, Héctor Marcó compuso la milonga Salí del paso, Manolo, en la que aconseja:

"Salí del paso Manolo, salí
No te apurés, te aconsejo…
Qué sólo por ser viejo, me oís,
el diablo se pinta solo.
Salí del paso Manolo, salí…"

Si sigo con los tangos, puedo dar un paso en falso. Entonces, vuelvo sobre mis pasos. Y apelo a Miss Bolivia, que nos canta:

"La maga me dijo que estaba
con mal de ojo otra vez
y entonces mientras rezaba
tiraba un paso y movía los pies.
Era un paso mágico
esos que en un minuto borran lo trágico
era increíble, se derretía el plástico,
era infalible y a la vez tan práctico el paso mágico".

Sencillo y modesto, el sustantivo "paso" le cae bien a todo el mundo. A Abraham Lincoln, nada menos, quien nos dejó una prudente advertencia: "Más vale ceder el paso a un perro que dejarse morder por él".

Luis Fonsi también usó el término, pero en diminutivo (Instagram: luisfonsi)
Luis Fonsi también usó el término, pero en diminutivo (Instagram: luisfonsi)

Y al puertorriqueño Luis Fonsi, quien utilizó el diminutivo y construyó un éxito millonario con Despacito: "Pasito a pasito, suave suavecito / nos vamos pegando poquito a poquito…"

Algún lector disconforme con esta crónica, estará a punto de arrojarme aquella frase española tan contundente: "La primera te la paso, pero a la segunda te aso".

Prefiero dar un paso… al frente. Y sigo con los tangos, en algunos de los cuales el sustantivo se pone en acción y se convierte en el verbo "pasar". Como en Se pasó tu cuarto de hora, una frase que usamos con frecuencia, y que es el título de aquella letra de Carlos A. Petit:

"Con el reloj en la mano
yo sufría tu tardanza
y tenía la esperanza
de que ibas a volver.
Pero el plazo se cumplió
por eso te grito ahora
se pasó tu cuarto de hora
adiós, que te vaya bien…"

La situación social, en diferentes momentos de la historia del país, provocó la doliente queja tanguera. Enrique Santos Discépolo, en 1931, utilizó el "vesre" porteño para preguntar con dureza.

Qué "sapa" Señor / que todo es demencia! / Los chicos ya nacen / por correspondencia / y asoman del sobre / sabiendo afanar…", escribió.

En otro momento de crisis, en 1962, Mario Batistella escribió junto a Edmundo Rivero un verdadero documento. El título es Bronca y coincide con el interrogante discepoliano: "¿Qué pasa en este país / qué pasa, mi Dios / que nos venimos tan abajo? / ¡Qué tapa que nos metió / el año sesenta y dos!"

Varias veces estuvimos a un paso del abismo. Y los tangos lo reflejaron. Por suerte, eso pasó a la historia.

Juan José Paso, uno de los próceres argentinos de la Primera Junta
Juan José Paso, uno de los próceres argentinos de la Primera Junta

Hablando de eso, de historia: no incluyo en esta viñeta al secretario de la Primera Junta y también lector del Acta de la Independencia de 1816, don Juan José Paso, porque en realidad su apellido original se escribía con doble "s". Él era Juan Joseph Esteban del Passo, hijo del gallego Domingo del Passo. Y los orígenes del apellido se pierden en el 1500, cuando el Reino de Galicia y el Reino de Portugal se influían mutuamente.

Volvamos al presente. Hoy, en este día de ejercicio democrático, podemos buscar ayuda en las frases hechas. Es decir, de paso cañazo.

Nos sorprenderá comprobar que la combinación del lenguaje cotidiano con el sustantivo paso transformado en verbo, permite aventurar diversas situaciones vinculadas con el resultado de las PASO.

Porque algunos van a pasar al frente. Y otros van a pasar calor. Los ganadores, a lo mejor, pasan el trapo. Y entre los perdedores, probablemente, ante el resultado adverso se van a pasar el fardo. Ya se sabe, en esos casos todo el mundo se pasa la pelota.

Cuando sean las seis de la tarde, la boca de urna nos va a pasar el santo. Aunque a veces esa información se convirtió en un paso de comedia. Porque más de una vez, nos quisieron pasar gato por liebre.

En fin, disfrutemos de este día de elecciones primarias. Porque cuando mirás hacia atrás ves cuánto hemos avanzado.

Aunque vayamos a paso de tortuga.

Seguí leyendo

Últimas Noticias

Después de concurrir a la reunión anual de la Unión Interparlamentaria Europea, Qatar aprueba Ley contra el lavado y blanqueo de activos

Los narcotraficantes que sean detenidos en los estados del Golfo enfrentarán la pena de muerte y aquellos que faciliten su accionar recibirán penas de entre a 40 y 60 años de prisión efectiva

El PSG de Lionel Messi busca regresar al triunfo en la Ligue 1 en su visita al Lens: hora, TV y formaciones

Tras el empate sin goles frente al Niza, el cuadro parisino intentará sumar los tres puntos en el Stade Bollaert-Delelis para afianzarse como líder del torneo

El papa Francisco llegó a Grecia para una visita de dos días y medio

Tiene previsto pronunciar tres discursos, ante las autoridades, el arzobispo ortodoxo y representantes de la Iglesia católica. Es el primer viaje de un pontífice a la capital griega desde que lo hiciera Juan Pablo II en 2001

Roxana Kreimer: “En el caso de Lucio Dupuy, se adoptó un prejuicio sexista en favor de las madres”

“En la Justicia no debería haber una sola perspectiva de género”, dice la autora de “El Patriarcado no existe más”. “Acá se perjudicó a los varones, al padre y al tío del niño asesinado”, sostuvo en esta entrevista con Infobae

Tiene un retraso madurativo, pero no bajó brazos, consiguió trabajo y ahora proyecta mudarse sola

Desde 2014, Valeria Rodríguez es parte del programa de inclusión laboral que creó la Fundación DISCAR. Esa semana se realizó “Expo inclusión”, la feria virtual que reúne a las principales empresas inclusivas del país. Una inspiradora historia de superación
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR