Expertos en consumo aconsejan comparar precios antes de comprar o tentarse con promociones
Expertos en consumo aconsejan comparar precios antes de comprar o tentarse con promociones

En tiempos de crisis, donde la inflación se hace sentir con fuerza en las góndolas de los supermercados y distorsiona los precios de referencia, cada vez cuesta más establecer si un producto es caro o barato. Por eso, es fundamental investigar, comparar y establecer si las ofertas, descuentos, promociones ofrecidos son convenientes.

Hoy en día, las estrategias de marketing obligan al consumidor a hacer un esfuerzo extra para interpretar las propuestas y hacer un cálculo matemático para determinar cuál será el precio final que se terminará pagando en la caja del supermercado.

¿Rebajas del 70%, descuentos del 50% en la segunda unidad o 3×2? Antes de comprar, los expertos aseguran que es primordial chequear el valor neto de producto y evaluar si la promoción se traduce en un descuento significativo. Incluso, es posible que otra marca que no sea la de la oferta 3×2 tenga un precio inferior llevando un solo producto.

Los supermercados publicitan sus promos, aunque no siempre le resultan convenientes al consumidor (NA)

Para que constatar si un precio está realmente "inflado" no se vuelva una misión imposible, el sitio web Precios Claros y la app Dónde Compro lo hacen por los consumidores. Ambos sistemas funcionan mediante un geolocalizador que al poner la dirección postal arroja cuáles son los supermercados más cercanos que comercializan el producto deseado con sus rangos de precios (Ej: desde $X hasta $X). Mientras que en el primero se muestran de acuerdo a la proximidad del hogar, en el segundo se exhiben de más baratos a más caros. Incluso, éste último brinda la posibilidad de escanear el código de barras del artículo en cuestión cuando uno está frente al producto y así saber si es la mejor opción.

Otra alternativa, para no andar mirando cada una de las páginas de los supermercados, es bajarse la aplicación Promos del Día que concentra los promociones y rebajas que hacen los supermercados minoristas y mayoristas de Capital y GBA. Además, permite bajarse los folletos que ofrece cada centro de compra y conocer día por día cuáles son los bancos y las tarjetas habilitadas para gozar de los beneficios que ofrecen.

Apps que ayudan al consumidor a hacer compras inteligentes comparando precios
Apps que ayudan al consumidor a hacer compras inteligentes comparando precios

Para despejar dudas a la hora de hacer una compra inteligente, estos ejemplos sirven para entender algunos de los carteles que se exhiben en las góndolas: un 2×1 representa el 50% de descuento; un 3×2, el 33,33%; un 4×3, el 25%, y un 5×4, el 20%. La oferta de 50% en la segunda unidad es un 25% de descuento; el 70% en la segunda, un 35%; y el 80%, un 40%.

"Uno de los trucos que hacen es inflarte el precio con el 2×1. Hay que ver cuánto sale por unidad y comparar. Las ofertas verdaderas son cuando ves que un producto está rebajado", indicó Mariano Gorodisch, autor del libro Mas de 70 formas de sacarle el jugo a la economía macrista.

"Además de evaluar el precio neto, es importante pensar en el uso que se dará a los productos. En ocasiones comprar más cantidad que la necesaria implica costos ocultos, como el vencimiento de artículos que son perecederos. En ocasiones, comprar aprovechando promociones implica abastecernos para el consumo de varios años, lo que reduce el dinero disponible para necesidades más inmediatas", alertó por su parte el economista Ariel Baños, autor del libro 50 lecciones de precios de la vida real.

Ante la variedad de marcas de un mismo producto, lo importante es focalizar en el envase y hacer la ecuación precio/kilo
Ante la variedad de marcas de un mismo producto, lo importante es focalizar en el envase y hacer la ecuación precio/kilo

Otro tip a tener en cuenta es prestarle atención a los envases ya que hay muchas empresas que optaron por reducir sus paquetes para no subir los precios, lo que se convierte en un arma de doble filo.

"La cartelería donde se indica el precio por unidad de medida es de gran ayuda, pero cuando este dato no aparece no queda otro camino que hacer el cálculo. Siempre es conveniente comparar precio por kilo, litro, metro, o la unidad de medida que corresponda al producto que estamos llevando", aconsejó Baños.

En ese sentido, Gorodisch explicó que hay concepto llamado reduflación donde las empresas reducen a propósito el contenido de los envases pero no bajan el precio "Achican los envases para que el precio no asuste tanto, pero vos estás pagando más caro", alertó. De hecho, un informe del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM) denunció que en 2018 el 80% de las marcas en el país lo hace.

Desde Defensa al Consumidor de la Ciudad le informaron a este medio que realizan controles periódicos en las balanzas utilizadas para medir el peso de productos que son fraccionados y etiquetados en los comercios.

"El control de productos cerrados con medición de fábrica es Verificado por el INTI. Cada producto debe informar el peso o medida exacta. Pero cada empresa es la que define las presentaciones de sus envases y es el consumidor el que debe evaluar si conviene comparativamente con otras marcas", señaló Vilma Bouza, directora del organismo.

Con tantas ofertas en el mercado, los consumidores deben hacer un esfuerzo extra para interpretar las propuestas
Con tantas ofertas en el mercado, los consumidores deben hacer un esfuerzo extra para interpretar las propuestas

Gorodisch también pidió prestarle atención al precio góndola y al precio caja porque algunas veces varía y no se respetan, incluso, las ofertas promocionadas. "Todas las veces que me pasó me dijeron que como los aumentos son constantes, los repositores no llegan a modificar los precios, pero que en el sistema es automático. Igual, por más explicaciones que den, siempre te tienen que respetar el precio góndola. Es indispensable chequear el ticket antes de irse del súper", señaló el experto.

¿Qué pasa con los Precios Cuidados o Precios Esenciales? "Los artículos de estos programas y las rebajas puntuales que los supermercados aplican a determinados productos no suelen acumularse con las promociones de los bancos. En ocasiones llevamos un producto que está anunciado con descuento especial, pero como está excluido de la promoción general del comercio, termina siendo más caro que otros", advirtió Baños.

Los descuentos que hacen los bancos también funcionan como un imán para los consumidores. Es que en época de billeteras flacas, la gente ya no privilegia tanto la cercanía sino los precios más accesibles. Pero los expertos aconsejan tener cuidado, porque muchas veces esos descuentos no se encuentran en todas las sucursales.

"La gente cada vez es más infiel al supermercado porque se la pasa buscando ofertas. Hoy la gente trabaja de ahorrar. Camina y camina para buscar precios porque hay mucha diferencia entre un mismo producto de la misma marca, de la misma calidad y contenido en un supermercado y en otro", concluyó Gorodisch.

Los bancos hacen acuerdos con los bancos para que la gente pueda comprar con descuento en días determinados de la semana
Los bancos hacen acuerdos con los bancos para que la gente pueda comprar con descuento en días determinados de la semana

A la hora de planificar una compra inteligente, desde Defensa al Consumidor de la Ciudad aconsejan:

1- Establecer una lista de productos que consumimos: nos ayuda a no comprar cosas que no necesitamos o pagar precios altos sin conocimiento del valor real.

2- Elegir el comercio: verificar qué descuentos tengo con la tarjeta de crédito o con las de los mismos comercios que ofrecen en forma gratuita. Es importantísimo conocer la oferta de al menos tres espacios comerciales.

3- Asistir siempre con el tiempo:  es para hacer el recorrido con tranquilidad y evitar las compras compulsivas.

SEGUÍ LEYENDO