El Servicio Penitenciario informó la puesta en marcha de un plan para prevenir el hantavirus en las cárceles de todo el país. Fue luego del pedido que había realizado la semana pasada el Sistema Interinstitucional de Control de Cárceles.

El 21 de enero, el organismo que preside el juez federal Gustavo Hornos le había enviado una carta al ministro de Justicia, Germán Garavano, para pedirle que informara "si se dispusieron programas o acciones específicas dirigidas a garantizar la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud para evitar contagios y su propagación de las personas detenidas".

El juez federal Gustavo Hornos, presidente del Sistema Interinstitucional de Control de Cárceles
El juez federal Gustavo Hornos, presidente del Sistema Interinstitucional de Control de Cárceles

En respuesta a ese pedido, el Servicio Penitenciario informó que se dispuso que un importante número de internos sean afectados a las tareas laborales de limpieza de pisos, paredes, puertas y mobiliario en los establecimientos carcelarios. Para eso, se les entregaron guantes, botas y lavandina.

También se tomaron medidas tendientes a la prevención y detección de casos de dengue, zika y chikungunya dispuestas en la "Guía para el Manejo ambiental para Prevenir Dengue, Zika, Chikungunya del Ministerio de Salud de la Nación".

A través de la carta de Hornos a Garavano, el organismo había advertido que en algunas unidades penitenciarias los internos "deben convivir en los espacios comunes con presencia de roedores y falta de higiene".

También había recordado la IV Recomendación emitida por el Sistema sobre "Derecho a la salud. Acceso efectivo a la prestación de servicios de asistencia médica de las personas privadas de libertad" y reiteró la importancia de que se efectúen de manera completa exámenes médicos y clínicos de laboratorio al ingreso y se haga efectivo el cumplimiento de lo dispuesto en el Plan estratégico de salud integral en el Servicio Penitenciario Federal.

El documento señalaba al ministro de Justicia y Derechos Humanos, al ministro de Salud y a la ministra de Desarrollo Social "lo imperioso de generar dispositivos institucionales de atención que garanticen el acceso a la salud de las personas detenidas".

El organismo manifestó en aquella oportunidad su disposición para el "trabajo conjunto con el objetivo de mejorar las condiciones de higiene y atención de salud de las personas privadas de su libertad".