El temporal afectó el suministro eléctrico en algunas zonas. (Joaquín Pedroso)
El temporal afectó el suministro eléctrico en algunas zonas. (Joaquín Pedroso)

Miles de usuarios de las zonas de Edenor y Edesur permanecen con cortes de luz a raíz de la tormenta eléctrica y las fuertes lluvias de este sábado, que sorprendieron a los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires y Conurbano.

Hacia las 21, todavía había unos 25 mil clientes en el área de Edesur y Edenor continuaban con el suministro eléctrico interrumpido como consecuencia de los anegamientos y las precipitaciones.

Entre los barrios de la Ciudad que tuvieron mayores inconvenientes energéticos durante el día estuvieron Parque Avellaneda, Almagro, Balvanera Villa Lugano y Flores.

En el Gran Buenos Aires se detectaron otros 24 mil cortes de luz. Los municipios bonaerenses que sufrieron más cortes fueron General Rodríguez, Florencio Varela, Avellaneda, Quilmes, San Miguel, Tigre y Escobar, entre otros.

En tanto, las localidades provinciales que más padecieron el temporal por la caída del servicio eléctrico fueron Los Polvorines (Malvinas Argentinas), Dique Luján (Tigre) y La Lonja (Pilar).

El horario más crítico en materia de cortes de luz fue entre las 9 y media y 11 de la mañana, coincidente con el pico del temporal. A las 10, se detectaron más de 90 mil usuarios sin energía, repartidos 30 mil en el área de Edenor y otros 60 mil en el alcance de cobertura de Edesur.

Con el correr del sábado, la cantidad de clientes afectados fue bajando paulatinamente, alcanzando a las 16 un total de 47.000 usuarios sin suministro eléctrico.

Las intensas lluvias produjeron desbordes en numerosos barrios del área metropolitana, ocasionando problemas energéticos por el ingreso de agua y daños materiales en las viviendas.

Así se encontraba la red eléctrica metropolitana a las 15 del sábado.
Así se encontraba la red eléctrica metropolitana a las 15 del sábado.

Personal de Bomberos y de la Guardia de Seguridad recorren distintos puntos de la Ciudad para asistir algunos de estos eventos críticos.

A las 5.49, el Gobierno porteño dispuso el alerta amarillo, y la salida de varios móviles de Bomberos y equipos de Emergencias para corregir las eventualidades como caída de árboles, coches bajo el agua, inundaciones de calles o sumideros rotos.

Al Centro Único de Coordinación y Control (CUCC) ingresaron al menos unos 89 hechos relacionados con la tormenta, entre los que destacan: 39 llamados por inundaciones en vía pública, 15 en viviendas o edificios y 15 por sumideros anegados o rotos.

Por ejemplo en la zona de Ramón Falcón 2600, en el barrio de Flores, hubo una explosión de una caja de luz y escape de gas, por lo que trabajaron en la zona cuadrillas de seguridad de Edenor y Gas Natural.

(Joaquín Pedroso)
(Joaquín Pedroso)

SEGUÍ LEYENDO: