A los emblemáticos pañuelos verdes se sumaron los naranjas que reclaman la separación entre Iglesia y Estado (Manuel Cortina)
A los emblemáticos pañuelos verdes se sumaron los naranjas que reclaman la separación entre Iglesia y Estado (Manuel Cortina)

El reclamo comenzó de a poco, luego de la media sanción en Diputados de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. La calle primero, las redes sociales después. Y, más adelante, la organización popular. Entonces un grupo de Facebook llegó a hacer una suerte de concurso para elegir cuál era el diseño apropiado. El color elegido fue el naranja. El reclamo, contundente: "Iglesia y Estado, asuntos separados".

Mientras en el Senado se debatió el proyecto de ley, en las calles aledañas se propagó el reclamo por un Estado verdaderamente laico, que se simboliza en un pañuelo naranja que se ve, de manera masiva, entre quienes pidieron por el aborto legal, seguro y gratuito.

Y, nuevamente, el color naranja se multiplicó: hubo pins, cintas, remeras y todo tipo de objetos para pedir "por la lucha que viene", según señalaron varios manifestantes.

En las inmediaciones del Congreso se consiguen los pañuelos naranjas para reclamar por un Estado laico (Manuel Cortina)
En las inmediaciones del Congreso se consiguen los pañuelos naranjas para reclamar por un Estado laico (Manuel Cortina)

Así como ocurrió con el emblemático pañuelo verde de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, el naranja comenzó a aparecer hacia fines de julio incluso en los medios de comunicación.

Las actrices Verónica Llinás y Catherine Fulop llevaron el emblema de la separación de la Iglesia y el Estado al programa Podemos hablar, de Andy Kusnetzoff, y explicaron su significado.

El pañuelo naranja cubre la cabeza de una manifestante que reclama por el aborto legal (Manuel Cortina)
El pañuelo naranja cubre la cabeza de una manifestante que reclama por el aborto legal (Manuel Cortina)

En paralelo, surgieron algunos grupos que manifestaron en Facebook su postura "por la necesidad de un Estado laico".

"El debate por el financiamiento de la Iglesia católica se intensificó este año luego de que el jefe de Gabinete Marcos Peña afirmara que durante el año 2018 el Estado nacional dedicará más de 130 millones de pesos a pagar sueldos de obispos cuyo ingreso mensual es de hasta 46.800 pesos", propuso la Campaña Federal para la Separación de la Iglesia y el Estado, identificada con el emblema naranja.

"El Estado argentino está obligado por la Constitución Nacional a sostener 'el culto católico apostólico romano', lo que define que, aunque el Estado sea laico y garantice la libertad de culto, existe una responsabilidad estatal por cuidar de las necesidades de la Iglesia. Las tres leyes que regulan el dinero que se deriva a la Iglesia fueron decretadas durante la última dictadura militar, entre los años 1979 y 1983", agregó el grupo.

El pedido comenzó en las redes sociales y llegó con fuerza a las calles después de la media sanción en Diputados (Manuel Cortina)
El pedido comenzó en las redes sociales y llegó con fuerza a las calles después de la media sanción en Diputados (Manuel Cortina)

En las calles, mientras tanto, el pedido es contundente y va en paralelo al pedido por la interrupción voluntaria del embarazo.

"Básicamente la marea verde permite poner en tela de juicio otras cuestiones que tienen que ver con lo que se viene, con lo que se avecina. El pedido de un Estado laico va junto a la Campaña por el Aborto Legal porque hemos visto que en la discusión actual se puso de manifiesto la presión y la injerencia de la Iglesia para que el proyecto no se apruebe", le dijo a Infobae Pamela, una trabajadora social de 33 años, militante del Partido Obrero, apostada en una carpa en las inmediaciones del Congreso, de la que cuelgan decenas de pañuelos naranjas.

Para los especialistas, el pedido de separación de Iglesia y Estado es “el reclamo que viene” (Manuel Cortina)
Para los especialistas, el pedido de separación de Iglesia y Estado es “el reclamo que viene” (Manuel Cortina)

"La asistencia social ha sido tercerizada desde el Estado en lugares o instituciones vinculadas a la Iglesia o al Opus Dei directamente. La necesidad de un Estado independiente y laico es fundamental porque la presión de las iglesias es muy fuerte y hace mella en los sectores populares. Pasa, por ejemplo, en el tema de las adicciones. El Estado terceriza en la Iglesia la recuperación de nuestros pibes", agregó.

Por su parte, Marina Kabat, de la organización feminista 13 Rosas, aseguró: "La Iglesia hoy en Argentina sobrevive porque la financia el Estado. Si no, no sobreviviría. Hoy la Iglesia no es la de los años 30, no tiene movimientos de masas. Si tiene algo de llegada y si todavía hay jóvenes que se reivindican católicos es porque la Iglesia está adoctrinando a esos jóvenes con la plata nuestra".

Sobre el crecimiento de las manifestaciones "naranjas", Kabat, que también se encontraba en un puesto lleno de objetos por un Estado laico, apuntó: "La gente se acerca a conocer qué es esta lucha, se acerca a preguntar qué es el feminismo. Gente que antes por ahí te decía 'yo no soy feminista, soy femenina'. Con el pañuelo naranja pasa igual".

Los pañuelos naranjas cuelgan de distintos puestos en los alrededores del Congreso
Los pañuelos naranjas cuelgan de distintos puestos en los alrededores del Congreso

"Empezar a entender implica empezar a entender un montón de problemas sociales que están atrás. En esa lucha, hay distintos contendientes. Queda claro que de un lado solamente está la Iglesia que quiere adoctrinar", concluyó la activista con un pañuelo naranja en el cuello.

En tanto, son varios los manifestantes que señalan que uno de los aspectos preocupantes es el de la influencia de la Iglesia católica en el sistema educativo.

Desde temprano, el reclamo “naranja” se unió al “verde” por el aborto legal (Manuel Cortina)
Desde temprano, el reclamo “naranja” se unió al “verde” por el aborto legal (Manuel Cortina)

"Hay que señalar que la Iglesia tiene un peso enorme en el circuito educativo como difusor de ideología. Cuando uno analiza el sector privado de la educación, sobre todo la primaria, uno ve que son mayoritariamente confesionales. Entre un 70 y un 90 por ciento de la matrícula privada se educa en escuelas católicas. Y esto se ve en todo el país", explica a Infobae Romina de Luca, docente, especialista en educación y miembro del Centro de Estudios en Investigación en Ciencias Sociales.

"La campaña de separación de la Iglesia del Estado lo que está haciendo es poner en cuestión eso, no solo la maquinaria que construye una ideología reaccionaria y oscurantista. También se está viendo que les estamos pagando porque la mayoría de esas escuelas tiene subsidios. Se destina cerca de un 14 por ciento de los fondos para el sistema educativo total para el circuito privado, que es mayoritariamente de escuelas confesionales", concluyó la especialista.

Seguí leyendo