A lo largo de las últimas semanas, las madres de la sala "Patitos" del jardín maternal "Jesús Niño" de Avellaneda empezaron a notar comportamientos extraños en sus hijos de entre 12 y 18 meses. Las características eran similares: autolesión mediante golpes en las cabezas contra la pared y el suelo, pánico al momento del cambio de pañales y de la ropa y, en algunos casos, rechazos a la comida y enfermedades gástricas constantes.

Tanto en la puerta de entrada como en el chat que mantenían, madres y padres empezaron a compartir la preocupación por los cambios tan rotundos en el estado de ánimo de los bebés. De tal modo, una de las madres, cuya hija acudía a la guardería desde febrero, decidió plantar un grabador dentro del cochecito y así registrar lo que sucedía dentro del establecimiento.

El resultado fue tan brutal como indignante: durante las cinco horas de material de audio, los padres pudieron comprobar cómo tres maestras de la entidad insultaban, maltrataban y vejaban a los niños que apenas alcanzaban el año y medio. El lugar que debía cumplir la función de acogida y contención se había transformado en un infierno.

"La madre nos pasó el audio a las tres de la tarde del jueves. Ninguna de nosotras llegó a escucharlo completo. A las cinco ya estábamos todas reunidas en una casa para ver qué medidas llevábamos a cabo", relató Celeste, una de las madres, al canal A24.

El material recogido por el grabador de la madre confirmó los temores que todas las madres tenían sobre lo que sucedía durante la jornada doble en ese jardín maternal.

"Fue un audio de cinco horas en el que se escuchan los llantos de los nenes a los gritos, las maestras gritando. Los dormían con la música de la radio aturdiéndolos y daba la casualidad de que se dormían los diez al mismo tiempo…", agregó.

De acuerdo con las denuncias de las madres, las aberraciones que se cometían dentro de la guardería eran escalofriantes: obligaban a los niños de un año a ponerse las zapatillas solos y hasta les generaban trastornos alimenticios graves.

"Mi hija empezó a bajar mucho de peso, es alta y estaba pesando solo ocho kilos. En casa no quería comer. Nos enteramos de que la señorita Cecilia les metía la cuchara hasta la garganta cuando les daban fideos. Los nenes se ahogaban y les provocaba vómitos. Estos caían sobre el plato y después los obligaban a comer su propia comida con el vómito encima. Es aberrante", relató otra de las madres damnificadas.

En las últimas horas, salieron a la luz tres cortes de las cinco horas de audio. Quizás, el más estremecedor refleja cuando una de las maestras, a las cuales las madres señalaron como Susana, amenaza a un niño llamado Luca: "La tocás y te rompo los huesos".

También se registraron audios en los que se escucha cómo obligan a los niños a ponerse el calzado solos o los regañan por agarrar cualquier cosa que tienen a su alcance, un comportamiento totalmente habitual y esperable para un niño de un año.

"A uno de los chicos le decían 'Bobo'. A otra, 'Gorda Lechona'. Todos los nenes tenían un apodo. Les llegaban a reclamar por qué no avisaban que se habían hecho caca cuando la mayoría de ellos no habla nada. Es que tienen un año", detalló otra de las madres, llamada Cecilia.

La denuncia fue realizada contra tres docentes y contra la directora de la entidad
La denuncia fue realizada contra tres docentes y contra la directora de la entidad

El mismo viernes los padres realizaron una denuncia formal ante una fiscalía de Avellaneda. Allí apuntaron hacia los maltratos de tres docentes llamadas Cecilia Martínez, Susana Salomón y Romina Díaz y señalaron a la directora de la entidad, María Angélica Rondina, como máxima responsable del problema.

El jardín se mantiene cerrado desde el último viernes. En su momento anunció el cierre y el despido de las docentes mediante un comunicado en una red social, pero nadie se puso en contacto con ninguna de las madres afectadas.

Hoy, el jardín amaneció con un cartel en su puerta que rezaba: "Informamos a las familias que el maternal Jesús Niño permanecerá cerrado desde el miércoles 2 de mayo hasta el viernes 4".

"Se esfumaron, desaparecieron de la tierra. Todas borraron sus cuentas de Facebook. Incluso, hay una de las maestras que vive acá a la vuelta del jardín. Se fue de su casa y nadie sabe dónde está", reclamó Celeste.

Después del terror, se dio lugar al factor de las responsabilidades. El jardín Jesús Niño fue creado hace más de 15 años por un "cura villero" conocido como "Padre Modesto". En sus inicios, era de acceso gratuito y servía como establecimiento para que aquellas madres que no pudieran cuidar a sus hijos por trabajo, dispongan de un lugar donde dejarlos.

"Antes era gratis, pero ahora nosotros pagamos hasta 6.500 pesos por traer a nuestros hijos. No sé quién se queda con esa plata", se quejó una abuela presente hoy en la puerta del colegio.

El jardín maternal “Jesús Niño” tiene 15 años de historia (Facebook)
El jardín maternal “Jesús Niño” tiene 15 años de historia (Facebook)

El jardín se encuentra pegado a la capilla Santísimo Sacramento. Sin embargo, en las últimas horas, las autoridades del establecimiento religioso se deslindaron de toda responsabilidad para con la guardería.

Incluso, los padres aseguraron que el jardín no se encuentra registrado en la Dirección Provincial de Educación Gral. de Escuelas Privadas (DIPREGEP), factor que tendrá que ser investigado por la fiscalía que investiga el caso.

Mientras tanto, los padres de las trece familias de la sala de "Patitos", junto a las decenas de papás de las otras salas, deberán aguardar una resolución del problema con sentimientos encontrados: la tranquilidad por haber puesto freno a la violencia sufrida por sus bebés dentro de la guardería y el desconcierto por no saber en qué institución recaerán sus hijos en un futuro cercano.

SEGUÍ LEYENDO: