Desde los primeros días de abril los pasaportes son distintos; tienen una modificación tecnológica que permitirá mejorar la prestación electrónica del documento. Se trata de la implementación de una antena de hilo de cobre que, junto a un chip, permiten el almacenamiento de los datos biométricos y biográficos de cada ciudadano.

Hasta el momento, las tapas de los pasaportes contenían una antena de tinta impresa. "La diferencia no se nota a la simple vista. El documento es electrónico desde 2012", señalaron a Infobae desde el Registro Nacional de las Personas (Renaper). Esta modificación será para los nuevos pasaportes y no implica que sea obligatoria la renovación.

Por otro lado, y a través de la licitación N° 05/2017 publicada en el Boletín Oficial el martes pasado, el gobierno nacional adjudicó al Instituto de Publicaciones y Estadísticas S.A.C.I.I.F. (IPESA), representante de la firma HID en Argentina, la compra de tapas con esta nueva tecnología.

Según comunicó el Renaper, organismo que depende del Ministerio del Interior, con esta resolución se cambia la modalidad de contratación de los proveedores de insumos, lo que permitirá que el Estado ahorre más de 60 millones de pesos por año.

"Ahora este documento nacional usará insumos de consumo masivo manteniendo los niveles de seguridad y eficacia que tenía hasta el momento, pero lo equiparará con la tecnología utilizada por el 90 por ciento de los países que cuentan con pasaporte electrónico", se indicó en un comunicado.

En este sentido, el director del RENAPER, Juan José D'Amico, expresó que la "decisión se enmarca en la tarea de optimizar los recursos del Estado manteniendo la seguridad y calidad para que el pasaporte argentino siga siendo uno de los más seguros del mundo".

Según se informó, el ahorro que se producirá a partir de esta incorporación se verá reflejado en la adquisición de equipamiento de última tecnología para que Argentina pueda seguir adaptándose a las recomendaciones establecidas por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para documentos de viaje.

Lo que no se modifica -hasta el momento- es el costo del pasaporte. En diciembre del año pasado pasó de 550 a 950 pesos, y sigue vigente el plazo de 15 días para recibirlo por correo. La opción "exprés", en 48 horas, tiene un costo de $2.100, mientras que para conseguir el documento "al instante" en aeropuertos y estaciones de tren hay que pagar USD 200 y un adicional de 950 pesos.

SEGUÍ LEYENDO