El lunes de Navidad Infobae publicó la historia de Hilario Casazza, de 2 años, que nació con una enfermedad congénita a partir de la que necesita de anteojos especiales para poder ver. El sábado el chico viajó con su familia de Buenos Aires a Bariloche y una vez en la ciudad rionegrina, al recibir el equipaje, su mamá notó que alguien había sacado los lentes de su bolso. Ella comenzó una campaña buscando a concientizar al ladrón y este martes aparecieron dos de los cuatro estuches robados.

El 23 de diciembre pasado Carolina Carman partió junto a su marido Roberto y sus tres hijos, JerónimoHilario y Manuel desde el Aeroparque Jorge Newbery hacia la ciudad de San Carlos de Bariloche, a pasar las vacaciones. Pero las cosas empezaron torcidas: cuando recibió su equipaje se dio cuenta de que alguien se había robado los cuatro pares de anteojos especiales de su bebé de 2 años.

"Jamás me imaginé que me podían robar una cosa así, fue cuando llegamos al lugar donde estamos alojados que nos dimos cuenta de que faltaban los cuatro estuches de lentes", le contaba el lunes Carolina a Infobae.

Carolina Carman
Carolina Carman

Como si fuera poco Carolina y Roberto se encontraron con que ese tipo de lentes, que tienen un valor de alrededor de los 23 mil pesos, no se consiguen en Bariloche. "Hoy nos salvan los lentes de contacto de él, pero no los puede usar todo el tiempo", explicó ella.

Carolina cree que robaron los anteojos porque estaban en "estuches lindos" y quien los haya sacado debió pensar que se trataba de "lentes de marca". "Esos anteojos solo le sirven en este mundo a Hilario, por eso intentamos que se sensibilizaran los responsables del robo publicando la historia en las redes", le comentaba a este medio Carman hace menos de 24 horas.

Fue este mismo lunes que Carolina y Roberto tuvieron una doble sorpresa. Primero al ver que distintos especialistas que leyeron la noticia se ofrecieron desinteresadamente a ayudarlos y luego a través de un llamado que les confirmó que su plan había dado en parte resultado.

"Nos dijeron que alguien los había dejado tirados en la bodega de un avión", le comentó Carolina a Infobae con una sonrisa que se le notaba en la voz, mientras esperaba más detalles de la noticia que le habían anticipado hacía apenas minutos. "La difusión fue clave, porque la idea de concientizar a los autores del robo parece que dio resultado", describió ella.

Fue el mismo presidente de Aerolíneas Argentinas, Mario Dell´Acqua, quien el lunes ya se había puesto a disposición de la familia, quien le comunicó la noticia de que habían aparecido dos de los cuatro estuches. Ahora Carolina sabe que los lentes ya están en Río Negro y esperaba a que se los llevaran hasta el lugar donde se hospeda la familia.

A pesar de que faltan dos pares, esta tarde dejó saber: "Estoy muy contenta, la verdad quería mucho más que aparecieran a que me los repusieran", en tanto  dijo que no pierde las esperanzas, de que en las próximas horas un nuevo llamado le diga que la alegría es completa.

LEA MÁS