El 15 de septiembre de este año, sólo tres meses atrás, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires reinauguraba la histórica Plaza del Congreso. "Es un orgullo recuperar este espacio histórico", decía Horacio Rodríguez Larreta en aquel momento, luego de realizadas las reformas de las que hoy no quedan rastros tras la manifestación de ayer por la reforma previsional que se aprobó en Dputados.

Hace este martes exactamente 95 días que los antiguos pisos de cerámica habían sido reemplazados por césped, que se habían mejorado los canteros centrales, donde se había pensado en la presencia de más vegetación, en  la incorporación de espacios comunes y renovado todo el mobiliario. Se habían sumado además 7686 metros cuadrados (m2) de espacio verde a la plaza aunque hoy el paisaje se ve predominantemente gris.

La vegetación fue arrasada, pisada, arrancada, las baldosas partidas para ser usadas como munición contra las fuerzas de seguridad, igual que los bancos que hoy se muestran expuestos en sus esqueletos de hierro, mientras que absolutamente todas las placas de hierro conmemorativas desaparecieron de cada monumento y rincón de la tradicional plaza que antecede al Congreso de la Nación.

Durante los hechos de ayer la efervescencia social hizo que durante los incidentes otras imágenes se llevaran la atención de las cámaras, de los fotógrafos. Durante la noche la zona fue testigo de un "cacerolazo" de vecinos que se extendió hasta entrada la madrugada, y esta mañana, cuando todo eso había pasado, fue el paisaje devastado el que se llevó todas las miradas, en gran parte, por el fuerte contraste con lo que había sido hasta hacía apenas unas horas atrás.

Un buen número de baldosas, de bancos, fueron a parar en mil pedazos a las inmediaciones de la vereda del Congreso de la Nación, donde las imágenes ayer  mostraban una alfombra de escombros antecediendo al edificio, en el que el gobierno intentaba obtener el quórum para la reforma previsional, que terminó siendo aprobada este martes tras 17 horas de debate.

Empleados del Gobierno de la Ciudad, recién esta mañana cuando estuvo despejada la zona, pudieron comenzar a limpiar, a levantar, a seleccionar, a evaluar los daños, a sacar cuentas, a empezar a pensar en cómo devolverle al tradicional espacio, el mismo paisaje que los porteños sólo pudieron disfrutar tres meses.

Fotos: Nicolás Stulberg

LEA MÁS