El encuentro –a pedido mío- con el cubano-norteamericano Félix Ismael Fernando José Rodríguez fue hace solo unos pocos meses. Se sentó a mi izquierda y enfrente nos observaban un ex alto miembro del Departamento América del Partido Comunista Cubano y un conocido intelectual cubano. Al finalizar el almuerzo, intercambiamos algunos presentes. Le di mi primera versión de Fue Cuba. Él, sus memorias (Guerrero de las sombras) sobre sus actividades dentro de la CIA, y una foto en cuyo epígrafe escribió que, tras la caída de Ernesto Guevara, "se cambio un poco la historia del mundo a nuestro favor".

Cuando leí la amable dedicatoria que me escribió Don Félix al pie de la última foto del Che vivo, intenté decirle que para los argentinos la historia no cambió "un poco", porque ese hombre con aspecto de linyera que el "capitán Ramos" (Félix Rodríguez) pretendió llevar a Panamá y los bolivianos se lo impidieron había prendido la mecha. Con los años aprendí a mantener silencio y no dar el aspecto de un argentino "guarango" como nos supo retratar José Ortega y Gasset en Intimidades (septiembre de 1929).

Antes de que el prisionero fuese fusilado -a las 13.10 del 9 de octubre de 1967-, Don Félix fue el último en conversar (aclaró: no interrogar) durante una hora y media con lo que quedaba de Ernesto "Che" Guevara de la Serna. El jefe guerrillero era un despojo viviente, abandonado a su suerte por Fidel y Raúl Castro, Carlos Rafael Rodríguez y sus camaradas. Ya no era el altanero que repartía "aspirinas" (condenas de  fusilamiento) en La Cabaña mientras se fumaba un puro o daba lecciones a unos incautos sobre cómo hacer la revolución en la Argentina en 1960 (durante la presidencia constitucional de Arturo Frondizi). Ni qué decir de su manifiesta altivez y su discurso provocador en las Naciones Unidas (17 de diciembre de 1964)  o en Argel (24 de febrero de 1965) que lo condena al ostracismo y la pérdida de la nacionalidad cubana.

El Che habla ante la ONU en 1964
El Che habla ante la ONU en 1964

Tampoco se lo veía seguro como cuando teledirigía desde Cuba la "Operación Penélope", en Orán, Salta) cuyo jefe era el "comandante Segundo", Jorge Ricardo Masetti, y que produjo el primer héroe argentino en la guerra contra el castro-comunismo, el gendarme Juan Adolfo Romero, en manos del capitán cubano Hermes Peña (hombre de la intimidad de Guevara). Fue el 18 de abril de 1964 en pleno mandato constitucional de Arturo Illia. No en vano, mientras los políticos en general solían mirar para otro lado, el jefe de la Gendarmería dijo: "Éste es el primer paso de la guerra revolucionaria. No es un hecho aislado."

A los pocos meses del ajusticiamiento de Ernesto Guevara, el 31 de julio de 1967, se inauguraban en La Habana las sesiones de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS) bajo la "presidencia honoraria" del Che. Faltaba poco para que en la Argentina se abrieran las puertas a la violencia extrema dentro del mundo de la Guerra Fría. El Ejército Argentino, a cuyos integrantes Guevara trataba de "mercenarios", y que se debía eliminar, consideró en su momento que "fue la primera vez que el comunismo internacional realizó un acto de esta magnitud, contra el mundo no comunista, con una clara intención de expansionismo ideológico y geopolítico" (documento en mi archivo). El análisis castrense se olvidó de Venezuela, República Dominicana y Perú, entre otros países. Al margen de las jornadas de la OLAS varios argentinos fueron conformando en los campos de entrenamiento cubanos ("PETI", "preparación especial a tropas irregulares") el Ejército de Liberación Nacional (ELN) que iba a apoyar la guerrilla guevarista. Al morir su jefe en Bolivia sus 180 miembros adelantaron los tiempos de "guerra popular prolongada" y comenzaron a regresar a la Argentina vía La Habana-Praga-Buenos Aires. Nunca pensaron que la muerte del comandante Guevara habría de cambiar "un poco" la historia, como me escribió Don Félix.

Foto de Keystone (Getty Images)
Foto de Keystone (Getty Images)

No formaban un cuerpo homogéneo pero todos coincidían en el mismo objetivo: la toma del poder y hacer de la Argentina "una nueva Cuba". Así lo expresó Marcos Osatinsky, quien sería jefe de las FAR (ficha del 19 de abril de 1967, escrito por la agente de la Inteligencia Klimplová, reportando un contacto en el aeropuerto de Praga en el marco de la "Operación Manuel").  El 31 de mayo de 1968, Fernando Luis Abal Medina ("Ricardo Roque Suárez") y Esther Norma Arrostito ("Ana María Cruz Sandoval"), "esposa", pasaron por Praga con pasaportes cubanos falsos. La ficha la realizó el Mayor Dyk: "Brevemente después de su llegada fue establecido el contacto con el grupo. Después de la verificación vimos que podían continuar el viaje el mismo día. Por lo tanto, fueron conducidos al restorán para tomar un refresco. Se les cambió el dinero, se realizó la compra de los pasajes por tren a Viena con reservas de asientos". Junto con estos pasaron por Ruzyne (actual Aeropuerto Internacional "Václav Havel") decenas y decenas de futuros jefes terroristas. Así en los archivos de la Inteligencia checoslovaca (y señalados en Fue Cuba).

Todos los jefes guerrilleros llevaban en sus mochilas el “huevo de la serpiente” inoculado por la memoria de Guevara

En pleno mandato de facto del teniente general Juan Carlos Onganía, 1969 fue el año del inicio de la guerra revolucionaria: el 26 de junio de 1969 realizaron la "Operación Juanita" (quema de 14 supermercados Minimax). El 30 de junio asesinaron al dirigente sindical Augusto Timoteo Vandor y al año siguiente, "la hora de las armas", tras el secuestro y asesinato del presidente de facto Pedro Eugenio Aramburu, salían a la superficie Montoneros, FAR y el Ejército Revolucionario del Pueblo. Todos los jefes guerrilleros llevaban en sus mochilas el "huevo de la serpiente" inoculado por la memoria de Guevara. Todos creían que estaban dadas las "condiciones objetivas" de las que hablaba el "Che". El único que nunca creyó eso fue Juan Domingo Perón (aunque los utilizó).

El 7 de julio de 1968 durante una conversación con jóvenes (cuya grabación poseo) les dijo: En Cuba "luchaban contra un ejército que era cualquier cosa menos un ejército. Mandaban un general y le daban 10.000 dólares y entregaba todo. Eso era Jauja…allá  no. En nuestros países no. En nuestros países hay una fuerza militar organizada, que sabe luchar, que va a luchar, etc. Y hasta que esa disciplina no se rompa, es difícil voltear ese muro, diremos así." El viejo General les habló pero no lo escucharon. No eran tiempos para recibir consejos.