Una santafesina ganó la jineteada femenina de Jesús María y además de 6.500 pesos y una estadía en un hotel, recibió como premio una cocina. Lo llamativo es que lejos de los estereotipos que este tipo de cuestiones refuerzan, a Noelia Ponce no le gusta cocinar.

Por supuesto que la decisión generó un mar de críticas, porque además hay grandes diferencias con los premios que ganan los hombres, que incluyen 45 mil pesos y una rastra de plata con apliques de oro, entre otras cosas.

Encima Ponce había ganado el año pasado y también le dieron una cocina, por lo que pidió que le cambien el premio por otro electrodoméstico.

Cuando en Radio Mitre le preguntaron al presidente del festival, Nicolás Totti, por la polémica, contestó:"Ni lo habíamos pensado. Quizás ahora que me lo dicen lo podemos pensar".

LEA MÁS: