Ley de Alquileres: la oposición logró un acuerdo en Diputados y vuelve a complicar la agenda del Gobierno

Juntos por el Cambio y el Interbloque Federal llegaron a un consenso para unificar sus dictámenes de comisión. Junto a los rionegrinos y a los liberales tienen suficientes votos para darle media sanción al proyecto que retrotrae los contratos a dos años y a las actualizaciones semestrales libres

Carla Carrizo, Cecilia Moreau y Karina Banfi en la Comisión de Legislación General
Carla Carrizo, Cecilia Moreau y Karina Banfi en la Comisión de Legislación General

La oposición está cerca de anotarse otra victoria en la Cámara de Diputados tras haber alcanzado un principio de acuerdo para reformar la Ley de Alquileres.

Todos los proyectos con estado parlamentario se discutieron durante el último mes y medio en la comisión de Legislación General, ante la cual también expusieron representantes de los inquilinos, corredores inmobiliarios, ONG y especialistas en la materia.

Antes de iniciar el tratamiento parecía que había cierto acuerdo en que era necesario dar marcha atrás con la extensión de los contratos de 2 a 3 años y con la actualización anual de los alquileres. Sin embargo, al término de todas las reuniones informativas quedó claro que no había una posición unificada en cuanto a la mejor solución a la problemática que enfrenta el sector.

El Frente de Todos avanzó con un dictamen que modifica la Ley de Alquileres pero no altera los dos puntos más cuestionados por la oposición: mantiene la duración de tres años para los contratos para uso habitacional y estipula que sólo pueden aplicarse “ajustes anuales” utilizando un promedio del índice de precios al consumidor (IPC) y la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (RIPTE), que debe ser elaborado y publicado mensualmente por el Banco Central.

Si bien el oficialismo era mayoría en Legislación General, no tiene los votos para aprobar su proyecto en el recinto. Por su parte, Juntos por el Cambio avanzó con un dictamen propio. Y lo mismo hizo Graciela Camaño, del Interbloque Federal.

Como tanto el proyecto del Frente de Todos como el Camaño contenían incentivos fiscales para los propietarios, la comisión de Presupuesto pidió el giro de los proyectos. El oficialismo también tiene mayoría en esa comisión y por el momento no convocó a una reunión para debatir el asunto.

Debate por la ley de Alquileres
Debate por la ley de Alquileres

La novedad es que esta semana representantes de Juntos por el Cambio y del Interbloque Federal alcanzaron un principio de acuerdo para sacar un dictamen de consenso.

Como el oficialismo tiene mayoría en ambas comisiones, su dictamen se tratará primero cuando se debata en el recinto. Sin embargo, la oposición unificada ahora tiene votos suficientes para rechazar el proyecto del Frente de Todos y votar luego el propio. “Estamos con los números recontra ajustados”, admitió un diputado.

Juntos por el Cambio proponía que los contratos de alquiler vuelvan a ser de dos años, y que la actualización se haga cada seis meses en base a un mecanismo acordado por las partes. El proyecto de Camaño, que sumó el apoyo del rionegrino Agustín Domingo, coincidía en la reducción del plazo pero estipulaba un tope (la inflación acumulada) para los aumentos. Además, proponía todo un capítulo de incentivos fiscales para fomentar que más viviendas sean puestas en alquiler.

El principio de acuerdo incluye volver al plazo de dos años, las actualizaciones semestrales sin ningún techo y la inclusión de los incentivos fiscales. Entre ellos, la exención del pago del impuesto a los Bienes Personales para los que declaren los contratos de alquiler, una reforma del régimen del monotributo para que las personas con hasta 10 propiedades en alquiler no tengan que pasar al régimen general y una modificación para que el pago de alquileres no se vea afectado por el impuesto al cheque.

También trabajan en la redacción de un artículo que permita a las provincias adherir a la ley bajo la condición de que se mantengan los incentivos fiscales. “Por ejemplo, que no cobren el impuesto a los sellos a los contratos o el impuesto inmobiliario”, detalló un diputado al tanto de las negociaciones.

Si bien las diferencias eran importantes, un diputado señaló a Infobae que “la mejor ley es la que es posible” y remarcó que “el peor escenario sería continuar con la ley actual”. Por eso descartaba que se llegaría a un acuerdo definitivo. Incluso se mostraba optimista respecto del apoyo de los cuatro diputados libertarios, que cuestionan cualquier tipo de intervención estatal en el mercado inmobiliario.

La oposición ahora espera a la convocatoria del plenario de comisiones de Presupuesto y Legislación General para sacar el nuevo dictamen. El debate por la Boleta Única de Papel, donde se repiten los mismos protagonistas, tal vez demore los tiempos. Pero el tema ocupará la agenda en las próximas semanas.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR