La estadística de la pandemia que más duele: los niños que fallecieron hasta hoy por COVID-19 en Argentina

El día que se confirmó que el país superó las 100 mil personas que perdieron su vida, la Unidad de Datos de Infobae registró cuantos bebes, niños y adolescentes murieron. Polémica por la vacuna de Pfizer para los adolescentes que todavía no está disponible en el país

No son cifras de cinco o hasta seis dígitos, como se leen en los medios todos los días, pero este número causa todavía más impresión. Evocarlo, duele. Los niños no han sido las principales víctimas de coronavirus, pero aun así ya murieron 129 menores de 12 años por Covid-19, según la información oficial del Ministerio de Salud que procesó la Unidad de Datos de Infobae.

La mortalidad del coronavirus entre los niños es mínima al lado de otros grupos etarios, como el de los mayores de 60 años, que acumulan casi el 80% de los muertos de Argentina. En el otro extremo, los niños representan el 0,1% sobre los 100.250 fallecidos en esta pandemia. Pero en este caso, el impacto llega de la mano de las edades de las víctimas: murieron 19 niños de dos años y 26 niños de apenas un año.

La víctima argentina más joven por coronavirus tenía apenas ocho días de vida. Una bebe que murió el pasado 28 de junio en el hospital Hospital Schestakow de San Rafael, Mendoza, según reconstruyó Infobae. Es la única víctima menor de un año entre los muertos por Covid-19 en Argentina.

Se suman también 6 casos de tres años de edad; 7 de cuatro años; 7 de cinco; 9 de seis años; 10 casos de siete; 9 de ocho años; 14 de nueve años; 10 de diez años; 8 de once y 3 de doce años de edad.

“La mayor parte de los niños con coronavirus tuvieron infecciones asintomáticas y leves, pero también nos tocó asistir a chicos con enfermedades de base, como pacientes oncológicos, trasplantados o con distintas comorbilidades. Estas enfermedades modifican la reacción del organismo ante lo que podría ser un cuadro normal de Covid-19 que puede presentar distintas complicaciones como la neumonía”, explicó Ángela Gentile, jefa de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

La médica remarcó que, en general, “las muertes ocurren en chicos inmunodeprimidos”. Los niños que se contagian coronavirus y que, distinto que la generalidad de los casos, sí presentan síntomas, suelen atravesarlo sin complicaciones, agregó la pediatra que forma parte del comité de expertos que asesora al Gobierno en temas sanitarios.

Fuera de la primera infancia (hasta los ocho años), el Covid-19 también afectó a 14 niños de nueve años, que murieron desde el comienzo de la pandemia. En la siguiente franja etaria, que comprende entre los 10 y 19 años, el coronavirus se cobró 135 víctimas, también con porcentaje de muertes muy inferiores a lo que ocurrió con los mayores de 60 años.

Un estudio publicado esta semana por universidades de Estados Unidos y Gran Bretaña concluyó que la posibilidad de morir por Covid-19 de un niño sano sería de 1 en 500.000, un número bajo en comparación a lo que ocurre con los aquellos chicos con enfermedades pre-existentes. Las posibilidades también son muy distintas comparadas a las muertes entre personas mayores, que son los principales afectados por la pandemia en todo el mundo.

“Los chicos son fundamentalmente agentes de transmisión. No son tan vulnerables como los mayores”, sostuvo Gentile. Y le abrió la puerta a la vacunación para los menores: “Para llegar a tener una inmunidad de rebaño vamos a tener que vacunar a los pacientes pediátricos”, insistió. La vacuna de Pfizer es la única que, hasta el momento, logró la aprobación en Estados Unidos para ser aplicada en menores de hasta 12 años.

La vacunación en niños

Familiares de niños con distintas enfermedades de base reclamaron el Congreso que aprobara el ingreso de la vacuna de Pfizer al país ante el riesgo que puede suponer el contagio en estos pacientes. Son más de 100.00 niños y adolescentes que padecen enfermedades que, combinadas con el Covid-19, puede suponer un riesgo para su vida.

El pedido fue llevado al Congreso por la oposición, pero el oficialismo rechazó el pedido. Horas después, el presidente Alberto Fernández firmó un decreto para facilitar el ingreso de la vacuna de Pfizer, pero todavía no se firmó ningún contrato para que la farmacéutica entregue dosis de su vacuna en el país.

“Al lado de esos chicos muertos y de esos chicos enfermos hay una familia que sufre. Esas familias están pidiendo que haya vacunas para esos chicos. La única vacuna que está aprobada a partir de los 12 años no la tenemos todavía disponibles en la Argentina. Los padres tienen todo el derecho de pedir que se le aplique esta vacuna a sus hijos”, sostuvo Enrique Casanueva, jefe de Infectología Infantil del Hospital Austral.

“Los datos que hemos podido ver en la Sociedad Argentina de Pediatría indican que los niños con comorbilidades similares a las de los adultos son las principales víctimas del coronavirus. Es importante que se entienda que estos niños, después de estar meses y meses aislados, pueden sufrir daños graves por el largo aislamiento”, insistió el pediatra.

Después de destrabar los problemas legales que impidieron el desembarco de Pfizer en la Argentina, el gobierno anunció este fin de semana la compra de la vacuna de Moderna, el primer laboratorio estadounidense que proveerá a la Argentina. Desde la Casa Rosada, sin embargo, continúan las negociaciones con Pfizer para finalmente cerrar un acuerdo que, desde hace meses, está envuelto en polémicas.

“Lo importante es que, una vez que tengamos la posibilidad de que ingresen las vacunas para adolescentes, ese grupo debería tener la misma prioridad que los adultos de 18 a 59 años. A corto o mediano plazo vamos a tener que pensar en la vacunación de toda la pediatría”, concluyó Gentile. Cuando la inoculación masiva de los grupos etarios más comprometidos haya terminado, como ya ocurrió en otros países del mundo, entonces será el turno de debatir qué políticas seguir con la vacunación infantil.

¿Cómo se procesó la información?

La Unidad de Datos de Infobae monitorea diariamente el repositorio de datos abiertos que contiene información desde el inicio de la pandemia.

Sobre la base de ese registro se analizaron los casos fallecidos por rangos etarios y en este caso, la progresión para los menores de 12 años.

Si desea consultar y/o descargar la hoja de cálculo, con sus respectivas pestañas, siga este enlace.

Visualizaciones: Daniela Czibener

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR