La semana próxima el Senado debatirá la ley de cannabis industrial y esperan que se apruebe por unanimidad

Según adelantó el senador de San Luis, y presidente del plenario, el miércoles de esta semana habría dictamen y el jueves 14 se debatiría en el recinto. Fue durante la tercera jornada de debate en el plenario de comisiones donde este lunes expusieron 14 expertos, entre ingenieros, científicos, abogados y activistas

Adolfo Rodríguez Saa, presidente de la reunión plenaria remota de las Comisiones de Agricultura, Ganadería y Pesca, Presupuesto y Hacienda, y Seguridad Interior y Narcotráfico, dijo que espera que el Senado vote por unanimidad la ley del cannabis industrial (Delfina Linares / Comunicación Senado)
Adolfo Rodríguez Saa, presidente de la reunión plenaria remota de las Comisiones de Agricultura, Ganadería y Pesca, Presupuesto y Hacienda, y Seguridad Interior y Narcotráfico, dijo que espera que el Senado vote por unanimidad la ley del cannabis industrial (Delfina Linares / Comunicación Senado)

Catorce expositores -entre médicos, ingenieros, científicos, activistas y abogados- cerraron este lunes la tercera jornada de debate de comisiones del Senado sobre el anteproyecto de regulación de la industria del cannabis en Argentina. Según adelantó el puntano Adolfo Rodríguez Saa (Frente de Todos), presidente del plenario, el miércoles de esta semana se firmará el dictamen -originalmente previsto para este lunes- y posiblemente en la próxima sesión, una semana más tarde, se vote la media sanción de la ley enviada por el Poder Ejecutivo.

El plenario de las comisiones Agricultura, Ganadería y Pesca, Presupuesto y Hacienda, y de Seguridad Interior y Narcotráfico comenzó la semana pasada con la “defensa” del proyecto por parte del ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, continuó el viernes último con la participación de diez invitados y cerró este miércoles con otros 14.

Rodríguez Saa aceptó el pedido de los senadores de Juntos por el Cambio Mario Fiad (Tucumán) y Silvia Giacoppo (Jujuy) para disponer de “uno o dos días más” con el fin de estudiar las presentaciones de los invitados de este lunes y así poder emitir dictamen.

Por eso el representante de San Luis y presidente de la comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca anunció un cuarto intermedio hasta el miércoles a las 11: “Procuraremos consensuar las modificaciones que podamos realizar y emitiremos el dictamen”. De este modo, se cree que el proyecto de ley se podrá debatir y votar en el recinto en la siguiente sesión, estimada para el jueves de la semana que viene. “Es probable que la semana próxima tenga media sanción”, dijo Rodríguez Saa, quien consideró que “gobernar es generar trabajo” y remarcó que intentarán que el anteproyecto “salga por unanimidad”.

La de este lunes fue la tercera reunión de plenario de comisiones del Senado para debatir la ley de cannabis industrial: expusieron 14 invitados (Gabriel Cano/ Comunicacion Senado)
La de este lunes fue la tercera reunión de plenario de comisiones del Senado para debatir la ley de cannabis industrial: expusieron 14 invitados (Gabriel Cano/ Comunicacion Senado)

La enorme mayoría de los expositores se manifestó a favor de la aprobación del anteproyecto de ley. Hubo pedidos de revisión de artículos específicos. Y también reclamos por un cambio de la ley penal -ley de drogas- con el fin de que se terminen las detenciones a consumidores y cultivadores de cannabis para uso adulto o privado.

Los primeros en exponer fueron Daniel Sorlino, ingeniero agrónomo del grupo de estudio y trabajo sobre cannabis de la Facultad de Agronomía (FAUBA) y Diego Bertone, ingeniero agrónomo de Córdoba de la sociedad civil Proyecto Cáñamo Argentina.

Sorlino explicó la botánica de la planta y desarrolló sobre cultivos de cáñamo previos a la prohibición de 1977 durante la última dictadura milita. También mostró las zonas para mejor cultivo en relación con el clima y explicó detalles técnicos de qué se usa y cómo se extrae la fibra del tallo de la planta de cannabis en su cultivo industrial, tanto para fibra como para grano. Detalló también las formas de cosecha en otros países. Y remarcó que en Argentina no se pudo experimentar sobre estas técnicas dada la ilegalidad de la planta de los últimos 45 años. “Hace más de 30 años que nos perdemos de usar tecnología que ya ha sido adoptada en todo el mundo”, destacó Sorlino.

Bertone expuso sobre los usos principales del cáñamo industrial y destacó que para este tipo de aplicación el componente de THC (el cannabinoide piscoactivo) es menor al 1%. “El cáñamo tiene muy buenas aptitudes no sólo para su uso industrial sino también para servicios: para limpiar suelos, para disminuir el uso de agroquímicos y otros fines que el cultivo tiene muy buenas aptitudes”, remarcó. El ingeniero además exhibió cómo se siembra en Europa y aconsejó sobre las formas técnicas de cosecha.

Cultivo de cannabis para uso medicinal en Jujuy (Franco Fafasuli)
Cultivo de cannabis para uso medicinal en Jujuy (Franco Fafasuli)

Las semillas son ricas en oleaginosas, esta planta no es un estupefaciente y tiene un alto aprovechamiento industrial. No solamente genera aceite comestible, sino harinas con un 50% de contenido proteico y ocho aminoacidos esenciales para la dieta humana. De la semilla también se obtiene la nuez, cuando se la pela con un alto valor nutricional”, explicó el ingeniero y agregó: “Cuando cosechamos la semilla nos quedan los tallos y de esos tallos se puede aprovechar la fibra larga y obtener géneros para lo textil. Y con la fibra corta, aprovechada del rastrojo, podemos obtener autopartes, fibra técnica de aislante térmico; se hacen autos, puertas de vehículos, biocomustibles, materiales para generar baterías y pilas, con menor impacto ambiental que el litio. También para cama de animales y aglomerados. Además, el cáñamo aromatiza, sanitiza y saboriza la cerveza, como el lúpulo”.

Luego expusieron la socióloga Clara Olmedo, de la asamblea El Retamo de Nonogasta-La Rioja; Pablo Oviedo, presidente de la Asociación Cannábica Correntina; y Claudio Mate Rothgerber, psicólogo, especialista en adicciones y ex funcionario del área de salud de la provincia de Buenos Aires, quien fue el único de los expositores de este lunes que se opuso a la iniciativa.

“Ojo que los puestos de trabajo no sean hacer trabajo registrado del microtráfico o ventas al menudeo. Formalizar esa actividad, como peronista, me parece una mala salida. Sería una derrota cultural. Podrán salir de la pobreza algunos millones vendiendo marihuana pero lean esto en las poblaciones vulnerables y lean los efectos que genera en la educación. Hay un derrumbe en la percepción del riesgo. Estamos en un polvorín social, ojo las jaulas de leones que abrimos”, enfatizó Mate Rothgerber, quizás desconociendo que la caída en la percepción del riesgo está dada porque faltan evidencias, justamente, del presunto riesgo sobre el que alegó el “especialista en adicciones”.

Reunión plenaria remota de las Comisiones de Agricultura, Ganadería y Pesca, Presupuesto y Hacienda, y Seguridad Interior y Narcotráfico,; Lunes 05 de Julio de 2021, en Buenos Aires, Argentina. (Foto: Delfina Linares / Comunicación Senado.)
Reunión plenaria remota de las Comisiones de Agricultura, Ganadería y Pesca, Presupuesto y Hacienda, y Seguridad Interior y Narcotráfico,; Lunes 05 de Julio de 2021, en Buenos Aires, Argentina. (Foto: Delfina Linares / Comunicación Senado.)

La abogada Victoria Baca Paunero, del Centro de Estudios de la Cultura Cannábica de Buenos Aires, utilizó su turno para remarcar algunas observaciones puntuales sobre artículos del anteproyecto que apuntan a la definición del cáñamo como estupefaciente. Pidió que el artículo 2 sea quitado de la ley porque es “confuso”. En igual sentido expuso Florencia Corbelle, antropóloga social del Acuerdo por la Regulación Legal del Cannabis: “Consideramos que debería eliminarse la referencia a ‘estupefacientes’ porque no guarda relación alguna con este proyecto. Nos preocupa la continua referencia a la ley penal”.

Gabriela Calzolari, presidenta de la Asociación Civil Ciencia Sativa, pidió que se conforme un Consejo Consultivo que incluya la opinión de las organizaciones, tal como sucede con la aplicación de la ley de uso medicinal del cannabis en el Ministerio de Salud. Además, la bióloga del Conicet radicada en Bariloche le respondió a Mate Rothgerber: “Si tenemos preocupación por los jóvenes es importante que trabajemos en políticas de reducción de daños”.

En el mismo sentido habló Fausto Botta, activista de Santa Fe de la Campaña Cannabis Al Congreso, que busca la despenalización del consumo de marihuana. En este caso puntual, el militante remarcó la necesidad de que la ley contemple prioridad para las cooperativas. “Promovimos el autocultivo que alejó a miles de personas del narcotráfico. Somos los cultivadores solidarios. Durante décadas nos organizamos para resaltar la formación de derechos, la defensa ante la estigmatización y la persecución del Estado. Somos ingenieros, bioquímicos, médicos, contadores, investigadores. Tenemos el conocimiento y la capacidad para producir cannabis de calidad comprobada. Tenemos algo que el dinero no puede comprar, un vínculo íntimo con la comunidad. Entendemos que una figura específica de cooperativas en convenio con organizaciones sería acorde”, dijo.

(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)

Emilio Ruchansky, editor de la revista THC e integrante del Acuerdo por la Regulación Legal del Cannabis, contó la historia de Daniel Loza, un cultivador solidario platense que enfermó y murió tras estar detenido y sufrir el secuestro de sus aceites y plantas. “Dos años después de su muerte la fiscalía le donó todo el material de Loza al Conicet. El Conicet lo usó y tiempo después una de sus variedades fue registrada en el INASE. Si hoy Loza viviera sería un emprendedor buscando un crédito para cultivar. Es muy importante que, si bien sabemos que no debatimos la regulación para el uso adulto del cannabis, se tenga en cuenta. Esta industria va a nacer criminalizadla, es una pena, los debates se están dando al revés, deberíamos haber despenalizado como indicó la Corte Suprema en 2009 con votos unánimes en el fallo Arriola”, dijo Ruchansky, quien agregó: “Esta discusión es igual al aborto, no estamos a favor del aborto, estamos en contra de la ilegalidad”.

Además expusieron la integrante de la Asociación Civil AUPAC de Rosario, María Soledad Pedrana; Martin Alonso, gerente de la industria textil Stay True Organic; Perla Peralta de la Cámara de Emprendedores Cannábicos Argentina y Martín Galindez, asesor legal de Cannabis Medicinal Argentina. También estaba previsto que hablara el sacerdote Pepe Di Paola pero desde el Senado manifestaron que tuvo problemas de conectividad. El “padre Pepe” es un tradicional opositor a todo lo que lleve la palabra droga, aunque en este caso el debate no se da sobre la legalidad de la sustancia psicoactiva sino de la industria. En las discusiones en Diputados por la despenalización de cannabis en 2012, Di Paola manifestó que era conveniente que los adictos al paco estuvieran presos antes que en la calle consumiendo pasta base: “Suena duro plantearlo así, pero para muchos la cárcel es menos malo que el paco en la calle”.

Otro que estuvo ausente a último momento, también por razones de conectividad, fue Roberto Baistrocchi, director científico del Centro de Rehabilitación en Adicciones Gradiva, que ha tenido denuncias por incumplimientos de la ley de Salud Mental.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR