Martín Báez quedó más cerca de dejar la cárcel: Casación anuló la fianza de $531 millones

La Sala IV consideró que el monto impuesto por el Tribunal Oral Federal 4 no tenía sustento. Y ordenó que se dicte un nuevo fallo. Podría seguir cumpliendo la condena de 9 años en su casa

Martín Báez
Martín Báez

Luego de más de dos años en prisión por “la ruta del dinero K”, Martín Báez quedó a un paso de obtener la prisión domiciliaria. La Cámara de Casación anuló este jueves la fianza de $531 millones fijada hace un mes por el Tribunal Oral Federal 4, el mismo que llevó adelante el juicio oral y condenó al empresario Lázaro Báez y a sus cuatro hijos.

La Sala IV de Casación -integrada por Angela Ledesma, Mariano Borinsky y Javier Carbajo- hizo lugar a un recurso presentado por los abogados de Martín Báez y anuló la caución real de $531.437.500 que le fijó el Tribunal Oral Federal 4 a mediados de marzo, al darle la prisión domiciliaria.

La Cámara ordenó además que el TOF 4 lleva a cabo una audiencia entre todas las partes antes de volver a resolver sobre la fianza y dictar “una resolución conforme a derecho”.

El TOF 4, en un fallo que tuvo la disidencia de la jueza Gabriela López Iñiguez, había fijado esa fianza millonaria en pesos por los USD 5.500.000 que Martín Báez tenía en el exterior y quiso mover en febrero de 2019, lo que motivó su detención.

Ese monto surge de la diferencia entre el monto que se había depositado en una cuenta en Bahamas, unos USD 10 millones, y el dinero que la Justicia logró congelar, unos USD 4,5 millones.

“Nunca encontraron esa plata, pero dicen que la fianza sea justamente eso que no encuentran. Si ese dinero existiese, y Martín lo presenta, estaría confesando un delito”, argumentaron desde la defensa del hijo mayor de Báez.

En disidencia, la jueza López Iñiguez había argumentando que ya no había riesgos porque se habían dictado las condenas y que los bienes siguen embargados. “A juicio de la suscripta tampoco podemos dejar de observar que, en relación a los múltiples bienes intervenidos, se verifica una activa y actual custodia, ejercida por variados organismos tanto jurisdiccionales cuanto administrativos”, sostuvo.

Pero los otros dos jueces, Guillermo Costabel y Adriana Palliotti, votaron por la fianza millonaria.

La defensa de Martín Báez entonces decidió apelar ante Casación. En ese escrito, destacaron que el hijo mayor de Báez no tiene una situación patrimonial que le permita cumplir con la fianza porque tiene sus bienes embargados, al igual que sus familiares y las sociedades que integra. Y que tampoco puede trabajar para contratar un seguro de caución por tal suma.

Martín Báez es el único de los acusados por el caso de “la ruta del dinero K” que sigue detenido. Hace unos meses fue transferido a la unidad 31 de Ezeiza, donde tiene mayores comodidades.

En tanto, el contador Daniel Pérez Gadín y el abogado Jorge Chueco están con prisión domiciliaria. Todos fueron condenados a fines de febrero por lavado de dinero: Lázaro Báez recibió una pena de 12 años de prisión y Martín fue condenado a 9 años.

“No he cometido ningún delito, pero tengo la vida destrozada y ya estoy socialmente condenado”, dijo el mayor de los Báez en la anteúltima audiencia del juicio oral. Y agregó: “Soy una persona honesta, soy buena gente, con la vida destrozada. No soy mafioso ni delincuente. Soy una persona común que trabajó en la empresa de sus padres”.

Al igual que ocurrió con Lázaro (en ese caso la fianza inicial fue de $632.500 millones), la Cámara de Casación decidió anular ahora la fianza impuesta a Martín Báez y le ordenó al TOF 4 que dicte un nuevo fallo, lo que lo deja al borde de seguir cumpliendo con su condena en su casa. Si eso ocurre, seguramente se le colorará una tobillera electrónica para controlar sus movimientos, se le prohibirá salir sin autorización y deberá entregar su pasaporte.

“De la lectura del voto mayoritario no surge que, al momento de determinar el monto de la caución real, en los términos del inc. h) del art. 210 del CPPF, se haya examinado en detalle la situación personal y patrimonial de Martín Báez, extremos que la defensa ha sindicado como relevantes para la adecuación de la extensión de esta concreta medida de coerción y su posible cumplimiento”, dice el voto del juez Carbajo, al que adhirieron los otros dos camaristas.

Un dato que pocos recuerdan: hace un año, el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, pidió que Martín Báez deje la cárcel. Concretamente, sostuvo que continuar con la detención del joven implicaría “una responsabilidad internacional para el Estado argentino”.

Seguir leyendo