Primer día de restricciones: el Gobierno hizo un balance positivo del operativo pero hay preocupación por el fin de semana

Se espera un incremento en las actividades sociales en los espacios públicos y eventuales incumplimientos de la prohibición de reuniones en domicilios particulares. El Ministerio de Seguridad intensificará los controles

El Gobierno siguió de cerca el operativo para frenar la suba de casos de coronavirus
El Gobierno siguió de cerca el operativo para frenar la suba de casos de coronavirus

El Gobierno siguió de cerca la puesta en marcha del operativo para hacer cumplir las nuevas restricciones destinadas a frenar el incremento incesante de casos de coronavirus en todo el país, especialmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde hay mayor concentración poblacional. Con la coordinación de la Jefatura de Gabinete, tuvieron protagonismo central los ministerios de Seguridad y Transporte, mientras que Salud analizará con especial minuciosidad el impacto en la curva de contagios. Después de intensas comunicaciones durante todo el día entre primeras y segundas líneas y con la cúpula de la Casa Rosada, al final del día en Balcarce 50 hacían un balance positivo de la respuesta de la sociedad frente a la medida. Sin embargo, había preocupación por lo que podría ocurrir con la circulación durante el fin de semana, en especial por la noche, cuando se espera que haya mayor movimiento en los espacios públicos y que se produzcan reuniones sociales en domicilios particulares a pesar de la prohibición.

Los ministros Mario Meoni (Transporte) y Sabina Frederic (Seguridad) estuvieron en comunicación con sus segundas líneas y con la Jefatura de Gabinete, a cargo de Santiago Cafiero. A su vez, coordinaron con las autoridades del gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta y con la provincia de Buenos Aires, que conduce Axel Kicillof. “Las segundas líneas estuvieron hablando sobre el operativo durante todo el día, la coordinación fue buena”, aseguraron en el Gobierno sobre el balance de la primera jornada de las restricciones que se impusieron ante la suba récord de casos de coronavirus, que ayer superaron los 24.000 contagios.

Desde el Ministerio de Transporte informaron que los servicios de trenes y colectivos funcionaron “al máximo de capacidad de frecuencias como cantidad de unidades”. Los agentes buscaron ordenar las filas y accesos, mientras que los efectivos de las fuerzas de seguridad federales y de las jurisdicciones locales controlaron y supervisaron el movimiento durante el día. Según los registros oficiales, “los usuarios en filas exteriores tuvieron esperas cortas, utilizaron barbijo como protocolo y hubo baja posibilidad de contagio”. Mientras tanto, Trenes Argentinos Operaciones dispuso de micros para complementar el servicio de la línea Sarmiento en las estaciones Merlo, Morón y Moreno de 6 a 10 de la mañana. Y por la tarde del viernes se dispusieron unidades extra para el retorno a la provincia entre las 17 y 20 en las estaciones Once y Liniers.

Agentes de diferentes fuerzas de seguridad establecieron controles el Área Metropolitana de Buenos Aires (Telam)
Agentes de diferentes fuerzas de seguridad establecieron controles el Área Metropolitana de Buenos Aires (Telam)

Desde Seguridad informaron que en la madrugada del viernes, en los puntos que controlaron las Fuerzas de Seguridad federales “la circulación fue baja, realizándose los controles sin novedad y sin necesidad de labrar actas”. Sí hubo demoras en la autopista Ricchieri a la altura del Mercado Central a partir de las 5 de la mañana. “No hubo ningún incidente que destacar”, dijeron. Aunque mostraron precaución con respecto a los días que siguen. “Hay que esperar para comparar los flujos en las autopistas”, dijo un funcionario de la cartera que recorrió los puestos de control.

Mientras tanto, había preocupación en la cartera de Seguridad por el movimiento que pueda registarse en el comienzo del primer fin de semana del nuevo esquema de restricciones, especialmente por la noche. Por eso, en las madrugadas del sábado y del domingo se pondrá especial atención en los controles en todo el país de parte de las fuerzas locales y federales. Funcionarios de segundas y terceras líneas del ministerio nacional estarán apostados en los centros de control para monitorear de cerca que se cumplan las restricciones y no haya inconvenientes de resistencia a la autoridad a partir del Decreto de Necesidad y Urgencia 235, que fija permisos y excepciones específicas para la vida social, la circulación en transportes privados y públicos, así como para la actividad laboral, que entraron en vigencia desde las 0 horas del viernes y regirán hasta el 30 de abril.

Frente a eventuales incumplimientos, el jueves a la noche, abogados del Ministerio de Seguridad se comunicaron con los jueces y fiscales federales del Área Metropolitana de Buenos Aires para “discutir el temperamento” que se va a aplicar. Se consensuó que aquellos que falten a las normas restrictivas del decreto nacional por primera vez solo serán notificadas y su acción quedará registrada, con la orden de regresar a sus domicilios “de inmediato”. Mientras que a las personas que reincidan se les iniciará un expediente judicial y, en caso de que estuvieran manejando, se les secuestrará el vehículo. “Si insisten en romper la norma en esta etapa o tienen antecedentes de la cuarentena del año pasado, se les va a iniciar un proceso penal más duro que a aquellos que incumplan por primera vez”, resumió una fuente del ministerio en diálogo con Infobae. Hasta la noche del viernes, cuando estaban por cumplirse 24 horas del comienzo de las restricciones, no se habían realizado secuestros vehiculares.

Las tres semanas de la nueva etapa de restricciones recién comienzan. Además de los controles por el cumplimiento de la nueva norma, las autoridades estarán atentas en los próximos días a la curva de casos de las estadísticas oficiales, que se eleva sin cesar hace dos semanas y preocupa al gobierno nacional a las administraciones del AMBA y las provincias. En ese sentido, desde la Casa Rosada ya adelantaron que podrían tomar medidas más duras en caso de que no se mantengan estables o disminuyan las cifras de los registros de seguimiento que hace el Ministerio de Salud.

SEGUIR LEYENDO: