Vacunatorio VIP: declaró la comitiva que llevó las vacunas desde el Hospital Posadas al Ministerio de Salud

Tres empleados se presentaron en el edificio de Comodoro Py. Confirmaron la existencia de la maniobra en la cartera sanitaria y el uso de dosis destinadas al personal de la institución

El vacunatorio del Hospital Posadas
El vacunatorio del Hospital Posadas

La jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Eduardo Taiano siguen escuchando testimonios de las personas que tuvieron relación con el Vacunatorio VIP montado en el Ministerio de Salud de la Nación al que se abasteció con dosis que debían ser aplicadas al personal del Hospital Nacional Alejandro Posadas.

Desde las 11 declararon en el tercer piso del edificio de Comodoro Py los tres empleados del Posadas que el 19 de febrero pasado acompañaron a Alberto Maceira, director del hospital, hasta la cartera sanitaria para aplicar la vacuna Sputnik V a, entre otros, el periodista Horacio Verbitsky y los legisladores oficialistas Jorge Taiana y Eduardo Valdés.

La comitiva que acompañó a Maceira constaba de un chofer, un enfermero -que fue el encargado de aplicar las vacunas- y una empleada administrativa, quien se encargó de registrar a los vacunados. Los tres declararon y coincidieron en describir cómo fue el viaje de las vacunas y el equipo al Posadas. La declaración de los tres empleados confirma la existencia del Vacunatorio VIP, el uso de dosis destinadas al personal del hospital y refuerza la hipótesis de los investigadores judiciales.

Con las declaraciones de los empleados comenzó la segunda tanda de testimoniales en la causa en la que -por ahora- fueron imputados por Taiano el ex ministro de Salud Ginés González García, su ex jefe de Gabinete, Lisandro Bonelli, su ex secretario privado Marcelo Guillé y Alejandro Collia, subsecretario de subsecretario de Gestión de Servicios e Institutos.

Ginés González García debió renunciar por el escándalo (REUTERS)
Ginés González García debió renunciar por el escándalo (REUTERS)

Taiano determinó que la investigación judicial radicada en el juzgado de Capuchetti se circunscribe “a las vacunaciones irregulares llevadas a cabo con dosis de Sputnik V, asignadas al Hospital Nacional Posadas” y ratificó que “personas que no cumplían con los criterios de prioridad epidemiológicos y el esquema de etapas previamente establecidos, y/o en los formularios pertinentes consignaron una categoría falsa de trabajadores sanitarios, habrían sido inmunizados en la institución médica referida, el Ministerio de Salud de la Nación y domicilios particulares”.

Y agregó: “Dichas inmunizaciones se habrían efectuado en virtud de las órdenes impartidas por el ex ministro Ginés González García y ejecutadas por los funcionarios Lisandro Emilio Bonelli, Alejandro Federico Collia y Marcelo Ariel Guillé”.

Los primeros en declarar en el juzgado federal 5 fueron Maceira y tres médicas del Posadas. Maceira refirió que había recibido órdenes verbales de funcionarios cercanos a Ginés González García para destinar dosis de vacunas contra el coronavirus a ciertas personas recomendadas. Explicó que, por ejemplo, el canciller Felipe Solá y el embajador en Brasil, Daniel Scioli, acudieron al hospital a vacunarse. Y que cuando el secretario de González García le dijo que debía vacunar a Verbitsky cambió la situación. Maceira pidió que no fuera al hospital porque el hecho de ser una persona muy conocida podría generale problemas con el personal del Posadas.

Alberto Maceira, director del Hospital Posadas
Alberto Maceira, director del Hospital Posadas

Fue entonces que le ordenaron llevar diez dosis de vacunas al ministerio de Salud. Las médicas María Elena Borda, jefa del servicio de medicina preventiva, Lucrecia Silvia Raffo, directora general de asistencia médica y Graciela Beatriz Torales, coordinadora de atención de pacientes del hospital, reconocieron la existencia del vacunatorio VIP y explicaron que las órdenes venían “de arriba” y no quedaron por escrito.

Hay más declaraciones testimoniales previstas en la causa: una de ellas es la de la ensayista Beatriz Sarlo, quien en un programa de televisión admitió que le habían ofrecido vacunarse sin esperar el turno que le corresponde. Ella se negó y públicamente dijo que no iba a revelar cómo y quién le hizo la oferta. El fiscal Taiano quiere que declare y cuente. Por eso fue citada por la jueza Capuchetti.

SEGUIR LEYENDO


Últimas Noticias

MAS NOTICIAS