Legalización del aborto: con exposiciones a favor y en contra, empezó el debate en el Congreso

Un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados fue el escenario en el que distintos especialistas y representantes de la sociedad plantearon sus posturas durante diez horas

Un debate a la distancia
Un debate a la distancia

El jueves 10 de diciembre aparece muy cercano en el horizonte. El oficialismo espera que el proyecto de ley que elevó el presidente Alberto Fernández y que busca legalizar la interrupción voluntaria del embarazo se trataría ese día en la Cámara de Diputados como primera etapa para su sanción. Por eso, hoy por la mañana, empezó en modo virtual la exposición de funcionarios gubernamentales y de especialistas que están a favor y en contra, que se extendió por casi 10 horas. La ronda seguirá mañana, el jueves habrá discusión solo entre los legisladores y el viernes esperan emitir un dictamen para que se debata en el recinto de la Cámara Baja el jueves 10.

Hace dos años la iniciativa fracasó en el Senado donde la pelea volverá a ser voto a voto. Entre los diputados, en cambio, se estima que tendrá el apoyo necesario para obtener la media sanción. El proyecto que prevé habilitar la interrupción voluntaria del embarazo hasta las primeras 14 semanas de gestación comenzó a tratarse en un plenario de las comisiones de Legislación General, Mujeres y Diversidad, Legislación Penal y Salud, todas presididas por diputados oficialistas (Cecilia Moreau, Carolina Gaillard, Pablo Yedlin y Mónica Macha).

Vilma Ibarra
Vilma Ibarra

La jornada empezó con las exposiciones de la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, y los ministros de Salud, Ginés González García, y de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta. Todos hablaron desde la Casa Rosada de manera virtual.

Ibarra sostuvo que “la decisión del presidente Alberto Fernández de enviar los dos proyectos del Poder Ejecutivo, el de IVE y el Plan de los 1.000 días”, tiene que ver con “la promesa electoral del Presidente que lo dijo durante la campaña y al inicio de las sesiones ordinarias”. Y que Fernández “recoge una lucha histórica de miles de mujeres”. Reforzó con la idea de que con esta ley “queremos terminar con el enorme negocio del aborto”.

“Ha fracasado la política de penalización del aborto, de amenazar a la mujer con cárcel frente a sus decisiones de interrumpir su embarazo. El primer Código Penal que se dictó en la Argentina ya penalizaba el aborto y así continuamos hasta que nuestro actual código tiene legalizaciones por causales, pero establece que cualquier mujer que voluntariamente interrumpe su embarazo será penalizada. ¿Qué sucede con esto? Surgió un mundo clandestino de miles y miles de abortos que se suceden en la Argentina y que son invisibilizados”, afirmó Ibarra.

Ginés González García (Foto: Franco Fafasuli)
Ginés González García (Foto: Franco Fafasuli)

El ministro González García, en tanto, sostuvo que el aborto clandestino “tiene solución” y remarcó que se trata de “un problema serio”. Acaso en su definición más fuerte opinó: “Si el aborto fuera para varones, ya sería ley hace mucho”. Aprobar esta ley, según el funcionario, “se trata de hacer justicia social, porque la que puede abortar en un lugar seguro, lo hace, con dolor, pero lo resuelve, mientras que las más débiles, no lo resuelven o a veces lo hacen con muerte”.

González García también se refirió a los “aprietes” que pueden sufrir los legisladores para votar en contra de la legalización. “A veces los legisladores tienen que sufrir los aprietes, pero hay demasiada evidencia de que esto tiene solución como para no resolverlo. A la hora del apriete piensen lo que sufren estas mujeres”, expresó. El ministro remarcó que los 2.800 pesos que cuesta el misoprostol, el medicamento utilizado para interrumpir embarazos, es una “barrera de acceso” para la población más vulnerable. “Cuando hay una cosa tan distinta entre las mujeres que pueden y las que no pueden, y cuando las consecuencias son tan fuertes, me parece que la justicia social tiene que actuar”, señaló.

Elizabeth Gómez Alcorta
Elizabeth Gómez Alcorta

Finalmente, Elizabeth Gómez Alcorta dio detalles técnicos de la iniciativa y manifestó que, de aprobarse el proyecto, “no se estresa el sistema de salud, sino que lo desestresa”. Tras la exposición de los funcionarios, éstos contestaron preguntas de los diputados para, finalmente, dar paso a los expositores a favor y en contra de la iniciativa.

Entre los expositores a favor de la interrupción voluntaria del embarazo estuvieron el exministro de Justicia Ricardo Gil Lavedra; los ministros bonaerenses de Salud, Daniel Gollan; y de la Mujer, Estela Díaz; la médica sanitarista Mabel Bianco; el ex titular del Ministerio de Salud, Adolfo Rubinstein; la diputada por el Mercosur María Luisa Storani; la ex intendenta de Rosario, Mónica Fein; la militante feminista y miembro de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, Nelly Minyersky; la médica Silvia Oizerovich; y el doctor Mario Sebastiani.

Fueron alternándose con quienes manifestaron su oposición. En ese sentido hablaron el ex ministro de la Corte Suprema, Rodolfo Barra; el cura Jose María “Pepe” Di Paola; la abogada especializada en familia Úrsula Basset; el médico obstetra Ernesto Berutti; el pastor Osvaldo Carnival; la socióloga María Elena Critto; el abogado penalista Hernán Munilla Lacasa; el médico Miguel Schiavone (rector de la Universidad Católica Argentina); el rabino Zalajen Fshel; y Martín Olivera.

El padre Di Paola, representante de los curas villeros, fue uno de los primeros expositores que argumentó el rechazo a la iniciativa oficial. Cuestionó el “apuro del Poder Ejecutivo en sancionar la ley del aborto” y citó palabras del papa Francisco en un intercambio de cartas que mantuvo con él. “Para mí la deformación en la compresión del aborto nace principalmente en considerarlo un tema religioso. El asunto del aborto no es esencialmente religioso. Es un problema humano previo a cualquier opción religiosa”, dijo Francisco, quien subrayó que el tema del aborto debe ser tratado “científicamente”.

“En todo caso que sea una discusión científica donde se decida si hay vida o no. Estudios de embriología muestran que en la tercera semana de embarazo ya está diseñado todo el organismo y late el corazón”, señaló enfáticamente Di Paola durante sus siete minutos de alocución. Y agregó: “El Presidente dice que ha enviado el proyecto al Congreso porque había hecho una promesa y la quiere cumplir. Sería interesante que nos dijera ante quién se comprometió. A quien le prometió, en tal caso. Al pueblo seguramente no. Al pueblo de la villa menos. Al de las provincias tampoco. Al haber vida estamos ante una flagrante violación a los derechos humanos”.

Otro de los opositores, el pastor evangélico Osvaldo Carnival, destacó que “el sábado pasado se movilizó gente en contra de este proyecto en 528 ciudades del país. Eso muestra que hay una mayoría celeste que se opone a esto, sobre una minoría verde que solamente se concentra aquí en la ciudad de Buenos Aires”.

Ricardo Gil Lavedra, por su parte, fue uno de los defensores del proyecto oficial: “Se trata de una cuestión legislativa. La criminalización ha fracasado. Estamos ante una situación grave de salud pública. Un embrión no es un niño, así como una semilla todavía no es una planta. La ley que se analiza no procura que no haya más abortos, sino que los que haya sean seguros, libres y gratuitos”.

Tras la jornada de este martes, el cronograma de expositores seguirá mañana con otros treinta testimonios, divididos en 15 a favor y 15 en contra.

Seguí leyendo:

Movilización frente al Congreso en rechazo a la legalización del aborto

MAS NOTICIAS