Santiago O’Donnell: “Mariano Macri siente que la manera en que Mauricio destruyó la familia por sus ambiciones políticas y económicas, después la trasladó al país”

En diálogo con Infobae, el autor del libro “Hermano” relata los entretelones de las acusaciones del menor de los Macri sobre los negocios familiares y el rol del ex presidente

smercado@infobae.com
Entrevista a Santiago O’Donnell - Quien es Mariano Macri


Pocos periodistas más difíciles de encuadrar que Santiago O’Donnell. Escribió Argenleaks, con cientos de cables de las filtraciones que implicaron a decenas de políticos argentinos, incluido Alberto Fernández, y ArgenPapers, los secretos de la Argentina offshore en los Panamá Papers. Pero también Derechos Humanos: La historia del CELS, de Mignone a Verbitsky, de Videla a Cristina, lo que provocó que Horacio Verbitsky no le hablara más. Es que el actual editor de la sección internacional de Página/12 no se coloca de un lado de la grieta, sino que analiza los temas de uno, y así es que llega a sus conclusiones. Ex redactor de La Nación, antes de Los Angeles Times y de The Washington Post, O’Donnell se encontró con una propuesta que no pudo rechazar: el testimonio de Mariano, el menor de los Macri, a quien grabó en sucesivas entrevistas, que dieron 17 horas de conversación registrada. El resultado es un libro que dio que hablar aún antes de que saliera publicado y que muy probablemente se transformará en best seller, con revelaciones de la vida de una de las familias argentinas más poderosa y denuncias de corrupción que involucran al mismísimo ex presidente, a quien Mariano acusa de haberlo maltratado y ninguneado. Aquí, el diálogo que el periodista mantuvo ayer con Infobae.

- Logró que Mariano Macri confíe en usted lo suficiente como para grabar 17 horas de conversación en las que el hermano menor de Mauricio contó una serie de asuntos que no se conocían o que su testimonio confirmó. Arranquemos por ahí, ¿quién es Mariano Macri?

- Como vos y como yo, Mariano Macri es muchas cosas, pero si tuviera que empezar por algún lado diría que es un empresario muy importante, históricamente ligado al Grupo Socma, que es el holding de la familia Macri, un tipo que empezó a ir a las reuniones de directorio al igual que el ex presidente a la edad de 10 o 12 años, que participó y tuvo un rol protagónico en distintas etapas de la empresa ya sea encabezando el desembarco en Brasil o acompañando a su padre con el Macri Group en China. Y, en cuanto al libro, es un hermano que está muy dolido con su hermano mayor y me dio tres razones para hablar.

- ¿Qué fueron estas 17 horas que grabó? ¿Confesión? ¿Terapia?

- Yo creo que hubo un poco de todo. El dice que fue muy catárquico. Yo lo vi muy aliviado cada vez que terminaba de hablar conmigo, y muy feliz. El me buscaba mucho, habíamos hablado de juntarnos una vez por semana, los lunes, y jueves o viernes ya me estaba llamando porque quería seguir hablando. Me parece que hay mucho de sentimientos muy complejos, como suelen ser los sentimientos de hermano. En otro punto, sí, es una confesión. En otro punto, es un drama. En otro punto es una historia de amor/odio. Hay muchos elementos. También es la historia argentina de los últimos 50 años a través de una de sus grandes empresas.

- Y la historia de una de las familias del poder en la Argentina, del poder económico pero también del poder político...

- Por eso digo. Yo creo que no solamente nunca hubo un Macri, sino tampoco un Rocca que haya hablado con este nivel de sinceridad o de intimidad como habla Mariano de las cuestiones de su empresa o de su familia.

- ¿Cuáles fueron las tres razones por las que buscó dar su testimonio?

- Primero, que él lleva 13 años tratando de separarse del grupo y hacer su vida lejos de su hermano porque hay unas diferencias éticas/filosóficas y empresariales muy fuertes que quedan claramente explicitadas en el libro y que no son el producto de una decisión, sino de años de caminos divergentes, lo que incluye la necesidad de llegar a un acuerdo económico. La segunda es que él siente que sufrió, de parte de su hermano mayor, con la complicidad de Gianfranco, su otro hermano, humillación, vejación, abuso, maltrato. El siente que lo que él vivió a nivel familiar y la manera en que él siente que Mauricio Macri destruyó la familia por sus ambiciones políticas y económicas, lo trasladó al país. Mariano cree que Mauricio rápidamente, al asumir el gobierno, se dio cuenta de que no iba a poder realizar las transformaciones que había soñado hacer y -a partir de ahí- se dedicó a hacer negocios, a mantener sus negocios, a facilitar los negocios de sus amigos, sabiendo que nada iba a cambiar en el país. Y mientras esto sucedía, dando un discurso de supuesta transparencia y ética y lucha contra la corrupción, cuando lo que Mariano Macri siente es que el ex presidente estaba haciendo todo lo contrario. Lo que para mí es la mayor razón de la decisión que él tomó tiene que ver con la muerte de su padre. El estaba muy apegado a Franco, lo admiraba mucho. Si bien en el libro, con gran honestidad, lo critica por la forma en que trabaja a las mujeres de la familia, el nivel de riesgo que asume, su manera de manejar de manejar a los empleados, dice que nunca lo vio en un momento de mezquindad o de tratar de acumular dinero para él. El decía que por los asesores que tuvo Mauricio Macri al ingresar a la política, se la pasó hablando mal del padre, supuestamente para quedar bien con Lilita Carrió. Por esa razón, dice Mariano, Mauricio creó el mito de que el padre era el malo y él era el bueno, el padre era el menemismo y él era el futuro, el padre era el mafioso y él era el transparente. Lo que terminó de ponerlo mal fue cuando en el programa de Luis Majul, a la semana de la muerte de Franco, habló de una manera muy fea a la que Mariano define como que “escupió sobre la tumba del padre”. Puedo decirte, Silvia, que si hay algo que me dio satisfacción de este libro es haberle cumplido a Mariano. El día que empezó a salir el primer adelanto del libro, que empezó a hablarse fuerte del libro, miré en Twitter a ver cuál era la tendencia. Y no era Mariano Macri, ni Mauricio, ni Santiago O’Donnell, el TT era Franco Macri. Yo ahí sentí que le cumplí a Mariano. No digo que Franco sea bueno o malo, pero su hijo lo que quería es que se le dé al padre la oportunidad de mirarlo de otra manera y de ponerlo en otra luz, y creo que este libro lo logra.

- Siguiendo como periodista parte de la trayectoria política de Mauricio Macri uno puedo decir que parte del trabajo de su equipo de comunicación, que por cierto era muy profesional y de calidad, era separarlo de Franco, lo que es entendible. Por otro lado, entiendo que ese comentario que hizo el ex presidente de su propio padre pueda haber dolido

- También me parece que hay cosas de Franco Macri que se perdieron. No soy quién para juzgarlo. Pero me parece que ha sido un protagonista muy importante que ha quedado reducido al clishé de que fue alguien que vivió del Estado, y me parece que fue mucho más que eso, para bien o para mal.

Entrevista a Santiago O’Donnell - Denuncia de vaciamiento del Grupo Macri

- Los clishés son siempre maniqueos. Incluso del mismo Mauricio Macri lo asimilan a una reposera, pero en su libro se ve claramente su capacidad de trabajo, su empuje, su ambición. Será más o menos egoísta, más o menos neoliberal, más o menos habrá perjudicado a su familia, habrá robado más o menos, pero...

- Decir que es un vago es ridículo. O que sea tonto, otra pavada.

- Leyendo el libro se ve que Mariano no pudo con su hermano mayor, que es el hermano en el que uno suele confiar, porque es el que reemplaza al padre, justamente.

- Las relaciones humanas son tan complejas y me parece que esa es la parte del libro que yo rescato. No es un libro de chismes, ni sencillo. Por el contrario, es muy profundo porque va al fondo de las relaciones humanas. Mi editor lo comparó con una tragedia shakespereana, del príncipe que se prepara para ser rey y no le llega el turno, entonces se va a luchar las cruzadas para llenarse de gloria, y mientras tanto el rey prepara al otro príncipe y vuelve de las cruzadas y termina matando al padre y peleándose con el hermano y todos vueltos en un gran charco de sangre. Me parece que el libro también ofrece esa lectura.

- Por cierto que el libro ofrece esa lectura. La familia Macri, originalmente cuatro hermanos, más Florencia, la más chica, y antes Alejandra, que no fue reconocida por Franco en vida. O sea, seis hermanos. Y los O’Donnell también son muchos hermanos, ¿no?

- Cinco.

- ¿Le sirvió para pensar su propia familia?

- Muchísimo. Me sirvió para agradecer a Dios, al poder superior, a la suerte, no sé a quién, la hermosa familia que tengo y lo unidos que estamos.

Santiago O'Donnell
Santiago O'Donnell

- Le agradece mucho a sus hermanos. Por empezar a María, la periodista famosa, muchos no sabían que vos era hermano de ella. Y sobre todo mucho a Matías. Cuéntenos cuánto tiene que ver.

- Yo conocí a Mariano Macri en el casamiento de mi hermano Matías. Yo trabajaba en Los Angeles, en Los Angeles Times, y él estaba haciendo una maestría en grabados en Washington. El es un gran artista, expuso en Europa, en Estados Unidos, ahora está radicado en Chile. El se estaba casando con su primera mujer y no tenía mucho dinero, así que éramos poquitos los que podíamos estar. Yo, mamá que viajó desde Buenos Aires y los cuatro o cinco amigos que tenía en Washington, uno de ellos, Mariano. Ese fin de semana no te digo que nos hicimos amigos, pero lo conocí bien. Y ellos siguieron siendo amigos a través de los años, se tienen un gran cariño en común.

- ¿Cómo cree que lo miran los lectores, con sospecha? ¿Siente que con Hermano quedó de un lado de la grieta?

- Esa no es una pregunta para contestar, es algo que tienen que decir los lectores.

- Pero, ¿cómo se siente?

- Creo que el libro es de interés para todos los lados de la grieta. Hice un gran esfuerzo para que sea de interés para mucha gente, y no me gusta hablar de mí. Me parece que le di suficientes motivos a las tres Coreas (del Norte, del Sur y del Centro) para estar enojados conmigo, y para no creerme o insultarme y decirme todas las porquerías que escuchamos en las redes sociales. A mí me siguen llegando fotos de Videla. Debo ser el único choriplanero K fanático de Videla que conozco.

Santiago O'Donnell
Santiago O'Donnell

- Hasta Horacio Verbitsky lo criticó. Dijo que es un “fast book”. ¿Cómo le cayó eso?

- Yo escribí un libro sobre la historia del CELS, que a Verbitsky no le gustó mucho, si bien era muy elogioso sobre todo del CELS. En el libro digo que Verbitsky nunca nombró a sus víctimas y, que se sepa, nunca les pidió perdón. Y cité nada menos que a Alicia Oliveira que dijo que Verbitsky sea presidente del CELS era lo mismo que Videla sea secretario de asuntos constitucionales. Desde ese día no me habla más, así que no me esperaba un gran crítica del señor Verbitsky, que para mí es un periodista brillante, de los mejores de la Argentina.

- Ahora, tal vez la gente no lo conoce, pero a lo largo de su trayectoria sembró polémica. Porque cuando se produjo la salida del poder de Evo Morales en elecciones para algunos o para muchos fraudulentas.

- O para nosotros.

- Fue muy crítico...

- Después que yo salió la feminista Rita Segato, así que me corrió un poco de los insultos. Mucha gente de la izquierda fue muy crítica de esas elecciones, como Felipe Quispe. Evo Morales fue probablemente el mejor presidente de la historia de Bolivia, y quizás de los mejores de la América Latina, pero se quiso chorear la elección, quiso perpetuarse y violar la constitución y el pueblo lo echó a patadas, mucho antes de que el primer militar dijera “mu”. La COB se juntó para pedirle la renuncia. Como si la CGT y la CTA se reuniera acá y le pidiera la renuncia a un presidente peronista.

Entrevista a Santiago O’Donnell - Las críticas de Horacio Verbitsky

- ¿Cómo se llama este periodismo que hace, a secas?

- Yo lo llamo simplemente periodismo. Lo demás, para mí, es propaganda. Si acá en el estudio hay un elefante pero yo hablo de que aquí está Silvia con una camisa blanca y me está haciendo muy buenas preguntas, pero no digo que hay un elefante, estoy omitiendo algo muy importante. A veces me equivoco, pero trato de ir por temas. Me parece muy aburrido la gente que ya sé lo que va a opinar sobre cada tema. En Bolivia quedó claro que el problema no era el MAS, sino que era Evo Morales.

- ¿Tuvo problemas por hacer periodismo fuera de la grieta?

- Obvio. Todos sabemos que pagamos un precio por defender nuestras verdades, pero no me voy a hacer la víctima, soy un privilegiado. Del mismo modo podría criticar a Página/12, porque a veces se enojan con las cosas que escribo y no puedo publicar, pero también aguantan a un tipo como yo y me confían la sección de política internacional.

- Antes de terminar, vamos a los puntos nuevos del libro, lo que abre nuevas puntas de investigación.

- El caso del Correo es el más fuerte, porque se vincula directamente con las cuentas offshore. Mariano, muy lejos de ser kirchnerista, denuncia una sociedad entre Moyano y su padre, con la anuencia de Guillermo Moreno que era interventor del Correo en ese momento. De ahí sería el origen de los fondos que Gianfranco termina blanqueando y trayendo de nuevo a la Argentina, todo un circuito negro. Llega a contar que en la escena del blanqueo se realiza en la sede de de SOCMA y delante de él y del CEO de la empresa, y con el abogado de Mariano presente, que puede certificar lo que pasó. Allí se dice: ¿blanqueás vos, blanqueo yo, quien blanquea? Mariano dice “yo no tengo ni idea de dónde salió esta plata y vos querés que yo te acompañe en estas maniobras truchas que vienen haciendo”. Otra de las grandes revelaciones del libro es que pude encontrar, a partir de lo que él dice, la causa judicial que desde el 2013 le está haciendo Mariano al Grupo Macri por vaciamiento para no pagarle al banco estatal brasileño, y que nunca había salido en ningún libro, en ningún diario, que no estaba en el radar de nadie. Es una información totalmente nueva, con número de juzgado y título de la causa, donde se denuncia tan graves como el “back to back” con una empresa el que se pagaron las coimas a Odebrecht en América Latina, a través de un banco austríaco que fue cerrado en varios países de Europa del Este por lavado de dinero. Ahí podría haber una pérdida enorme para el Grupo Macri, porque las maniobras “back to back” son muy delicadas, ya que depositás una suma de la que nadie se entera, solo el banco y vos. A cambio de eso, el banco le dio un préstamo a Correo, pero si lo cierran por lavado de dinero, la plata que está en negro la perdiste, pero el préstamos está en blanco y lo tenés que pagar a los acreedores del banco, así que perdés doblemente. No sé cómo va a afectar eso las finanzas del Grupo Macri.

- ¿Por qué después Mariano Macri le mandó una carta documento intentando que el libro no saliera?

- Lo único que te puedo decir es que después de esa carta documento, Mariano Macri estuvo en casa revisando el libro aportando información nueva. Creo que hay que imaginarse el nivel de presión a la que fue sometido una vez que nuestra conversación salió de su círculo íntimo y empezaron a aparecer lobbystas, abogados, intermediarios y mensajeros. La cosa se puso muy difícil para mí y para la editorial. Imaginate para Mariano. El silencio de Mariano ahora me parece que se debe a que Mariano está dejando que hable el libro. Me parece que es lo importante. Incluso me enteré por Infobae que hizo una presentación judicial en contra de su hermano Gianfranco y en contra de los hijos de Mauricio. Fue después de que saliera el adelanto de mi libro. Me parece que es temerario hablar de arrepentimiento. Yo lo conozco, y sé que me eligió a mí porque sabía que yo no iba a echarme atrás y que iba a ir para adelante. Tengo la convicción de que no está arrepentido y que su silencio y el hecho de que está dejando que el libro hable, para mí lo dice todo.

Seguir leyendo:

Correo Compras: las insólitas ventas por solo $29, con envío gratis y 12 cuotas con las que el Mercado Libre estatal dio sus primeros pasos

Un nuevo libro revela por qué Gran Bretaña ganó la guerra de Malvinas

Adelanto de “El apasionante origen de las palabras”, de Daniel Balmaceda