La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, habló anoche en el homenaje a Federico Pinedo.
La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, habló anoche en el homenaje a Federico Pinedo.

Unas horas antes de que el Gobierno de la Ciudad disponga la prohibición de los espectáculos en ámbitos porteños para prevenir la propagación del coronavirus, un importante grupo de amigos de Federico Pinedo pudo organizarle un homenaje que se había suspendido la semana anterior, porque la conducción de Juntos por el Cambio iba a viajar a Jujuy para acompañar al gobernador Gerardo Morales, algo que finalmente se canceló.

Hasta el restaurante del Centro Asturiano se acercaron a compartir la cena unas 200 personas (solo unas 15 se excusaron a último momento porque decidieron el autoaislamiento) y disfrutaron de un evento cruzado por el aprecio personal y a la trayectoria política de homenajeado, que el 10 de diciembre último culminó con 16 años continuados de legislador en el Congreso de la Nación.

La reunión comenzó con la lectura de la carta de Mauricio Macri, quien lo definió como “un verdadero servidor de la Patria", en tanto expresó que “Federico muestra que no es utópico que el político sea abierto, dialoguista, honesto, trabajador y que tenga el bien común como meta principal”. También dijo que “fue y es un honor para mí poder trabajar junto a él”, aunque hay que recordar que en los últimos años la relación entre ambos se enfrió, porque Pinedo promovía una apertura política de la coalición gobernante, lo que no fue escuchado. A pesar de eso, el por entonces presidente provisional del Senado actuó como un eficiente vocero gubernamental aún en los peores momentos, como fue por ejemplo después de la dura derrota en la PASO.

El primero en hablar durante el encuentro fue el senador Esteban Bullrich, quien pidió que se tomara el ejemplo de Pinedo para “trabajar desde la política para terminar con las distintas tribus que divide al país”. Luego lo siguió el economista Juan Curutchet, ex presidente del Banco Provincia. “No todo es lo mismo, hay gente que deja una huella, que hace las cosas bien y que reivindica la política con su trabajo", dijo. Y fue el primero que pidió que “sigamos juntos Federico, porque estamos trabajando para volver”.

Juan Curutchet saluda a Federico Pinedo en el homenaje de ayer.
Juan Curutchet saluda a Federico Pinedo en el homenaje de ayer.

Luego fue el turno de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, largamente aplaudida por la audiencia. Contó que conoce a Pinedo desde el primer grado superior, cuando iban a la escuela, y aseguró que tiene una foto que lo certifica. Crítica con los que dicen que “hay que darle tiempo al Gobierno, porque hace poco tiempo que está", confesó que “lo que más me duele es no haber generado los cambios necesarios para que no vuelva un modelo que de republicano y democrático no tiene casi nada”.

La ex ministra de Seguridad también le pidió a Pinedo que siguiera trabajando en política, que “estés al frente, en la primera fila”, porque “ahora nos toca convocar a una épica para volver al Gobierno, que ninguno se quede en la casa pensando que no hay nada para hacer, va a haber lugar para todos, no vamos a designar a dedo las candidaturas, tenemos que hacer un gran despliegue territorial”.

El senador Humberto Schiavoni, la senadora Laura Rodríguez Machado, el senador provincial bonaerense Lucas Fiorini, el ex embajador Mariano Caucino, el ex director del Archivo General de la Nación Emilio Perina, los diputados Waldo Wolf, Pablo Tonelli y Jorge Enriquez, el presidente de la Fundación Pensar, Franco Moccia, la presidenta de la Fundación LED, Silvana Giúdice, el presidente del Círculo de Legisladores de la Nación, “Chicho” Basile y el presidente del Club El Progreso, Guillermo Lascano Quintana fueron algunos de los presentes.

Al cierre, el homenajeado dijo que “no nos van a quebrar la voluntad de transformar la Argentina a quienes estamos orgullosos de hacer política”. Además, hizo hincapié en que “perdimos por dos millones de votos, un millón de diferencia que lograron en un solo partido del conurbano bonaerense, otro medio millón de diferencia que lograron en otros distritos del conurbano y otro medio medio en provincias muy pobres del norte de la Argentina”. “Ellos creen que cuando alguien tiene éxito hay que cortarles las patas para que haya igualdad. Nosotros tenemos una idea mejor que esa”, dijo. Y aseguró que “se logran condiciones de igualdad apoyando a los trabajan, a los que ahorran, a los que aportaron, porque así se va a consolidar el progreso de la Argentina”.

Por último, Pinedo agradeció la presencia de dos dirigentes de Juntos por el Cambio que militan en el conurbano, uno en Esteban Echeverría y otro en San Martín, dijo que hay que enfocarse especialmente en esos territorios y propuso “ponernos en la cabeza que vamos a volver al Gobierno nacional en el 2023”.

Desde las mesas, cuando él terminó, fueron muchos los que cantaron “a volver, vamos a volver”, como durante años lo hizo el peronismo que fue derrotado por Cambiemos en el 2015.

Seguí leyendo: