Alberto Fernandez: "No voy a poder viajar a la asunción de Lacalle"

El presidente Alberto Fernández confirmó este sábado que no asistirá a la ceremonia de asunción del presidente uruguayo Luis Lacalle Pou y, como consecuencia, dejó también en suspenso la esperada primera reunión con su par brasileño Jair Bolsonaro.

“Lamentablemente el 1° de marzo no voy a poder viajar a la asunción de Lacalle Pou, pero espero poder viajar en los próximos días a visitarlo y saludarlo. Es el presidente electo de un país querido como Uruguay y quiero verlo, por supuesto”, dijo en una entrevista para C5N.

Sin embargo, la ausencia del presidente argentino tampoco le permitirá concretar su esperada primera reunión con el brasileño Jair Bolsonaro.

La relación entre ambos había dado señales de distensión el pasado miércoles, cuando el canciller Felipe Solá fue recibido en el Palacio del Planalto y volvió con una invitación para un encuentro privado el 1° de marzo en Montevideo, donde ambos mandatarios coincidirían para la asunción de Lacalle Pou.

“Con el presidente de Brasil veremos cuándo podremos encontrarnos, yo siempre estoy dispuesto”, aseguró Fernández al respecto.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro
El presidente brasileño Jair Bolsonaro

En ese sentido, explicó que justo en esa fecha -por mandato constitucional- debe inaugurar la sesiones ordinarias del Congreso y dar un discurso sobre la situación del Estado. “Es un día complicado para nosotros”, señaló con el objetivo de que “nadie malinterprete” su ausencia como un gesto de desdén.

En Brasilia, el canciller Solá había pedido el apoyo de Brasil en la renegociación de la deuda externa de Argentina con el Fondo Monetario Internacional. El ministro dijo también que no había pedido una “respuesta positiva inmediata”.

Los cortocircuitos entre Bolsonaro y Fernández comenzaron durante la campaña presidencial de 2019, cuando el jefe de Estado brasileño apoyó abiertamente a Mauricio Macri en las elecciones. Por su parte, Fernández siempre demostró su simpatía por el ex presidente Ignacio Lula da Silva e incluso lo visitó en la cárcel de Curitiba, un tiempo antes de que el ex mandatario brasileño saliera en libertad. Desde entonces la distancia bilateral se mantuvo: luego de que Alberto Fernández ganara los comicios, Bolsonaro no intentó felicitarlo ni asistir a la asunción presidencial.

A pesar del frío vínculo bilateral, lo cierto es que las relaciones diplomáticas entre Argentina y Brasil se intensificaron en las últimas semanas. El embajador Daniel Scioli visitó San Pablo en dos oportunidades, como parte de su gira para abrir el diálogo con las fuerzas productivas brasileñas, y Felipe Solá se reunió con las máximas autoridades del país.

Seguí leyendo: