La reina Letizia participó de la segunda jornada de la feria (Foto: FITUR)
La reina Letizia participó de la segunda jornada de la feria (Foto: FITUR)

(Madrid - Enviado Especial) En la 40° edición de la Feria Internacional de Turismo (FITUR), Argentina tiene un objetivo principal: aumentar el ingreso de divisas que aportan los alrededor de 7 millones de viajeros que pisan el territorio nacional todos los años. Pero la numerosa delegación argentina compuesta tanto por operadores del sector público como del privado también tiene objetivos secundarios. Uno de ellos es aumentar la cantidad de turistas chinos que visitan la Argentina.

En ese marco, en la segunda jornada de una de las ferias especializadas en turismo más grandes del mundo, se realizó la presentación del Informe sobre el desarrollo turístico de América Latina y el Caribe, un estudio realizado por la Fundación Mundial de Ciudades Turísticas (WTCF por sus siglas en inglés), un ente impulsado por las autoridades de Beijing, la capital de China, y del que la ciudad de Buenos Aires es parte junto a otros 145 grandes centros urbanos del mundo.

El informe, que fue coordinado por la especialista en relaciones internacionales Laura Chamarro, detalla características de los turistas chinos que deciden viajar por esa amplia y diversa zona del globo, sus intereses, sus necesidades y, sobre todo, las limitaciones con las que se encuentran a la hora de planificar unas vacaciones o un viaje de negocios en Latinoamérica y el Caribe.

En 2019, cerca de 150 millones de chinos viajaron por turismo o negocios (Foto: Reuters)
En 2019, cerca de 150 millones de chinos viajaron por turismo o negocios (Foto: Reuters)

El objetivo de aumentar la cantidad de visitantes de China tiene sentido ya que el gigante asiático es la nación que lidera el ránking de turistas en el mundo y también es la que tiene el mayor promedio de gasto por persona: en 2019 casi 150 millones de chinos viajaron por el globo y cada uno de ellos gastó USD 3.250 durante su estadía.

Si bien la llegada de ciudadanos del gigante asiático a la Argentina creció 200% desde 2010, y solo México registró mejores números en 2019 (167 mil contra 72 mil), el estudio destaca que Sudamérica “recibe tan solo el 0,2% del turismo emisivo chino”, por lo que el margen para crecer es amplio.

En esa línea, el informe destaca una serie de aspectos en los que aquellos países que apuntan a atraer a los viajeros de ese país deberían concentrarse. El principal es que toda la cadena de productos y servicios dedicados al turismo (tanto públicos como privados) conozcan las características de los chinos que pasan por esta zona del planeta. Luego, el estudio señala que “ los principales obstáculos son la seguridad y las barreras del idioma”, a lo que se suman “la conectividad (distancia y duración del viaje), la infraestructura turística, la estructura de productos (calidad de los servicios), la facilitación de los viajes (políticas de visas), el marketing del destino y la difusión de información en China”.

El stand de Colombia en la feria (Foto: FITUR)
El stand de Colombia en la feria (Foto: FITUR)

“En China viajar se considera una actividad nueva que genera importantes experiencias que pueden compartir con amigos a través de las redes sociales. Los turistas chinos, además, usan esas redes sociales para investigar sobre los destinos. El bajo nivel de conocimiento de América Latina y el Caribe es una barrera importante”, sostiene el estudio.

Para Martín Zanone, director general de Eurotur, una empresa del sector que concentra su trabajo en Argentina y Sudamérica, y una de las personas que participó de la presentación del informe, “el viajero chino es un pasajero que va de los 40 a los 65 años que tiene dinero y tiempo. Son personas viajadas, ya estuvieron en los Estados Unidos, ya estuvieron en Europa, tienen otra exigencia. Además de pasar unos días en la ciudad de Buenos Aires, llegan a Argentina porque van de paso hacia Antártida y antes pasan por Ushuaia”. “El viaje tiene que ser aventurero, pero tenemos que darles certeza y seguridad, no solo seguridad personal, sino que si tienen algún problema, lo van a poder resolver, no van a tener grandes dolores de cabeza”, detalló Zanone.

En el mismo sentido, el director ejecutivo del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires, Gonzalo Robredo, que también participó de la presentación del informe, destacó que “Argentina y Buenos Aires son atractivos para China porque son un país y una ciudad exóticos. Los argentinos somos apasionados y si se añade que la ciudad de Buenos Aires es un crisol de culturas latinoamericanas, esto la hace un destino apasionante para el turista chino”.

Una presentación en el stand de Malasia (Foto: FITUR)
Una presentación en el stand de Malasia (Foto: FITUR)

Pero mostrar esto en China es un desafío que no sabemos cómo encarar. Estamos empezando a tratar de entender un mercado como el chino, estamos probando cómo entrar. Uno de los mejores vehículos para que nos conozcan en China es la World Tourism Cities Federation (WTCF) y tener presencia en las redes sociales que se usan allí. El viajero chino busca conocer otro lugar, pero también quiere una experiencia, una conexión personal con la cultura local”, consideró.

Para sobrepasar esos obstáculos, el estudio enumera una serie de recomendaciones para aquellos países, ciudades o operadores del sector que deseen aumentar el ingreso de viajeros chinos: construir infraestructuras interregionales para facilitar el flujo turístico transfronterizo; que haya presencia de grandes cadenas de hoteles y de marcas reconocibles para los chinos (“Les resulta difícil acoplarse porque los hoteles están poco especializados a sus necesidades”, detalla el informe); que los restaurantes y hoteles presten más atención al hábito alimenticio de los turistas; que los países y ciudades capaciten a toda la cadena turística sobre cómo tratar a estos viajeros; optimizar los sitios web para que “además de proporcionar información también sirvan para reservar”; que los comercios acepten los métodos de pago más populares en China (“La mayoría de los chinos realizan sus pagos a través de sus teléfonos y el uso de tarjeta de crédito o efectivo se ha reducido de manera exponencial”; y simplificar los procedimientos de obtención de visado.

Por último, el informe destaca que “es necesario que Brasil y Argentina colaboren para venderse como un destino conjunto. El ingreso de turistas a Foz do Iguazu desde Argentina puede jugar un papel crucial para explotar el turismo de chinos en Brasil y ser la puerta de entrada a otros destinos”.

El lobby de Iguazú con una aerolínea

Las cataratas de Iguazú
Las cataratas de Iguazú

Otro de los objetivos de la delegación argentina, y de la provincia de Misiones en particular, es mantener un vuelo directo desde Madrid hacia la ciudad de Iguazú que fue inaugurado en agosto del año pasado por el presidente Mauricio Macri, pero que Air Europa, la prestadora del servicio, anunció que discontinuará en abril.

Iguazú recibe alrededor de 2 millones de turistas por año y es el segundo destino para los viajeros europeos después de la ciudad de Buenos Aires (Salta y El Calafate completan el Top 4). La inauguración del vuelo directo apuntaba a aumentar el número de visitantes europeos al no obligarlos a hacer escala por Buenos Aires o por Río de Janeiro.

Pero el anuncio de la cancelación de esa frecuencia encendió las alarmas del Gobierno de Misiones. El argumento de Iberia, que compró Air Europa hace unos meses, es que desde la adquisición están haciendo una reestructuración de sus operaciones que busca optimizar los recursos de la empresa. A eso se le suma la crisis de los aviones Boeing 737 Max, que obligó a muchas aerolíneas a hacer malabares para mantener todos sus vuelos.

Pero si bien desde el Gobierno de Misiones entienden los argumentos de Iberia, también son conscientes de que el acuerdo que firmó Macri comprometía a Air Europa a mantener el vuelo por lo menos por un año, por lo que si la aerolínea deja de volar a Iguazú en abril, estaría incumpliendo lo pactado.

En definitiva, nada está dicho y las negociaciones continúan. Justamente ese es uno de los objetivos de la FITUR, que los distintos sectores que hacen a la industria del turismo mundial confluyan bajo un mismo techo para encontrarle la vuelta a algunos problemas y para buscar nuevas oportunidades de negocios.

Seguí leyendo: